Por Enrique Aynat

EDITORIAL AAARGH Internet 2002
Depósito legal: V-3053-1994.
Valencia, 1994.
Gráficas Hurtado, S.L. Maestro Lope, 59 y 65, 46100 Burjassot (Valencia).
Edición sin documentos iconograficos.
La lista de tipos polacos falta.

Contenido:

Prefacio
+
‘LA DEPORTACIÓN DE JUDÍOS DE FRANCIA Y BÉLGICA EN 1942’
+
0. INTRODUCCION
0.1. GENESIS Y OBJETO DEL TRABAJO
0.2. FUENTES
0.3. METODO
0.4. EVOLUCIóN DE LA CUESTIóN
1 LAS LISTAS DE NúMEROS DE REGISTRO DE AUSCHWITZ. EL KALENDARIUM
2 LOS DOCUMENTOS ALEMANES DE PARIS
3 LA RESISTENCIA POLACA Y EL GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO
3.1. LOS INFORMES DE LA RESISTENCIA POLACA
3.2. LOS DOCUMENTOS DEL GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO
4. INDICIOS DE QUE AUSCHWITZ NO ERA LA META FINAL DE LA DEPORTACION
5. LA CUESTION DE LOS SUPERVIVIENTES
6. CONCLUSION: LO QUE PROBABLEMENTE OCURRIO
‘LA RESISTENCIA POLACA Y LAS CÁMARAS DE GAS DE AUSCHWITZ’
+
0. INTRODUCCION
0.1. GENESIS Y OBJETO
0.2. FUENTES
0.3. METODO
1. CRITICA EXTERNA
2. CRITICA INTERNA
2.1. CRITICA DE SINCERIDAD
2.2. CRITICA DE EXACTITUD
3. LOS DOCUMENTOS DE LA RESISTENCIA Y LA VERSION ACTUAL DE LOS HECHOS
3.1. DESCRIPCION DE LAS CAMARAS DE GAS
3.2. ACCIONES DE EXTERMINIO EN MASA POR MEDIO DE GAS RECOGIDAS EN LOS DOCUMENTOS Y QUE NO HAN SIDO RECONOCIDAS POR LA TESIS OFICIAL
3.3. OTROS METODOS DE EXTERMINIO DESCRITOS EN LOS DOCUMENTOS DE LA RESISTENCIA Y QUE NO HAN SIDO RECONOCIDOS POR LA TESIS OFICIAL
4. CONCLUSIONES
+
BIBLIOGRAFIA

Prefacio

En el presente opúsculo se recopilan dos monografias diferentes que estudian dos facetas esenciales de ese complejo y polémico campo de investigación histórica que es la deportación de los judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

La primera de ellas – Consideraciones sobre la deportación de judíos de Francia y Bélgica al este de Europe en 1942 –, tras someter a dura crítica la tesis hoy generalemente aceptada de que los judíos deportados de Europa occidental eran exterminados en el campo de concentración de Auschwitz, indaga sobre la suerte que corrieron dichos judíos tras su paso por este campo. Se trata de un trabajo de pionero que pretende contestar esta pregunta esencial: si los judíos deportados no eran aniquilados en Auschwitz, entonces…

¿dónde iban y qué fue de ellos?

La segunda monografia – Los informes de la resistencia polaca sobre las cámaras de gas de Auschwitz (1941-1944) – supone también un trabajo original de investigación sobre el arma del crimen con que supuestamente se llevó a cabo el exterminio de judiós en Auschwitz: las cámaras de gas homicidas. Aquí la cuestión es enfocada desde una perspectiva nueva: el estudio meticuloso, conforme a las rigurosas reglas de la metodología histórica, de las fuentes de informatión de que disponía la resistencia polaca sobre el campo de Auschwitz y, en particular, sobre las cámaras de gas.

[6]

El lector tal vez se sorprenda por la extremada concisión, sin concesiones à la retórica, con que está redactado el opúsculo que tiene entre sus manos. Ello se debe a que el autor ha seguido los consejos que daba un viejo bibliotecario a los publicistas científicos: 1.

tener algo que decir; 2. decirlo y 3. cattarse en cuanto queda dicho.

Enrique Aynat

Valencia, 15 julio 1994

Consideraciones sobre la deportación de judíos de Francia y Bélgica al este de Europa en 1942

[9]

SUBIR

.

.

‘La deportación de judios de Francia y Bélgica en 1942’

.

.

0. INTRODUCCION

0.1. GENESIS Y OBJETO DEL TRABAJO

Alrededor de 42.000 judíos fueron deportados de Francia con destino al campo de concentración de Auschwitz (Alta Silesia) a lo largo de 1942. De ellos, 17.000 fueron registrados como prisioneros. Los restantes 25.000, según se admite generalmente, fueron aniquilados con gas tóxico nada más llegar al campo. Por su parte, unos 16.500 judíos fueron desplazados de Bélgica durante el mismo período y con el mismo destino, y de ellos — también según creencia general — 4.500 fueron ingresados en Auschwitz como detenidos y 12.000 exterminados.

Sin embargo, tras leer casualmente que algunos grupos de judíos deportados de Francia y Bélgica habían sido vistos en 1942 al este de Auschwitz, se despertó en mí la curiosidad y la desconfianza. En efecto, estos judíos se encontraban allí donde, según la tesis en boga, no debían encontrarse. En consecuencia, me propuse examinar las fuentes para averiguar qué había ocurrido realmente con los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942: si habían sido exterminados en Auschwitz, o si, tal como sugerían algunos indicios, al menos una parte de ellos había seguido el viaje hacia territorios situados más al este.

[10]

SUBIR

.

.

0.2 FUENTES

Panstwowe Muzeum Oswiecimiu, Polonia.

– Obóz koncentracyjny Oswiecim. W swietle akt delegatury rzadu RP na kraj.- En “Zeszyty oswiecimskie”, numer specjalny (I), (1968), XXIII

194 Oswiecim 1968.- 194 págs.

– Listen der Männer- und Frauen Transporte. D-RO/123 (Manner) y D-RO/123 (Frauen).

– Fahrgenehmigungen, D-Au I-4.

Centre de Documentation Juive Contemporaine. París, Francia.

– Documento XXVI-46.

– Documento XXVb-126.

Hoover Institution. Stanford University. Stanford California, USA.

– “Report on Conditions in Poland, 27 Nov. 1942”. Poland, Ambasada (U.S.), Box 29.

– “Sprawozdanie Nr. 6/42”. Poland, Min. Spraw Wewnetrznych, Box 3.

Polish Underground Movement (1939-1945) Study Trust (Studium Polski Podziemnej). Londres, Gran Bretaña.

– “The Mass Extermination of Jews in German Occupied Poland”, 2318.

Institut fur Zeitgeschichte . Munich, R. F. Alemania.

– “Sonderzüge fur Umsiedler, Erntehelfer und Juden in der Zeit vom 8. August – 30.

Oktober 1942″, Fb 85/2, págs. 217-230.

– Revista “Ostland”. Números 22 (15 November 1942) y 23 (1. Dezember 1942).

[11]

Los documentos del capítulo 2 han sido citados en base al anexo documental de la obra de Klarsfeld, S.: Vichy-Auschwitz, págs. 356-476. También me ha sido de gran utilidad para la redacción de este capítulo el inventario comentado de los fondos del Centre de Documentation Juive Contemporaine de Steinberg, L.: Les autorités allemandes en France occupée.

SUBIR

.

.

0.3 METODO

He pretendido saber qué ocurrió a los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 a través del examen de las fuentes originadas en aquella época. He creído que si realmente la gran mayoría de estos deportados hubiese sido aniquilada al llegar a Auschwitz, habrían quedado huellas indelebles en los documentos de ese período.

No he tomado en consideración, por tanto, los testimonios, memorias, deposiciones en procesos y, en general, todo tipo de manifestaciones producidas por los implicados en los hechos -judíos y alemanes principalmente- después de la guerra.

