.

.

Texto extraído del libro de R. Garaudy ‘Los Mitos Fundacionales del Estado de Israel’, en su parte anexa.

Título original: Roger Garaudy, Les Mythes fondateurs de la politique israélienne. 2a édicion: Samiszdat Roger Garaudy, Paris, 1996. No copyright. Reproduction libre. © Historia XXI Ap. C. 14.243 08080 – Barcelona 1a edición: Diciembre 1997 Traducción: José Luis Jérez Riesco. ISBN: B-84-923089-0-7 Depósito legal: B.48.721-97.

.

.

Transcribimos a continuación una entrevista hecha al profesor Moshé Zimmerman, Director del Departamento de Estudios Germánicos en la Universidad Hebrea de Jerusalén y publicada en el diario Yerushalayin el día 28 de abril de 1995. Entrevista que como veremos más adelante causó una agria polémica. El profesor Zimmerman, dice el periodista en su presentación, es especialista en Alemania, los judíos alemanes, el Tercer Reich y el Holocausto. Sus análisis históricos y las conclusiones a las que llega Io han colocado, en el curso de los últimos años en el centro de numerosas controversias públicas… Los paralelismos que establece entre el pasado y el presente son difíciles de digerir. Por ejemplo cuando compara a los soldados judíos voluntarios para servir en los territorios ocupados por Israel con los alemanes voluntarios para servir en las SS o cuando declara que los hijos de los colonos judíos de Hebrón se forman como los de las juventudes hitlerianas… o cuando denuncia la utilización del Holocausto por Israel.

.

.

ZIMMERMAN: En una conferencia que he pronunciado sobre la utilización del Holocausto, he recordado que es frecuente y, que está bien visto decir, que el Holocausto es la principal justificación de la instauración de Israel. Si ello fuera así nosotros deberíamos estar agradecidos a Hitler… por esta contribución tan eminente al sionismo.. Uno de los oyentes escribió en el diario Haaretz que yo había dicho que era necesario agradecer a Hitler mientras que lo que dije fue todo lo contrario.

.

.

PERIODISTA: Los judíos en el Mein Kampf son designados como un virus a destruir. Este libro ha sido considerado como un plan operativo de Hitler, que expresa su intención de destruir a los judíos.

Z: ¿Entonces por qué se tuvo que esperar dos años y medio para legislar las Leyes de Nuremberg? ¿Si tenía la intención premeditada de destruir a los judíos habrían sido necesarias las leyes? Tomemos el ejemplo de la Noche de Cristal. Durante la conmemoración del putsch de 1923, el tema era la expulsión de los judíos polacos fuera de Alemania. En su discurso Hitler no habla nada de asesinarles. Pero, tomando como pretexto el asesinato en París de un diplomático alemán a manos de un joven judío, Goebbels, para hacerse valer, organizó el progrom.

.

.

P:¿Considera que todos los alemanes son culpables?

Z: Las investigaciones desde hace 20 años demuestran que los que no han tenido otro vínculo con el nazismo que el de haber votado por Hitler en 1933, bajo pretexto del desorden imperante en Alemania, tienen una parte de responsabilidad, aunque digan que no imaginaban que el régimen iría hacia tales extremismos. Pero yo no incrimino a cada individuo… El nazismo ilustra una situación en la que la mayoría de un pueblo elige o ignorar o colaborar con los primeros horrores. He estudiado este fenómeno, y es con esta vara con la que mido la situación de Israel: No escucho apenas protestas públicas contra la inmoralidad de la ocupación de territorios. Votar por un partido que aprueba la ocupación no está considerado como un gran crimen. Los soldados que parten como voluntarios para servir en los territorios ocupados por Israel están considerados como héroes, mientras que en verdad este voluntariado puede ser comparado al de los alemanes voluntarios para servir en las SS.

.

.

P: ¿En qué medida se puede establecer un paralelismo entre nuestra ocupación, y el hecho de imponer nuestra ley a los palestinos, con los horrores perpetrados por el nazismo?

Z: Nosotros tenemos mejores pretextos para actuar como lo hacemos. Pero hay un monstruo en cada uno de nosotros y si continuamos afirmando que siempre estamos justificados este monstruo puede agrandarse… Hoy ya pienso en un fenómeno que toma proporciones cada vez mayores: existe un sector entero de la población judía que defino, sin vacilación, como una copia de los nazis alemanes. Mire a los hijos de los colonos judíos de Hebrón, recuerdan exactamente a la juventud hitleriana. Desde su infancia se les ha imbuido la idea de que todo árabe es malo y que todos los no judíos están contra nosotros. Es una cosa de paranoícos: se consideran como una raza superior, exactamente como la juventud hitleriana. Rehevan Ze’evi (Ministro de 1990 a 1992 en el Gabinete de Shamir) solicitaba la expulsión (el traslado) de todos los Palestinos de los territorios. Este era el Programa oficial del Partido nazi: la expulsión de todos los judíos de Alemania.

.

.

P: Los judíos que no viven en Hebrón, que no votan por el Partido Kahane y que no son voluntarios para servir en las unidades especiales en los Territorios ¿Qué son según su criterio?

