.

.

Por Robert Faurisson

.

.

De entre todas las declaraciones, discursos o uso de frases en las cuales aparece la expresión “cámara de gas”, ¿cuántas de esas personas realmente saben de lo que están hablando? No me tomó mucho tiempo darme cuenta del gran número de gente que comete uno de los más elementales errores, esta gente imagina una “cámara de gas” como algo similar a una simple habitación en la que es introducido el gas por venenoso por debajo de una puerta común y corriente. Esta gente olvida que una ejecución por medio de gas venenoso es por definición algo muy diferente a un simple suicidio o a una asfixia accidental, dichos elementos indeseables deben ser evitados antes, durante y después de una ejecución. Las dificultades técnicas implicadas aquí son considerables. Me causaba mucha curiosidad la forma en que los visones son “gaseados”, la manera en que los zorros son asfixiados en sus madrigueras y cómo en los Estados Unidos un persona sentenciada a muerte es ejecutada por medio del “gaseo”. Encontré que, en la gran mayoría de los casos, se utilizaba el gas cianuro de hidrógeno para tales propósitos, el mismo que usaban los alemanes para fumigar sus barracas, también es el mismo que supuestamente se utilizó para realizar asesinatos masivos y asesinatos a pequeña escala. De tal manera que tenía que estudiar las características de este gas, quise saber sobre su uso en Alemania y Francia, para esto revisé documentos gubernamentales sobre el uso de este altamente tóxico producto. Tuve la buena fortuna de descubrir algunos documentos sobre el ‘Zyklon B’ y el cianuro de hidrógeno que fueron recolectados por los Aliados y presentados en Nuremberg, provenientes del archivo de la industria alemana.

Entonces, escrutinando cuidadosamente, reexaminé ciertas afirmaciones y confesiones hechas en cortes alemanas y aliadas respecto del uso del ‘Zyklon B’ para fines homicidas, y me llevé una gran sorpresa. Ahora es tiempo de que ustedes se sorprendan, primero citaré la declaración concerniente a la “confesión” de Rudolf Höss, después, le diré los resultados de mi sencilla investigación, correspondiente a la física del cianuro de hidrógeno y el ‘Zyklon B’. Por favor, téngase en mente que R. Höss fue detenido e interrogado por los Aliados, Höss fue el único en legarnos una confesión, por la cual debemos agradecer a sus captores polacos.

En su confesión, la descripción de una “cámara de gas” real es notablemente breve y vaga, sin embargo, es importante darse cuenta que todos los demás, quienes afirmaban que habían sido testigos presenciales de su operación, también son  imprecisos y escuetos, y que sus declaraciones resultan contradictorias en muchos aspectos sobre puntos específicos. Rudolf Höss escribe: “Media hora después de haber utilizado el gas, podíamos abrir la puerta y poner en funcionamiento los ventiladores. Podíamos también inmediatamente a comenzar el retiro de los cuerpos”. Llamo la atención de mis lectores hacia la palabra “inmediatamente”, utilizada en esta declaración, la palabra alemana equivalente es “sofort”. Höss agrega que el personal a cargo del manejo y remoción de los cadáveres de la “cámara de gas”, que ascendían a 2 mil (2,000) según la declaración, los llevaban hacia los hornos del crematorio mientras “comían y fumaban”. Por lo tanto, si entendí bien, estas tareas eran llevadas a cabo sin máscaras de gas. Tal descripción es contradictoria con el sentido común, implica que es posible entrar a un área saturada con cianuro de hidrógeno sin tomar ninguna clase de precaución, a mano limpia, pára manipular 2 mil cadáveres contaminados con cianuro de hidrógeno. El cabello, que supuestamente era removido después de la operación, indudablemente estaba impregnado del gas. Las membranas mucosas también pudieron haber estado impregnadas. Cualquier resquicio de aire entre los cuerpos que supuestamente se apilaban uno sobre otro, podrían haber contenido rastros de este gas. ¿Qué clase de ventilador super-poderoso es capaz de dispersar al instante tal cantidad de gas disperso en el aire y en los resquicios ocultos de aire? Incluso si tal ventilador existiese, habría sido necesario practicar pruebas de detección para cualquier rastro de cianuro de hidrógeno y desarrollar un procedimiento para informar al personal a cargo que el ventilador realmente había cumplido su función y que la sala era segura. Ahora, es bastante claro que la descripción de Höss sobre el ventilador en cuestión, ¡debe estar dotado de poderes mágicos para que fuera capaz de dispersar todo el gas con una eficiencia perfecta de tal manera que no causara alguna preocupación ni necesidad de verificar la cámara para la presencia de gas!