Me he basado en primer lugar en los documentos que han logrado sobrevivir a la guerra de la administración del campo de Auschwitz. A continuación he pasado revista a los documentos de la oficina de la policía alemana en París encargada de la deportación de los judíos. También me he interesado por los informes de la resistencia polaca y del gobierno polaco en el exilio. Tras ello he reunido algunos indicios encontrados en distintas fuentes

[12]

sobre la existencia de judíos procedentes de Francia y Bélgica en el este de Europa.

Finalmente, he expuesto mis conclusiones sobre lo que probablemente ocurrió a este grupo de judíos.

Para una más fácil localización geográfica, he indicado entre paréntesis al lado de cada localidad el país al que actualmente pertenece. Así, por ejemplo, señalo que Theresientadt está en Checoslovaquia, aunque en realidad esta ciudad pertenecía en 1942 al Protectorado de Bohemia y Moravia y Checoslovaquia no existía entonces como tal.

En cuanto a las denominaciones de los lugares, he procurado respetar el nombre actual. Por ejemplo, la ciudad polaca de Lódz fue rebautizada por los alemanes en 1940 como Litzmannstadt y recuperó su nombre polaco original en 1945, con el cual será citada aquí. Son excepciones a esta regla las localidades de Theresienstadt (actualmente Terezín) y Auschwitz (actualmente Oswiecim), ya que las denominaciones alemanas son universalmente conocidas. Sin embargo, al tratar las fuentes polacas he empleado siempre Oswiecim en lugar de Auschwitz.

SUBIR

.

.

0.4 EVOLUCIóN DE LA CUESTIóN

En 1960, una archivista del Panstwowe Muzeum Oswiecimiu [Museo Estatal de Oswiecim] (en adelante PMO), Danuta Czech, publicó en alemán una relación ordenada cronológicamente de los principales sucesos acaecidos en el campo de Auschwitz durante 1942. {1} En dicho trabajo se indica con exactitud lo que ocurría a cada convoy de judíos tras su llegada al campo. Así, por ejemplo, respecto al convoy llegado de Francia el 31 de agosto dice:

[13]

“Transporte RSHA {2} del campo de Drancy, {3} 983 judíos. Después de la selección fueron ingresadas 71 mujeres en el campo como detenidas, que recibieron los números 18749-18819. Las restantes 912 personas fueron intoxicadas con gas (wurden vergast)”.

Sin embargo, en la segunda edición alemana de esta obra {4}, se expone lo sucedido a la llegada de este convoy de manera completamente distinta:

“Con el convoy 25 de la RSHA procedente de Francia llegaron 1.000 judíos del campo de Drancy. En el convoy se encontraban 280 niños de hasta 14 años de edad. Entre los adultos, había 253 hombres de entre 18 y 50 años de edad. Una primera selección tuvo lugar probablemente (wahrscheinlich) en Cosel. {5} Después de la selección en el KL {6} Auschwitz sólo fueron internadas en el campo como detenidas 71 mujeres, que recibieron los números 18749-18819. Si se acepta (wenn man annimmt) que en la primera selección en Cosel habían sido retenidos 253 hombres, entonces perdieron la vida 676 personas en las cámaras de gas (dann kommen 676 Menschen in den Gaskammern ums Leben)”.

{1 Czech, D.: Kalendarium der Ereignisse im Konzentrationslager Auschwitz-Birkenau, 1960, págs. 54-

110 (en adelante Kalendarium).

2 Reichssicherheitshauptamt: Oficina principal de seguridad del Reich. Uno de sus departamentos se encargaba de la deportación de los judíos.

3 Campo de tránsito situado en las afueras de París. En él concentraban los alemanes a los judíos destinados a la deportación.

4 Czech, D: Kalendarium, 1989.

5` Localidad situada a unos 100 kilómetros al oeste de Auschwitz. En ella se detuvieron antes de llegar a Auschwitz cierto número de trenes procedentes de Francia y Bélgica con objeto de seleccionar mano de obra para los numerosos campos de trabajo que había en la zona.

6 Konzentrationslaqer: campo de concentración.}

Ahora, en cambio, ya no hay precisión alguna. No se sabe con seguridad si se detuvo el tren en Cosel y si se efectuó allí una primera selección. Caso de que el tren se hubiera detenido en Cosel, no se sabe con certeza cuántos hombres bajaron. Por tanto, se desconoce cuántas personas llegaron a Auschwitz y, en vía de consecuencia, cuántas fueron intoxicadas con gas.

En definitiva, en el plazo de 29 años la archivista del PMO y redactora de esta obra fundamental en la historiografía de Auschwitz había pasado de una certidumbre y una precisión absolutas a una indeterminación y ambiguedad generales.

[14]

¿Qué había ocurrido entretanto?

En 1978 Serge Klarsfeld había publicado Le mémorial de la déportation des Juifs de France (en adelante MDJF). S. Klarsfeld había revelado en esta obra que varios de los convoyes salidos de Francia en 1942 se habían detenido en Cosel y que allí había descendido cierto número de hombres. Parte de estos hombres habían sobrevivido a la guerra. {1} En concreto, por lo que respecta al ya citado convoy número 25, S. Klarsfeld había localizado ocho supervivientes varones en 1945. Sin embargo, como hemos visto, en la edición del Kalendarium de 1960 todos los hombres de este convoy habían sido aniquilados nada más llegar al campo. La archivista del PMO, por tanto, no había tenido en cuenta en 1960 la selección previa en Cosel, limitándose a considerar como exterminados a la diferencia entre el número de integrantes del convoy a la salida de Francia y el número de personas matriculadas en Auschwitz. En la segunda edición del Kalendarium, once años después de la publicación de la obra de S. Klarsfeld, la autora no tuvo más remedio que modificar su primera versión.

Es extraño que D. Czech no tuviera en cuenta la selección en Cosel desde un primer momento. En sus apuntes autobiográficos, Rudolf Höss -primer comandante de Auschwitz- señala que en el verano de 1942 los transportes de judíos de países occidentales con destino a Auschwitz se detenían previamente en Cosel y que más de 10.000 hombres fueron seleccionados allí. Estas memorias datan de 1947 y están depositadas precisamente en el PMO. {2} Además, en un informe de la Cruz Roja holandesa publicado en 1952 se indica que entre el 28 de agosto y el 12 de diciembre de 1942, período que el propio informe denomina “de Cosel (Cosel-periode)”- varios convoyes de judíos holandeses, franceses y belgas se detuvieron en la citada localidad para dejar cierto número de hombres [15] antes de llegar a Auschwitz. {3} Esta y otras discrepancias entre las dos ediciones del Kalendarium hicieron que me interesara en primer lugar por la fuente o fuentes de que disponía D. Czech para afirmar que de tal o cual convoy llegado a Auschwitz fueron aniquilados tal o cual número de personas. En particular, quería saber qué decía esta fuente o fuentes sobre el exterminio de {1 Klarsfeld, S.: MDJF, pág. 5 (según mi propia numeración; esta obra está sin paginar).

2 Czech, D: Kalendarium, 1989, pág. 289.

3 Auschwitz. Deel III, pág. 6.

} judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942. Esta indagación me permitiría conocer, de paso, el valor y la fiabilidad que merece el Kalendarium como obra de consulta, al menos por lo que se refiere a la suerte corrida por los judíos tras su llegada a Auschwitz.

Es por ello por lo que me dispongo a exponer esta cuestión en primer lugar.

[17]

SUBIR

.

.

1 LAS LISTAS DE NúMEROS DE REGISTRO DE AUSCHWITZ. EL KALENDARIUM

Las listas de los números de registro de Auschwitz {1} constituyen la fuente principal sobre la llegada de transportes de detenidos durante la existencia del campo de concentración. De hecho, según el autor F. Piper, estas listas son “en la mayoría de los casos la única traza de tales transportes masivos”. {2} Estas listas no son un documento oficial alemán. Se trata de unas notas tomadas clandestinamente por detenidos que trabajaban en la oficina de acogida de la Sección Política o Gestapo del campo a partir de las “listas de llegada (Zuganglisten)” oficiales. El documento fue enviado secretamente al exterior en 1944. {3} Las listas, independientes para hombres y para mujeres, presentan en columnas la siguiente información de izquierda a derecha:

– fecha de llegada de cada transporte; – primer y último número asignado a los integrantes de cada transporte ingresados en el campo; y – lugar de procedencia de los convoyes (sólo en ocasiones).