Z: Establezco una diferencia entre los voluntarios de las unidades especiales, y los soldados llamados al servicio militar… Pero incluso aquí, establezco un paralelismo con el Ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial… nosotros los judíos deberíamos acordarnos de que en el curso de aquella Guerra más de 100.000 soldados alemanes fueron ejecutados porque rehusaron participar en los crímenes contra la humanidad. A veces porque rechazaban matar a los judíos. En el periódico israelí Haaretz del 5 de mayo de 1995, un artículo de Dan Margeli, amenazaba al profesor Zimmerman con ser expulsado de su cátedra en la Universidad. La petición estaba apoyada por 79 profesores (miembros del Likud o de los integristas religiosos). Zimmerman protestó contra este intento de expulsión en otro artículo publicado en el mismo periódico el 10 de mayo de 1995 recordando que la pretensión de estos profesores de hablar en nombre de la sana opinión del pueblo era parecida a la actitud de algunos universitarios nazis, que proponían expulsar ellos también de la Universidad a los oponentes del pensamiento único. Se cita con frecuencia la frase de Heine: Cuando los libros se queman, el pueblo acabará también por ser quemado. Esto comienza incluso antes: cuando el Derecho legal a la libre expresión está amenazado los libros acabaran por ser quemados… Me pregunto que si los que me quieren expulsar de la Universidad por causa de mis ideas van a recomendar quemar mis libros. Cada año miles de estudiantes los leen. ¿También ellos serán conducidos a la hoguera? ¿Son tan terribles mis opiniones respecto a los niños de Hebrón convocados a celebrar el primer aniversario de la muerte de Baruch Goldstein cuando comparo esta ceremonia con las manifestaciones de los nazis? Lo que yo digo no tiene nada que ver con las tesis de los que quieren minimizar los crímenes hitlerianos… Como conocedor a fondo de la Historia del nazismo quiero poder advertir a la opinión del peligro potencial presente con toda verdad… Algunos piensan que estoy manipulado por el Gobierno alemán, aunque es necesario recordar, que cuando los revisionistas quisieron celebrar el 7 de mayo de 1995, un mitín para conmemorar que el 8 de mayo de 1945 (día de la capitulación nazi) no era sólo el día de la liberación sino también el primer día en el que los alemanes fueron expulsados del Este, la reunión fue prohibida por la presión de los oficiales. Sería mejor que los que, en Israel, piensan que ellos defienden la verdad y la honestidad, la libertad de expresión y la investigación crítica, eviten colaborar con los enemigos de estos valores. Siguiendo con la misma polémica en el Yediot Aaronot del 15 de mayo de 1995, el historiador Baruch Kimmerling, defendió también la libertad de expresión y la investigación crítica. Acusaba a los autores de la petición solicitando la expulsión del profesor Zimmerman: Se colocan en el terreno de la violencia y de la ideología, para tratar de imponer un régimen de terrorismo intelectual, politico e ideológico en la Universidad Hebraica… Sin libertad de pensamiento, como lo demuestran los ejemplos de las Academias nazis y bolcheviques, no es posible desarrollar una ciencia digna de este nombre… Si el profesor Zimmerman fuera excluido, el espíritu del Senador McCarthy planearía sobre el campus de la Universidad Hebraica. En Haaretz el 12 de mayo de 1995, Arieh Kaspy protestaba también contra el proyecto de expulsión del profesor Zimmerman: Ninguno de los 79 firmantes hizo esta petición cuando se reveló que nuestro Shabak practicaba la tortura. No se extrañaban cuando la gente moría durante los interrogatorios… No dicen nada cuando los colonos asesinan a los árabes… No han solicitado que se suprima el mausoleo sobre la tumba de Baruch Goldstein con esta inscripción: Baruch el héroe en Kiryat Arba, y tampoco han prometido que el acto de Goldstein no se repetirá en el futuro. Una nota del periódico añade que la respuesta de estas personas es lenta y difícil por razones de financiación de las publicaciones: El judeo-nazismo, dice él, es muy popular entre los judíos de los países anglófonos, más incluso que en Israel: una simple llamada telefónica o un fax proporciona el dinero necesario para ayudar a cualquier texto judeo-nazi. Por el contrario los opositores al judeo-nazismo deben publicar a sus expensas.

.

.

ecorevisionista.wordpress.com

.

.


Roger Garaudy: Descendiente de judíos, antiguamente dirigente comunista francés, filósofo y reciente converso al Revisionismo y al Islam, Garaudy fue acusado, juzgado y condenado por escribir un libro tibiamente revisionista titulado “Los Mitos Fundacionales del Estado de Israel”, en el cual utilizó numerosas citas del Dr. Faurisson (sin reconocerlo), así como del folleto de Barbara Kulaska “¿Murieron Realmente 6 Millones?”. Se le impuso una multa de us$ 50.000.- Su enjuiciamiento fue una farsa y su actuación en el proceso fue decepcionante. No obstante lo cual, tuvo como resultado haber desatado una avalancha de renovado pensamiento y actividades revisionistas en el mundo islámico, para gran decepción de Israel, país que cada vez más y más considera al Revisionismo como su Problema Nº 1. Tomado del zündelsite.