Lo que el sentido común sugiere es confirmado por los documentos técnicos respecto del ‘Zyklon B’ y su utilización. Con el fin de fumigar una barraca, los alemanes eran obligados a seguir múltiples medidas precautorias: equipos especialmente entrenados y que sólo eran autorizados después de cursar un internado en una planta de producción de ‘Zyklon B’, utilizaban implementos especiales, incluyendo los filtros “J” para las máscaras de gas, capaces de proteger a una persona bajo los ambientes más tóxicos; se evacuaban a los prisioneros de las barracas vecinas, se mostraban letreros de advertencia, en varios idiomas y con el símbolo de peligro, del cráneo con los huesos cruzados; se llevaba a cabo una meticulosa examinación del sitio a ser fumigado para localizar y sellar fisuras y aberturas, así como tapar chimeneas o tomas de aire, y se quitaban los herrajes de las puertas. Las latas de ‘Zyklon B’ se abrían en el sitio mismo, después de que el gas había eliminado las alimañas, comenzaba la parte más crítica de la operación, que era la ventilación del lugar. Se colocaban sentinelas para evitar que se acercara alguien a cierta distancia de todas las puertas y ventanas, se colocaban dando la espalda a la dirección del viento. El personal altamente calificado que entraría al edificio, estaba equipado con máscaras de gas, tenían la tarea de desbloquear las chimeneas y otras entradas de aire y abrir todas las ventanas. En el proceso de completar esta tarea, debían salir al exterior de vez en vez para respirar sin la máscara por unos 10 minutos, se colocaban la máscara de nuevo y volvían a entrar al edificio para hacer la siguiente tarea. Un vez que terminaban la operación, era necesario esperar 24 HORAS. En realidad, el ‘Zyklon B’ era muy difícil de dispersar, ya que se adhería con mucha intensidad a las superficies, “la dispersión del gas requería una larga ventilación natural. Esto era especialmente importante en las ocasiones en que se utilizaban grandes cantidades de este gas, por ejemplo en la desinfección de barracas de más de dos plantas. Cuando el ‘Zyklon B'” era usado en un autoclave de sólo 10 metros cúbicos, la vetilación, forzada o natural, todavía era obligatoria. Después de pasadas 24 horas, el personal volvía, utilizando sus máscaras, ellos debían verificar si el lugar era viable para uso humano, por medio de la prueba del papel, el cual se volvería azul en caso de haber presencia del gas. De tal manera que podemos darnos cuenta que un sitio que había sido “gaseado” no era seguro, hasta al menos después de 21 horas. En lo que concierne a la legislación francesa, el mínimo es de 24 horas.

Por lo tanto, parece evidente, y ante la ausencia de ventiladores mágicos que dispersaran un gas tan difícil de airear y que se adhiere fuertemente a las superficies, que las supuestas “cámaras de gas” para exterminio humano, tendrían que haber estado sin funcionar por lo menos un día entero (por cada gaseo). Sus paredes, pisos, techos habrían retenido rastros del gas venenoso. ¿Qué hay acerca de los cadáveres? Los supuestos cadáveres debían haber estado saturados del gas, como las almohadas, colchones y sábanas descritos en el mismo documento técnico sobre el uso del ‘Zyklon B’, y que mostraban dicha saturación. Estos implementos tenían que ser aireados y atizados al aire libre por una hora, bajo condiciones atmosféricas secas o dos horas cuando había humedad. Una vez realizado esto, estos artículos se amontonaban para ser probados por medio del examen del papel, para revelar la presencia del gas.