En esta última columna se suele anotar abreviadamente el puesto de policía que envió el convoy. Así: “Katt” es Kattowitz (Katowice), “Kra” es Krakau (Cracovia), “Rad” es Radom, “Lub” es Lublin, [18]

etc. Los espacios en blanco corresponden, según parece, a los transportes de judíos enviados de toda Europa por la agencia alemana encargada de la deportación (RSHA).

Ninguna indicación en el documento, sin embargo, hace mención a ello. A continuación se reproduce una página del documento que contiene las listas de hombres. {4} [—]

{1 Archivos PMO. Signatura D-RO/123 (Männer) para las listas de hombres y D-RO/123 (Frauen) para las de mujeres.

2 Piper, F.: Estimating the Number of Deportees to and Victims of the Auschwitz-Birkenau Camp, pág. 69.

3 Czech, D.; Kalendarium, 1989, págs. 35, 189.

4 El texto impreso lleva un fac simile.}

[20]

Resumiendo, la fuente principal -y prácticamente la única- existente sobre la llegada de convoyes de deportados a Auschwitz no es un documento alemán, sino un conjunto de notas tomadas clandestinamiente por miembros de la resistencia polaca en base a la documentación oficial del campo. Esta fuente, además, no dice nada sobre los efectivos de cada convoy y sobre el número de exterminados.

Sin embargo, este documento proporciona el soporte principal sobre el que se apoyan las dos ediciones del Kalendarium de D. Czech. Y esta autora afirma en su obra -considerada una pieza fundamental en la historiografía de Auschwitz- que la mayoría de los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 eran aniquilados en cámaras de gas nada más llegar al campo. Considero entonces que es necesario averiguar si la interpretación que hace D. Czech de este documento es correcta y si dispone de otras fuentes para sostener su afirmación .El Kalendarium recoge en orden cronológico y día a díaé los principales acontecimientos producidos en el campo. En laúltima edición alemana, de 1989, se dedica un párrafo a cada acontecimiento y se reserva un espacio en el margen derecho para anotaér la fuente. Veamos un ejemplo tomado de una página cualquiera, en la que se recogen algunos acontecimientos producidos el 7 de agosto de 1942: {1} [—]

[22]

El penúltimo párrafo dice: “Con el convoy 15 de la RSHA de Beaune-la-Rolande {2} en Francia llegaron 1.014 judíos. En el convoy había 588 hombres y muchachos y 426 mujeres y muchachas. Después de la selección fueron internados en el campo como detenidos 214 hombres, que recibieron los números 57103 a 57316, y 96 mujeres. Los restantes deportados fueron asesinados en las cámaras de gas”.

Vemos que el margen derecho del párrafo el espacio destinado a indicar la fuenteestá en blanco. La autora del Kalendarium ya había señalado que en estos casos la fuente es siempre la lista de números de registro. {3} Ahora bien, si consultamos la fuente original veremos que en el día 7 de agosto sólo hay dos entradas, una (números 56879-57102) lleva la abreviatura “Samt” y corresponde, al parecer, a un convoy mixto (Sammeltransport)”; la otra entrada (numeros 57103-57316) no lleva ninguna indicación más y es la que la autora adjudica al convoy procedente de Francia.

[23]

Si, como se deduce del Kalendarium, ésta es la única fuente existente sobre la llegada de este convoy de Francia, cabe preguntar a D. Czech cómo, en base a información tan escueta, ha podido deducir que el convoy procedía de Francia y, sobre todo, que los deportados no matriculados fueron aniquilados en cámaras de gas. En realidad, si ni siquiera podemos afirmar con seguridad que esos números de registro fueron asignados a {1 Sigue el fac simile de una hoja impresa encabezada por la mención “ Das Jahr 1942 “

2 Campo de detención de judíos.

3 Czech, D.: Kalendarium, 1989, pág. 35.}

deportados de Francia, menos aún podemos afirmar que la mayor parte de ese convoy fuera exterminada con gas tóxico.

D. Czech ha realizado, a mi juicio, una interpretación abusiva de las fuentes dando por hecho lo que en realidad se trata de probar.

Por tanto, el Kalendarium no proporciona ninguna prueba de que la mayor parte de los integrantes del convoy número 15 de Francia fuese a las cámaras de gas. En cuanto que con el resto de los convoyes de Francia y de otros países se reproduce exactamente la misma situación, puede afirmarse con seguridad que el Kalendarium, en cualquiera de sus ediciones, no proporciona la más mínima prueba del exterminio de judíos en Auschwitz.

El siguiente caso nos proporciona un ejemplo de que la interpretación que hace D.

Czech de las listas de números de registro es además incorrecta.

Se trata del convoy número VI de Bélgica. Este convoy partió de Malinas (Bélgica)

el 29 de agosto de 1942. Transportaba a 1.000 judíos, entre ellos 1796 niños. Se afirma que su destino era Auschwitz. {1} En la edición de 1960 del Kalendarium este convoy no consta.

Tal como si nunca hubiese llegado a Auschwitz. En la edición de 1989, en cambio, se indica que llegó el 31 de agosto y que nadie fue matriculado. Añade que “unos (etwa)” 200 hombres fueron “probablemente (wahrscheinlich)” seleccionados [24] en Cosel y que las 800 personas restantes, entre ellas todas las mujeres y niños, fueron a las cámaras de gas sin dejar rastro. Sin embargo, los autores Serge Klarsfeld y Maxime Steinberg descubrieron que al menos 9 mujeres y 1 niño de este convoy no fueron exterminados al llegar a Auschwitz, ya que figuraban en los registros de algunos campos de concentración con posterioridad a 1942. {2} ¿Cuál es probablemente la causa de la errónea apreciación del Kalendarium? Se sabe que los convoyes partidos de Bélgica tardaban generalmente dos días en llegar a Auschwitz. {3} En consecuencia, el convoy salido el 29 de agosto debería de haber llegado a Auschwitz el 31 de agosto. Pero ocurre que en las listas de asignación de números de hombres no hay ninguna entrada ese día {4}.

[25]

El 1 de septiembre hay varias entradas, pero están todas ocupadas con convoyes de Kattowitz, Praga, Breslau y Radom. Unicamente hay un espacio en blanco el día 2 de septiembre, pero las dos ediciones del Kalendarium lo adjudican a un transporte salido de Francia el 31 de agosto. Ante la dificultad de fijar la fecha de llegada de este convoy, el Kalendarium se desentiende del problema en la edición de 1960. En la edición de 1989 “extermina” el convoy en su totalidad. Por su parte, el MDJB hace llegar este convoy el 3 de septiembre, cinco días después de la salida de Bélgica y señala que 12 hombres y 27 {1 Mémorial de la déportation des Juifs de Belgique, págs. 14, 22 y 23 (en adelante MDJB). Las páginas corresponden a mi propia numeración, ya que la obra está sin paginar.

2 MDJB, págs. 22-23.

3 Ibidem.

4 Sigue el fac simile de una breve lista manuscrita}

mujeres habían sido matriculados en el campo. {1} Sin embargo, según ambas ediciones del Kalendarium los números de registro asignados a esos 12 hombres y 27 mujeres correspondían a los integrantes de un convoy procedente de Francia que llegó el 2 de septiembre.

En definitiva, la cuestión está tan embrollada que es imposible saber respecto a este convoy salido de Bélgica – si se detuvo en Cosel; – caso de que se detuviera en Cosel, cuántos hombres descendieron allí:

– si llegó a Auschwitz; y – caso de que llegara a Auschwitz, cuándo llegó, cuántos judíos fueron matriculados y cuántos fueron exterminados.

Por todo ello, cabe concluir que las listas de números de registro, tanto de hombres como de mujeres, no aportan ningún argumento que apoye la tesis de que en Auschwitz se procedía al exterminio de judíos en general y de judíos de Francia y Bélgica en particular. El Kalendarium de D. Czech tampoco [26] aporta indicios en favor de dicha tesis. Por el contrario, esta obra confirma tácitamente la ausencia de tales indicios al menos en los archivos del Museo Estatal de Oswiecim.

[27]

SUBIR

.

.

2 LOS DOCUMENTOS ALEMANES DE PARIS

Estos documentos proceden principalmente de los archivos de la Gestapo de París y fueron incautados por las autoridades francesas tras la retirada de los alemanes en 1944.

Posteriormente, el grupo de documentos que tenía que ver con la deportación de los judíos fue cedido al Centre de Documentation Juive Contemporaine de París, que los conserva actualmente.

Según estos documentos, la deportación de los judíos de Francia tenía como finalidad la prestación de trabajo en Auschwitz. En una conferencia celebrada el 11 de junio de 1942 en la RSHA de Berlín y a la que asistieron los responsables de asuntos judíos de la policía alemana en París, Bruselas y La Haya, se comunicó que Himmler había ordenado que o bien de Rumania o bien de los países occidentales ocupados fueran dirigidas a Auschwitz “para la prestación de trabajo (zwecks Arbeitsleistung) grandes cantidades de judíos”. Era condición fundamental que los judíos (de ambos sexos) estuvieran en edades comprendidas entre los 16 y los 40 años, aunque podían ser enviados también un 10% de judíos no aptos para el trabajo. Por ello, se acordó que fueran deportados 15.000 judíos de Holanda, 10.000 de Bélgica y 100.000 de Francia. {2} {1 Ibidem.

2 Centre de Documentation Juive Contemporaine (en adelante, CDJC), B VI-29, 15 junio 1942.}

Que la finalidad de la deportación era llevar mano de obra a Auschwitz aparece con claridad en numerosos documentos. Por ejemplo:

– En una carta Adolf Eichmann {1} indica que estaba previsto que hacia mediados de julio o principios de agosto de 1942 fuesen transportados 40.000 judíos de Francia, 40.000 de Holanda y 10.000 [28] de Bélgica “para la asignación de trabajo en el campo de Auschwitz (zum Arbeiteinsatz in das Lager Auschwitz)”. “El grupo de personas implicado -dice Eichmann- comprende ante todo judíos aptos para el trabajo (auf arbeitsfähige Juden)”. {2} – En unas “directrices para la evacuación de judíos”, realizadas por un funcionario de la policía alemana en París, se dice que estaban destinados a la evacuación los “judíos aptos para el trabajo, de ambos sexos, y de edad comprendida entre los 16-45 años”. Estas personas debían llevar entre su vestuario “un par de fuertes botas de trabajo” y un “traje de trabajo”. {3} – En otro documento se indica que la policía alemana en Francia estaba decidida en el verano de 1942 a transportar a Alemania 100.000 judíos, “ya que allí son necesitados para usos de trascendencia bélica (für kriegswichtige Einsätze)”. {4} – En un telegrama dirigido por el embajador alemán en París, Otto Abetz, al ministerio de Asuntos Exteriores, se indica que por parte de la embajada no había ningún inconveniente respecto a la deportación de 40.000 judíos de Francia “para la asignación de trabajo en el campo de Auschwitz (-)” . {5} De la lectura de los documentos alemanes se desprende que el objetivo de los ocupantes era ante todo facilitar mano de obra judía a la industria de guerra alemana y en concreto a la situada en Auschwitz. De ahí que, de momento, los alemanes no tuviesen interés en detener a gente que no sirviera para su propósito. Por ejemplo, en unas conversaciones francoalemanas destinadas a organizar una gran redada en París de judíos extranjeros y apátridas, se reveló que de entre la población judía objeto de la redada había que descontar a “los judíos enfermos, no aptos [29] para el transporte y muy viejos (kranken, transportunfähigen und zu alten Juden)”.

También se acordó que los niños de los padres y madres detenidos permanecerían en Francia a cargo de las organizaciones judías. {6} En una reunión posterior se fijó el límite de edad para ser detenido en la inminente redada en 55 años para las mujeres y 60 para los hombres. {7} {1 Jefe del departamento encargado de la deportación de los judíos.

2 CDJC, NG-183, 22 junio 1942.

3 CDJC, RF-1221, 26 junio 1942.

4 CDJC, VI-190, 27 junio 1942.

5 CDJC, NG-183, 2 julio 1942.

6 CDJC, XXVb-55, 8 julio 1942.

7 CDJC, XXVb-60, 11 julio 1942.}

La gran redada de judíos extranjeros y apátridas tuvo lugar en París los días 16 y 17 de julio de 1942. En seguida, los hombres y mujeres solteros y los matrimonios sin hijos fueron trasladados al campo de Drancy, de donde serán deportados “con el fin de la asignación de trabajo en el Reich (zum Zwecke des Arbeitseinsatzes im Reich)”. Tras la redada se comprobó que habían sido detenidas 12.884 personas, de las cuales 4.051 eran niños. Los niños serían trasladados de momento a los campos para judíos de Pithiviers y Beaune-la-Rolande, ya que todavía no se había tomado una decisión sobre la posibilidad de transportarlos al Reich. {1} El 20 de julio, A. Eichmann comunicó telefónicamente el destino de los niños detenidos. Eichmann había decidido que “tan pronto sea posible de nuevo la deportación al Gobierno General, {2} podrán circular los transportes de niños (sobald der Abtransport in das Generalgouvernement wieder möglich ist, Kindertransporte rollen)”. Se comunicaba también que se conseguirían alrededor de 6 trenes a finales de agosto o a comienzos de septiembre con destino al Gobierno General, que transportarían judíos de todas clases, “también judíos no aptos para el trabajo y viejos (auch arbeitsunfähige und alte Juden)”. {3} En definitiva, Eichmann había decidido que se deportaría a los niños judíos detenidos en la gran redada de los días 16 y 17 de julio. Ahora bien, es [30] importante destacar que, según el documento, los niños judíos iban a ser deportados al Gobierno General, no a Auschwitz. Auschwitz no estaba en el Gobierno General. En efecto, Auschwitz fue incorporado al territorio del Reich en septiembre de 1939 y no formó nunca parte del mencionado Gobierno General. Este detalle es digno de destacar porque demuestra que al menos hasta el 20 de julio A. Eichmann, el máximo responsable de la deportación de los judíos, no tenía pensado exterminar a los niños judíos franceses en Auschwitz.

El 11 de agosto un miembro de la policía alemana de París dirigió un teletipo a la RSHA solicitando información sobre la manera en que la deportación de los ninos debía tener lugar. Lo más significativo de este documento es el encabezamiento, que dice:

“Asunto: deportación de judíos a Auschwitz; aquí evacuación de los niños judíos (Abtransport von Juden nach Auschwítz; hier Abschub der Judenkinder)”. {4} Dos días más tarde, contestaba la RSHA mediante otro teletipo ordenando que los niños judíos debían ser enviados “poco a poco (nach und nach)” en los transportes de adultos previstos a Auschwitz. En “ningún caso (keinesfalls)” podían ser puestos en camino convoyes compuestos de niños exclusivamente. Este teletipo lleva un encabezamiento muy semejante al primero: “Asunto: deportación de judíos a Auschwitz, allí evacuación de los niños judíos (Abtransport von Juden nach Auschwitz, dort Abschub der Judenkinder)”. {5} Véase una reproducción en el Documento II.

{1 CDJC, XXVb-80, 18 julio 1942.

2 Nombre con el que era conocida aquella parte del territorio de la antigua Polonia que no había sido incorporada al Reich y que estaba sometida una administración especial alemana.

3 CDJC, XXVI-46t 21 julio 1942.

4 CDJC, XXVb-123, 11 agosto 1942.

5 CDJC, XXVb-126, 13 agosto 1942.}

A mi juicio, cabe interpretar estos documentos de la manera siguiente: al principio estaba previsto deportar a los niños judíos al Gobierno General, pero dado que no era aconsejable -seguramente por razones propagandísticas- poner en marcha convoyes [31] compuestos en su totalidad por niños, se decidió enviarlos poco a poco, mezclados con los judíos adultos, en los transportes destinados a Auschwitz. Una vez allí (dort, hier), en Auschwitz, los niños serían deportados de nuevo, probablemente al Gobierno General.