El cianuro de hidrógeno es inflamable y explosivo, ¿cómo pudo haberse utilizado en la proximidad de la entrada a los hornos crematorios?, ¿cómo pudo alguien entrar a la “cámara de gas” mientras fumaba?

Y ni siquiera he mencionado todavía el tema de las muy abundantes imposibilidades técnicas y físicas de las supuestas “cámaras de gas”, que son evidentes una vez que se realiza una inspección del sitio y se tiene en mente la verdadera dimensión física de las supuestas “cámaras de gas” en Auschwitz, Campo Principal y Birkenau. Adicionalmente, cualquier persona suficientemente curiosa puede descubrir en el museo polaco que estas intalaciones en realidad eran cámaras frías o morgues, y tenían las típicas características y medidas de éstas. Las supuesta “cámaras de gas” de Krema II en Birkenau, que sólo queda las ruinas, en realidad era una morgue, localizada bajo tierra para protegerla del calor y medía 30 metros de largo por 7 metros de ancho, dos metros se utilizaban para cadáveres y 3 metros se utilizaban para el tránsito de camillas y otros medios de transporte. La puerta, los pasillos, la zona de carga, que sólo medía 2.1×1.35 mts, colindaba con la cámara del crematorio y que parecen tener medidas liliputenses comparadas con las insinuaciones de Höss. Según éste, la “cámara de gas” fácilmente podía acomodar 2 mil personas de pie, pero tenía una capacidad de 3 mil, ¿pueden imaginarse tal cosa? 3 mil personas embutidas en un espacio de 210 metros cuadrados. En otras palabras, haciendo una comparación, ¡286 personas de pie ocuparían un área de 5×4 metros! No se deje engañar por las afirmaciones que dicen que a su retirada los alemanes destruyeron las “cámaras de gas” y los hornos crematorios para ocultar sus supuestos crímenes. Si alguien deseara destruir cualquier rastro de alguna instalación de este tipo, debería ser de un modo muy sofisticado y escrupulosamente desmantelada de pies a cabeza de tal manera que no quedaran ni las piedrecillas de la evidencia incriminatoria. Una destrucción como sinónimo de demolición, sólo representa ingenuidad, dijo Faurisson en su testimonio. Si se hubieran utilizado explosivos, sólo se hubieran separado las partes del concreto y quedado ahí para seguir contando la historia. De hecho, los polacos que administran en la actualidad Auschwitz han reconstruido lo que queda de algunos “Kremas”, que en realidad significa que han reconstruido crematorios para hacerlos pasar como “cámaras de gas”. Sin embargo, todos los artefactos que se muestran a los turistas sólo atestiguan la existencia de un horno crematorio, y nada más.

Las verdaderas cámaras de gas, como las que fueron creadas en 1924 y desarrolladas por los estadounidenses en los años 1936-1938, ofrecen algunas referencias de la inherente complejidad de tal método de ejecución. Los estadounidenses, por una razón específica, normalmente sólo gasean un prisionero a la vez, sin embargo existen algunas cámaras de gas que está equipadas con dos asientos para la ejecución de hermanos, por ejemplo. El prisionero se encuentra totalmente inmobilizado, es envenenado por el gas cianuro de hidrógeno, resultante de la adición de las bolitas de cianuro sódico dentro de un contenedor con ácido sulfúrico y agua destilada, combinación que resulta en la producción del gas cianuro de hidrógeno. En los primeros 40 segundos, el prisionero queda inconsciente y en pocos minutos muere. Aparentemente, este gas no causa algún malestar físico, y como en el caso del ‘Zyklon B’, es muy difícil de dispersar. En este caso no es posible la aireación natural por 24 horas, es obvio que por la localización de esta instalación de ejecución, representaría un gran peligro para los guardias así como para los demás prisioneros. Entonces, ¿cuál es la mejor estrategia a seguir en este caso para ventilar este gas? La solución es transformar los vapores ácidos en sales, las cuales pueden eliminarse en el drenaje. Para este propósito se utilizan vapores de amonio, que son bases y reaccionan con los vapores ácidos formando sales, como reacción química. Cuando todo el cianuro de hidrógeno ha desaparecido, se verifica una señal de alerta para que el médico, que permanece al otro lado de una barrera de cristal, realice la inspección. La señal de alerta funciona con Fenolftaleína, la cual es colocada en contenedores, situados en varios lugares de la cámara y la cual cambia su coloración de rosa a púrpura ante la ausencia de cianuro de hidrógeno.  Una vez que se indica la ausencia del veneno y que los ventiladores han eliminado los vapores de amonio a través de una chimenea, el médico y sus asistentes entran a la cámara usando máscaras contra gases, se usan tmabién guantes de goma para proeteger las manos. El médico sacude el cabello del ejecutado para eliminar los rastros del cianuro hidrógeno (en sales), y sólo hasta después de una hora los guardias pueden entrar a la cámara. El cuerpo del ejecutado es lavado cuidadosamente, así como la cámara también. Los gases amoníacos son eliminados por medio de una chimenea. Debido al peligro a que pueden estar expuestos los guardias de las torres, en algunas prisiones se estila que dichos guardias dejen sus puestos durante una ejecución. Sólo mencionaré algunos otros requerimientos para que se cumpla la hermeticidad en una cámara, como la necesidad de exclusas, vidrios de seguridad “Herculite” de gran espesor, debido al riesgo de implosión por el sistema de aspiración, un sistema de aspiración, válvulas de mercurio, etc.