Esta interpretación respeta el texto de los encabezamientos de los teletipos a la vez que es coherente con el contexto.

En suma, lo que resulta tras el examen de los documentos es que el principal objetivo de los alemanes era facilitar mano de obra judía a la industria de guerra situada en Auschwitz. En cuanto a la deportación de los niños y personas no aptas para el trabajo, la intención era deportarlos al Gobierno General. Sin embargo, a causa de las circunstancias, fueron deportados también a Auschwitz, aunque probablemente solo de paso.

Esta versión resulta dificilmente conciliable con la teoría generalmente aceptada de la deportación para el exterminio. Si los alemanes realmente hubiesen querido aniquilar a todos los judíos, no se habrían molestado en confeccionar extensos memorandos sobre las condiciones que debían reunir los destinados a la deportación, ni habrían vacilado en incluir a niños. Lo lógico es que, ya desde el principio, hubiesen deportado a todo judío al que capturaran.

En definitiva, los documentos de la policía alemana de París no dan pie a pensar en ningún momento que el verdadero objetivo de los alemanes era exterminar a los judíos.

Como ha reconocido un estudioso de los archivos del CDJC, “no hay un solo documento de nuestra colección que precise de manera unívoca esia ecuación siniestra deportación = exterminio”. {1} La conclusión es, obviamente, que de ningún modo puede sustentarse en estos documentos la [32] tesis de que los alemanes enviaban judíos a Auschwitz para ser exterminados en masa.

[35]

SUBIR

.

.

3 LA RESISTENCIA POLACA Y EL GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO

Auschwitz (u Oswiecim, según la denominación polaca) había pertenecido a Polonia hasta 1939. Tras la invasión alemana, Auschwitz y la Alta Silesia fueron anexionados al Reich. No obstante, el gobierno polaco en el exilio (en adelante GPE) que se formó tras la derrota no reconoció nunca las anexiones alemanas. Auschwitz, por tanto, seguía siendo considerado por el GPE como propio. En consecuencia, la resistencia clandestina polaca, que en su mayor parte seguía las instrucciones del gobierno en el exilio, también actuaba en Auschwitz y sus alrededores, donde existía además una cantidad considerable de población de origen polaco.

{1 Steinberg, L.: Les autorités allemandes en France occupée, pág. 99.}

He partido por tanto de la hipótesis de que si en la segunda mitad de 1942 -periodo durante el cual tuvo lugar la deportación de judíos de Francia y Bélgica- se hubiese producido una masiva matanza de judíos en Auschwitz, la resistencia y el GPE habrían, muy probablemente, sabido de ella y habrían reaccionado de algún modo.

Veamos en primer lugar qué posibilidades tenía la resistencia polaca de obtener información de lo que ocurría en el campo.

Ya desde octubre de 1940 existía una organización de resistencia en el interior del campo de concentración. Había sido fundada por un oficial polaco, Witold Pilecki, que fue detenido y enviado a Auschwitz en septiembre de 1940. Por las mismas fechas se había constituido también un grupo de resistencia del partido socialista polaco. Más tarde, en 1941, se formó además una organización derechista. {1} Las distintas organizaciones establecían contacto entre sí más o menos frecuentemente en [36] función de sus afinidades nacionales o ideológicas.

Entre los objetivos de la resistencia estaba la “reunión de pruebas relativas a los crímenes cometidos por los SS y su transmisión al exterior”. {2} Las organizaciones clandestinas crecían conforme se iban extendiendo las instalaciones del campo de concentración. En Birkenau, filial de Auschwitz, existía ya una organización secreta desde finales de abril de 1942. El contacto entre la organización de Birkenau y la del campo central en Auschwitz se realizaba casi diariamente por medio de un enlace. Una de las tareas principales del grupo de Birkenau era la de obtener información. {3} Los efectivos de la resistencia crecían espectacularmente. Unicamente la organización de W. Pilecki disponía ya en 1942 de alrededor de 1.000 miembros entre Auschwitz y Birkenau. W. Pilecki afirma que solo en el mes de marzo de 1942 reclutó personalmente a más de 100 personas. Aparte estaban las fuerzas clandestinas de nacionalistas y socialistas. {4} Los grupos de resistencia eran ya tan fuertes en el año 1942 que habían conseguido introducir sus tentáculos en los centros neurálgicos de la vida del campo. Sus miembros controlaban el hospital, la oficina de asignación de trabajo, la oficina central, la cocina, la oficina de construcciones, los almacenes de alimentos y de ropa, muchos destacamentos de detenidos (Xommandos) e incluso el departamento político. {5} Por otro lado, los contactos entre el interior del campo y el exterior se veían facilitados por la propia situación de Auschwitz. Como ha reconocido el autor Walter Laqueur, Auschwitz no estaba en el desierto, sino en una zona densamente industrializada y muy poblada, cerca de ciudades importantes como Beuthen, Gleiwitz, Hindenburg (Zabrze) y Katowice. Auschwitz, además, era un {1 JAROSZ, B.: Le mouvement de la résistance à l’intérieur et à l’extérieur du camp, págs. 145-147, 150.

2 Idem, pág. 158.

3 Garlinski, J.: Fighting Auschwitz, págs. 9798.

4 Idem, pág. 110.

5 Idem, pág. 175.}

[37] verdadero “archipiélago”, con cerca de 40 subcampos que dependían administrativamente de él. {1} Además de la peculiar situación de Auschwitz, los contactos se veían facilitados por el hecho de que muchos de los detenidos realizaban trabajos fuera del campo, junto a la población civil, y porque numerosos trabajadores civiles trabajaban dentro del campo.

En concreto, por lo que respecta a los trabajadores civiles, baste decir que eran centenares y que había tanto alemanes como polacos. Estos trabajadores llegaban al campo por la mañana y se marchaban por la tarde al acabar su jornada laboral. {2} Su utilización se debía a la gran cantidad de trabajo que precisaba hacerse en el campo y al hecho de que entre los detenidos no había apenas trabajadores especialistas. Tanto civiles como detenidos trabajaban juntos. {3} A pesar de las medidas de vigilancia y control adoptadas (alambradas, torres de vigilancia, perros policía, patrullas, etc.) y a causa del creciente número de presos y al trabajo que se hacía fuera del campo, les era imposible a los alemanes prevenir el contacto de los detenidos con la población local, que era casi exclusivamente polaca. {4} Los contactos clandestinos entre el campo y el exterior adquirieron pronto carácter regular, sobre todo en lo relativo al intercambio de cartas y paquetes. Una de las organizaciones clandestinas del campo estableció pronto un enlace permanente que le permitía informar regularmente mediante cartas a un grupo de resistencia en Cracovia. En esta ciudad se han conservado 350 de estas, cartas, “fracción de un total mucho más importante”. {5} Además, se ha constatado la existencia en Auschwitz de una emisora de radio clandestina. Había sido instalada secretamente en el sótano del block 20 [38] en la primavera de 1942. Por medio de contactos y correos la dirección del distrito de Silesia de la resistencia logró saber la longitud de onda en que emitía. La emisora estuvo funcionando durante siete meses, transmitiendo información sobre las condiciones de vida del campo, a pesar de lo cual los alemanes nunca lograron descubrirla. En el otoño de 1942 dejó de emitir. {6} A consecuencia de todo ello, ya en el primer año de vida del campo existía un permanente, aunque frágil, enlace entre éste y la sección de información del distrito de Cracovia de la resistencia polaca. Tan es así que a finales de 1941 fue creada en el cuartel general de la resistencia en Cracovia una célul2a especial para enlazar con el campo de Auschwitz. {7} Los contactos secretos Auschwitz-exterior eran frecuentes y estaban bien organizados desde 1942, de manera que W. Pilecki estaba en “constante relación” tanto con

{1 Laqueur W.: The Terrible Secret págs. 2223.

2 Idem, pág. 24.

3 Garlinski, J.: Fighting Auschwitz, pág. 43.

4 Idem, págs. 4345.

5 Langbein, H.: Hommes et femmes à Auschwitz, pág. 252.

6 Garlinski, J.: Fighting Auschwitz, págs. 100-101.

7 Idem, pág. 46.}

el cuartel general clandestino en Varsovia como con los comandantes de distrito de Cracovia y Silesia. {1} Las vías por las que se pasaba la información no eran siempre rigurosamente encubiertas. En numerosas ocasiones los mensajes salían de Auschwitz por un medio mucho más sencillo: llevados por los detenidos liberados por los alemanes. Las liberaciones de detenidos fueron particularmente numerosas durante 1942: hubo 952 liberaciones durante la primera mitad de ese año y 36 los seis meses siguientes. {2} De lo expuesto cabe extraer la conclusión de que a causa de su situación geográfica y de sus propias características como campo de trabajo abierto a los trabajadores civiles, Auschwitz no era de por sí el lugar más adecuado para guardar un secreto. Si a ello se añade la eficacia con la que trabajaban los [39] grupos de resistencia, que incluso manejaban emisoras de radio, habría que concluir que para la resistencia polaca el campo de Auschwitz era prácticamente transparente. En consecuencia, si en Auschwitz se hubiese producido un exterminio masivo de judíos, sin duda se habría conocido con detalle y en breve plazo en el cuartel general de la resistencia en Varsovia.

SUBIR

.

.

3.1 LOS INFORMES DE LA RESISTENCIA POLACA

La principal colección de documentos de la representación del GPE en el interior de Polonia la Delegatura- sobre el campo de Auschwitz ha sido publicada por el PMO con el título Obóz koncentracyjny Oswi,ecim. W swietle akt delegatury rz,adu RP na kraj {EL campo de concentración de Oswiecim a la luz de los documentos de la Delegatura del gobierno de la República Polaca en el país). Esta recopilación se ha realizado en base a los documentos originales contenidos en los archivos del Instituto de Historia del Partido del Comité Central del Partido Obrero Polaco Unificado (comunista). {3} Esta obra es una recopilación, al parecer exhaustiva, de todos los documentos de la resistencia polaca relacionados con Auschwitz.

A continuación se relacionan y comentan brevemente todos los documentos publicados en esta obra correspondientes al periodo agosto-diciembre de 1942, durante el que supuestamente se produjo la matanza de decenas de miles de judíos, entre ellos varios miles procedentes de Francia y Bélgica. Cada texto va encabezado por el título, nombre de la publicación o del documento y fecha.

[40]

{1 Idem, págs. 102, 143.

2 Laqueur, W.: The Terrible Secret, pág. 169.

3 Obóz koncentracyjny Oswiçcim ( en adelante Obóz), pág. XIII.}

a) “Memoria de la situación en el país en el periodo comprenldóido entre el 16 de julio y el 25 de agosto de 1942”. {1} Se refiere que de vez en cuando se efectuaban revisiones a los enfermos. Parte de ellos iba a parar a las cámaras de gas.

Los judíos no son mencionados.

b) “Informacióe periódica” nr. 31 (56). Suplemento. 26 aqosto 1942. {2} Contiene en su mayor parte informaciones facilitadas en la “Memoria” anterior.

Los judíos no son mencionados.

c) “Carta escrita en el campo de Oswiecim”. 29 agosto 1942. {3} Trata de los métodos para matar prisioneros. Se señala la existencia de cámaras de gas: “Lo más terrible son las ejecuciones masivas por medio de gas en cámaras especiales (w komorach specjalne)”, donde caben 1.200 personas. “Están acondicionadas como baños con duchas, de las que desgraciadamente en lugar de agus sale gas (zamiast wody wydobywa sie gaz)”. Han muerto así 300.000 personas. También son ejecutados de este modo los enfermos de tifus.

El texto tiene 68 líneas, de las que apenas 8 aluden a las cámaras de gas.

Los judíos no son mencionados.

d) “Información periódica” nr. 33 (58). 8 septiembre 1942. {4} “Oswiecim. El campo cuenta actualmente con alrededor de 100.000 prisioneros, de ellos alrededor de 70.000 judíos de toda Europa. En el campo se cuentan tantos casos de tifus que incluso la guardia SS no abandona el campo. Los prisioneros tampoco salen [41] al exterior a trabajar. Se aíslan bloques enteros. En el último mes se organizaron en el territorio del campo: 1) instalaciones de cámaras de gas (zainstalowano komory gazowe), en las que se envenena a los judíos (1.000 personas al día de media)…”.

e) “Informe sobre la situación en el país en el periodo 26 agosto a 10 de octubre de 1942”. 10 octubre 1942. {5} Contiene noticias del interior de Auschwitz fechadas a finales de agosto. En el curso de 1942 llegaron alrededor de 30.000 judíos y 150 [15.000] judías y niños judíos. “De esta cantidad han sido inscritos en las listas de prisioneros alrededor de 3.000 judíos y 7.000 judías, todos los niños han sido enviados a las cámaras de gas”. En las cámaras de gas “se envenenaba principalmente a prisioneros bolcheviques y judíos. De entre los polacos, sobre todo a los enfermos incurables”.

Este informe tiene una extensión de 180 líneas aproximadamente, de ellas apenas 7 hacen referencia a los judíos y a las cámaras de gas.

{1 Obóz, págs. 36-38.

2 Obóz, págs. 39-40.

3 Obóz, págs, 42-43.

4 bóz, pág. 44.

5 Obóz, págs. 45-50.}

f)”Información periódica” nr. 39, (64). 23 octubre 1942. {1} “Hasta el 15 de agosto [de 1942] el ‘libro de fallecidos (ksiega zmarlich)’ registraba oficialmente 18.800 incinerados. Pero aparte de estos números oficiales (prisioneros de Polonia y del Reich), murieron miles de judíos de Polonia, Francia, Holanda y Alemania, además de serbios, checos, eslovacos, húngaros, incluso italianos, además seguramente de un número de polacos ‘desplazados”‘. El énfasis lo pone este documento en los prisioneros de guerra rusos: “llegaron a lo largo de 1941 alrededor de 60.000 y ninguno se salvó:

sufrieron la acción de los gases de guerra (próbowano na nich [42] dzia]ania gazow bojowych)”. Los bienes, oro y joyas confiscados a los judíos de Francia y Holanda sobrepasaron los 60 millones de marcos de antes de la guerra. “Según el informe de un SS, se hacía trabajar a las cámaras eléctricas (komorach elektr.), donde se llevaba cada noche a 2.500 [víctimas]. Las ejecuciones tienen lugar en baños eléctricos y en cámaras de gas (lazni elektrycznej i w komorach gazowych)”. Los perros del campo exterminaban también a gran número de víctimas.

g) 1 noviembre 1942 (documento sin encabezamiento). {2} Se ejecutaba a los prisioneros por medio de un “martillo neumático (Lufthammer)”.

Se evadieron 70 prisioneros de guerra soviéticos.

Los judíos no son mencionados.

h) “Departamento de Información. Sección occidental”. 12 noviembre 1942. {3} Contiene información recientísima del interior de Auschwitz: de los días 26 de octubre y 2, 3 y 4 de noviembre. Se informa sobre la ejecución de polacos y el aniquilamiento en cámaras de gas de prisioneros soviéticos. La única referencia a los judíos es la siguiente: “Los efectivos numéricos en el campo de concentración de Oswiecim se elevaban al 31 de octubre del año en curso a alrededor de 75.000 personas, tomando en consideración a los judíos estacionados en el campo”.

i) “Memoria de la situación en el país en el periodo comprendido entre el 11 de octubre y el 15 de noviembre de 1942”. 15 noviembre 1942. {4} Lo más significativo de este documento es lo siguiente: “El libro oficial de prisioneros incinerados en los crematorios de Oswiecim muestra [43] hasta el día 15 de agosto de este año 18.000 nombres de mártires. En este libro no figuran decenas de miles de personas que fueron llevadas a Oswiecim únicamente para ser exterminadas de inmediato en cámaras de gas. Afecta esto ante todo a prisioneros soviéticos y a judíos, pero también sin duda a cantidad de polacos”.

{1 Obóz, pág. 52.