Un gaseo no se lleva a cabo por improvisación, si los alemanes hubiesen decidido gasear a millones de personas, hoy tendríamos la evidencia de innovadoras instalaciones y que hubiesen sido esenciales parea llevar a cabo un plan así. Órdenes generales, instrucciones, estudios y planos, seguramente hubiesen sido necesarios también. La reuniones de expertos hubiese sido básicas: arquitectos, químicos, médicos y otros expertos del amplio rango de especialidades de la ciencia. Así como desembolsos de fondos. Si esto hubiese ocurrido en un estado como el Tercer Reich, es seguro que un montón de evidencia hubiera sobrevivido hasta hoy. Sabemos, por ejemplo, el costo en peniques de instalaciones complementarias en Auschwitz y de los laureles que fueron ordenados para el área de guarderías. Se hubiesen emitido órdenes escritas para algún proyecto, no se hubiese permitido que convivieran los trabajadores civiles e ingenieros con los prisioneros. No se hubiesen permitido los permisos para los alemnaes del campo y los miembros de sus familias no hubieran podido visitarlos. Sobre todo, los prisioneros que hubieran cumplido sus sentencias no habrían sido liberados para regresar a sus respectivos países: este bien guardado secreto entre los historiadores nos fue revelado hace algunos años en un artículo de Louis De Jong, Director del Instituto para la Historia de la II Guerra Mundial de Amsterdam. Adicionalmente, recientemente en los Estados Unidos se publicaron fotografías aéreas de Auschwitz que resultaron ser un golpe de muerte para la fábula del exterminio: incluso durante el verano de 1944, al peso del influjo de los judíos húngaros, no existen indicativos de hogueras humanas o aglomeraciones de prisioneros cerca del crematorio, sólo la puerta principal abierta y todo el detalle geográfico son cláramente visibles, no se ve ningún humo sospechoso, a pesar de que “se habló de muchísimo humo desde los crematorios, cuyas chimeneas exhalaban flamas que eran visibles desde gran distancia, a kilómetros, día y noche”.

Concluiré con un comentario que considero es el criterio de la falsa evidencia respecto a las “cámaras de gas”. He notado que todos estos testimonios, tan vagos e inconsistentes, coinciden al menos en un punto: el personal responsable de remover los cadáveres de la “cámara de gas” entraban a la instalación inmediatamente después del “gaseos” o unos minutos después de la muerte de las víctimas. Sostengo que este punto por sí sólo constituye el talón de Aquiles de la falsa evidencia, por su imposibilidad física. Si alguien encuentra alguna persona que crea en la existencia de las “cámars de gas”, pregúntesele cómo, en su opinión, miles de cadáveres fueron removidos para dar cabida a otro grupo de sentenciados.

.

.

Traducción: ecorevisionista.wordpress.com

.

.