2 Obóz, pág. 54.

3 Obóz, pág. 55.

4 Obóz, pág. 56.}

i) “A la central (Do centrali)”, Noviembre 1942. {1} El título indica que el documento estaba destinado al GPE. En un anexo figuran varios textos bajo el epígrafe general de “Copias de memorias e informes del campo penal (obozu carnego) de Oswiecim”.

El primer informe contiene datos recogidos hasta el 15 de julio de 1942, antes de que empezara a llegar el grueso de los judíos de Francia y Bélgica. Muchos transportes iban a la cámara de gas, que denomina Degasungskammer (sic), entre ellos 12.000 prisioneros bolcheviques, 8.000 polacos y 35.000 judios.

En el segundo informe (“Fragmentos de la descripción de uno de los prisioneros de Oswiecim”) se hace una exposición general del campo. No se menciona el exterminio de judíos.

En el tercer texto (“De la correspondencia de uno de los prisioneros de Oswiecim”)

se señala que cada semana llegaban normalmente “dos transportes de judíos de Eslovaquia, Francia y del Gobierno General. Los judíos del Gobierno General son envenenados en masa; es difícil determinar una cifra, pero es enorme”. Y también: “Yacían unos 15.000 [judíos] en torno a las cámaras de gas, a pesar de que cada día se los llevaban en carretas”.

El cuarto y último testimonio (“Fragmento de la correspondencia de Oswiecim”)

señala que se enviaba a los enfermos a las cámaras de gas o se les inyectaba veneno, práctica esta última que se aplicaba [44] cada vez más a menudo a los judíos.

k) “Informe semanal del Cuerpo Estatal de Seguridad (Panstwowego Korpusu Bezpieczenstwa)”. 1 diciembre 1942. {2} Informa sobre la llegada de convoyes de la prisión de Pawiak (Varsovia) y sobre la situación general en el campo.

Los judíos no son mencionados.

l) “Informe semanal del Cuerpo Estatal de Seguridad”. 10 diciembre 1942. {3} Se cita la evasión de prisioneros de Oswiecim.

Los judíos no son mencionados.

m) “El Gobierno General bajo el taló2n del terrible terror del ocupante”. 20 diciembre 1942. {4} Se limita a mencionar la llegada de convoyes de polacos a Oswiecim.

Los judíos no son mencionados.

n) “Anexo nr. 44 del periodo 16-31 diciembre 1942”. 31 diciembre 1942. {5} {1 Obóz, págs. 58-70.

2 Obóz, págs. 72-73.

3 Obóz, págs. 73-74 4 Obóz, págs. 74-75.

5 Obóz, págs. 75-76.}

Se señala que entre los detenidos de Oswiecim hay 8.588 judíos, entre ellos 2.621 franceses. En el campo de mujeres hay judías de Francia. Por último, el documento menciona que se mata por medio de inyecciones de fenol en el corazón a judíos “con un claro estado patológico”.

En resumidas cuentas: de los 14 documentos citados solo en 5 se hace referencia al exterminio de judíos (documentos d, e, f, i y j) y en alguno de ellos de manera muy vaga.

Además, las menciones del [45] aniquilamiento ocupan comparativamente poco espacio: por ejemplo, solo 8 líneas de un total de 68 en el documento c y solo 7 líneas de un total de 180 en el documento e. En 33 páginas de apretado texto hay apenas unas pocas y, en general, vagas líneas relativas al aniquilamiento sistemático de judíos. Sin embargo, solo en el mes de agosto de 1942 llegaron una treintena de convoyes de judíos, principalmente de Francia, Bélgica y Holanda, pero también de Eslovaquia, Yugoslavia y Polonia. Es decir, prácticamente un convoy cada día. Sus integrantes, según se admite generalmente, iban a parar en su mayor parte a las cámaras de gas. {1} Se trataba, por tanto, de una gran matanza que habría merecido en los documentos de la resistencia una mención más digna de notar que el silencio completo o meras referencias de pasada.

Por otro lado, las referencias a matanzas sistemáticas no son exclusivas de los judíos.

Según estos documentos, se exterminaba también a prisioneros de guerra rusos, a polacos y a enfermos. Los judíos son en estos textos solo un grupo más al que los alemanes aniquilaban. Incluso en ocasiones se pone más énfasis en el exterminio de prisioneros soviéticos (documentos e, f y h), mientras que, de acuerdo con la tesis generalmente admitida, el aniquilamiento de soviéticos y de otros grupos habría sido insignificante frente a la masiva matanza de judíos.

No obstante, en un documento interno de la resistencia de enero de 1943 se hace mención de forma expresa a una gigantesca matanza de judíos. Este documento anuncia que desde la apertura del campo hasta el 15 de diciembre de 1942 502.000 judíos de Francia, Bélgiqa y Holanda fueron “intoxicados con gas (zagazowanych). {2} Sin embargo, esta cifra es exageradísima. Supone más del doble del número total de deportados de estos tres países a lo largo de toda [46] la guerra. Pero lo más importante a destacar es que la resistencia polaca no podía haberse enterado de este suceso de repente. Si una cantidad significativa de judíos hubiese sido exterminada, la resistencia sin duda lo habría sabido antes y lo habría mencionado de modo inequívoco y rotundo en alguno de sus documentos. En efecto, una matanza de esas proporciones no se podía haber ejecutado al instante, sino que tenía que haberse producido a lo largo de varios meses. Es por ello por lo que los 14 documentos de la resistencia antes expuestos constituyen, a mi juicio, un desmentido a esta nueva información.

{1 Czech, D.: Kalendarium, 1989, págs. 263-292.

2 Obóz, págs. 79-80.}

SUBIR

.

.

3.2 LOS DOCUMENTOS DEL GOBIERNO POLACO EN EL EXILIO

Tras la invasión de Polonia por Alemania y la Unión Soviética en septiembre de 1939 se formó un gobierno polaco en el exilio. Este gobierno se fijó como misión combatir al lado de los Aliados para obtener de nuevo la independencia de Polonia. Tuvo como sedes sucesivamente París, Angers y, desde junio de 1940, Londres. Fue reconocido por todas las naciones aliadas.

El GPE de Londres mantenía estrecho contacto con su representación en el territorio ocupado, la Delegatura, y a través de ésta con todas las ramificaciones de la resistencia.

Los mensajes e informes eran enviados clandestinamente desde el interior de Polonia a Londres bien por radio (unos 300 al mes), bien a través de mensajeros (una vez al mes). {1} El GPE, por tanto, estaba al corriente de lo que sucedía en Polonia. Y si se hubiese producido una gran matanza de judíos a lo largo de [47] varios meses en Auschwitz, es lógico pensar que el GPE lo habría sabido en un plazo breve de tiempo y lo habría reflejado en alguno de sus documentos oficiales, especialmente en los que hacían referencia a los judíos en particular.

Veamos a continuación los principales documentos emitidos por el GPE en 1942 sobre lo que ocurría en el interior de Polonia.

a) “Informe sobre condiciones en Polonia (Report on Conditions in Poland), 27 Nov 1942”. {2} En el encabezamiento se indica que el GPE había recibido el informe procedente de Varsovia el 27 de noviembre de 1942. El documento consta de 127 folios mecanografiados y está escrito en inglés. Está dividido en varios apartados y pretende dar una visión global del interior de Polonia desde la invasión alemana. Contiene información muy reciente, ya que cita acontecimientos producidos a principios de noviembre de 1942. El capítulo que aquí más nos interesa es el que hace referencia a la “persecución de los judíos” (págs. 58-

59). Según el texto, los alemanes habían decidido exterminar a todos los judíos y estaban utilizando Polonia “como un lugar de descarga (as a dumping place) para judíos de toda Europa, con el expreso propósito de matarlos”. Una vez en Polonia, los alemanes, “habiendo abolido los ghettos polacos, proceden a aniquilarlos por medio de armas poderosas y efectivas”. Las ejecuciones se llevaban a cabo “por medio de ametralladoras, en cámaras de gas especiales, por electrocución o en ‘trenes de la muerte”‘. En este contexto el informe revela que “varios contingentes de judíos de Europa occidental han alcanzado ya el suelo polaco”.

En uno de los apéndices del documento (VII-2) se habla de los campos de concentración donde {1 Bor-Komorowski, T.: The Secret Army, pág. 150.

2 Hoover Institution, Poland, Ambasada (U.S.), Box 29.}

[48] eran internados los polacos. Entre ellos es citado el campo de Auschwitz, del que se da información precisa sobre las condiciones de habitabilidad, higiénicas y de trabajo, así como sobre el vestuario, los castigos y la mortalidad. Es evidente, por tanto, que el GPE conocía bien lo que ocurría en el interior de Auschwitz.

Finalmente, el documento se explaya en los últimos apéndices sobre el aniquilamiento de judíos en diferentes partes de Polonia:en Belzec, donde los judíos eran electrocutados (apéndice 3), en Varsovia (apéndices 4, 5 y 6) y en los campos de Treblinka y Sobibor (apéndice 7). Sin embargo, en ninguna parte a lo largo del documento se precisa que los judíos estuviesen siendo aniquilados en Auschwitz.

b)”Informe (sprawozdanie) Nr. 6/42. 23 diciembre 1942. {1} Se trata de un documento oficial mecanografiado, escrito en polaco y de una extensión de 82 páginas. Lleva un encabezamiento del ministerio del Interior, Sección Social. Va fechado en Londres el 23 de diciembre de 1942. Lleva la calificación de “secreto (tajne)” y se indica que es para “uso exclusivo del servicio”. Va firmado por el ministro del Interior, St. Mikolajczyk. Recoge información general del interior de Polonia correspondiente, en su mayor parte, a la segunda mitad de 1942.

El documento está dividido en varios capítulos y contiene distintos informes, memorias, mensajes y cartas enviados del interior de Polonia. Uno de ellos es una memoria sobre la situación general entre el 16 de julio y el 25 de agosto de 1942. El campo de Auschwitz es mencionado en relación con el envío de prisioneros polacos capturados en redadas masivas. Se mencionan matanzas de judíos en varios lugares: Lublin, Rzeszow, Tarnow, Cracovia, Lwow y [49] Varsovia. En concreto, se señala que había comenzado la liquidación del ghetto de Varsovia y que grandes cantidades de judíos eran aniquilados en los “campos de la muerte de Belzec, Sobibor y Treblinka II” (págs. 34-36).

El espacio más amplio del documento va dedicado a la “liquidación de los judíos en Polonia” (págs. 42-69), que se ocupa casi con exclusividad de la liquidación del ghetto de Varsovia.

Por último, el documento dedica dos páginas al campo de Auschwitz (págs. 70-71), aunque solo contiene información hasta el 1 de junio de 1942. Menciona como métodos de exterminio el “martillo neumático (Hammerluft)”, los fusilamientos y las cámaras de gas.

Este último método era utilizado para matar enfermos, personas no aptas para el trabajot bolcheviques “y últimamente convoyes de judíos (i ostatnie transporty zydów)”. Esta constituye la única alusión en todo el informe a los judíos en Auschwitz.

c) “El exterminio en masa de judíos en la Polonia ocupada por los alemanes (The Mass Extermination of Jews in German Occupied Poland)”. {2} Es un documento oficial, escrito en inglés, del ministerio de Asuntos Exteriores del GPE. Fue publicado en Londres en diciembre de 1942. Contiene varios textos y {1 Hoover Institution, Poland, Min. Spraw Wewnetrznych, Box 3.

2 Studium Polski Podziemnej, 2318.}

declaraciones oficiales del GPE emitidos entre el 27 de noviembre y el 17 de diciembre de 1942. El documento está destinado específicamente, como señala su título, a llamar la atención del mundo sobre las matanzas de judíos que supuestamente practicaban los alemanes.

El documento dice reunir los “más recientes informes” recibidos de Polonia “durante las últimas semanas” sobre los “nuevos métodos de matanza en masa aplicados durante los últimos meses” (págs. 4-5). Se enumeran los diferentes lugares donde se [50] llevaba a cabo el exterminio de judíos, citándose una veintena de localidades, con especial mención del ghetto de Varsovia. Lo más importante a destacar es que este documento, que declara tener una amplia y recientísima información sobre lo ocurrido a los judíos en Polonia, no menciona ni una sola vez el nombre de Auschwitz.

d) “Polish Fortnightly Review”

La “Polish Fortnightly Review” era una publicación oficial quincenal del ministerio del Interior del GPE. Constituía uno de “los principales vehículos para difundir la propaganda polaca en lengua inglesa” y el medio principal “a través del cual el gobierno facilitaba información a la prensa occidental”. {1} Desde el primer número de esta revista, en julio de 1940, hasta el 1 de mayo de 1945, no se encuentra el más mínimo vestigio de que los judíos fuesen exterminados en Auschwitz. Con la particularidad de que si bien el campo de Auschwitz es repetidamente mencionado, no hay la menor referencia a que allí se exterminase a judíos y, paralelamente, si bien el exterminio de judíos es citado con frecuencia, nunca se menciona que se produjera en Auschwitz. {2} En definitiva, parece evidente que el exterminio de judíos constituía uno de los puntos centrales de la propaganda polaca a finales de 1942. Esta propaganda enumeraba con frecuencia los lugares donde supuestamente se practicaba esta matanza. Y es muy significativo que entre la cincuentena de localidades en las que, según los documentos citados, se exterminaba a judíos, no estuviera Auschwitz. Por otro lado, estos informes indican claramente que lo que ocurría en el campo de Auschwitz era conocido por el GPE.

[51]

La conclusión que cabe extraer entonces es que si el GPE no reveló que en Auschwitz se estuviera llevando a cabo tal matanza, cuando debería de haberlo hecho porque convenía a su propaganda y porque sabía lo que pasaba en el interior del campo, se debe -con toda probabilidad- a que en Auschwitz no se produjo aniquilamiento de judíos alguno, al menos no lo bastante significativo como para ser revelado.

Por tanto, tampoco en base a los documentos de la resistencia polaca y del GPE cabe admitir que se estuviera practicando en Auschwitz en 1942 una matanza de judíos en general y de judíos de Francia y Bélgica en particular.

{1 Engel, D.: In the Shadow of Auschwitz, págs. 192, 172.

2 Para más detalles véase Aynat, E.: Auschwitz & the Exile Government of Poland in the “Polish Fortnightly Review”.}

[55]

SUBIR

.

.

4 INDICIOS DE QUE AUSCHWITZ NO ERA LA META FINAL DE LA DEPORTACION

Según la versión hoy generalmente aceptada, todos los convoyes de judíos salidos de Francia y Bélgica en 1942 finalizaron el víaje en Auschwitz. Parte de los convoyes realizaba un viaje ininterrumpido entre Francia o Bélgica y Auschwitz. Otra parte, como ya se ha indicado, efectuaba una parada previa en Cosel, a unos 100 kilómetros al oeste de Auschwitz, donde descendían todos o parte de los hombres aptos para el trabajo. Acto seguido el convoy seguía el trayecto hasta Auschwitz. Una vez en el campo, unos cuantos hombres y mujeres eran matriculados como detenidos y el resto era aniquilado sistemáticamente y de inmediato en cámaras de gas. En ninguno de los casos, según esta versión, ningún deportado conseguía pasar más allá de Auschwitz. {1} Sin embargo, algunas fuentes desvelan que gran parte de los judíos desplazados de países occidentales eran enviados a territorios situados mucho más al este. Según es¿as fuentes, por tanto, el viaje no acababa trágicamente en Auschwitz, al menos para muchos de los deportados.

La deportación de judíos en general y de judíos occidentales (de Francia, Bélgica y Holanda) en particular era un fenómeno que no pasaba desapercibido a los Aliados. Los gigantescos movimientos de masas que estaban teniendo lugar en Europa, y entre ellos el desplazamiento de la población judía, no podían dejar indiferentes a los observadores más perspicaces. En 1943, un demógrafo americano, el profesor Eugene M. Kulischer, publicó una obra donde analizaba los movimientos de población habidos en Europa desde el inicio de la guerra. {2} Kulischer tuvo acceso a numerosas fuentes de [56] información de los países y grupos étnicos o nacionales afectados por el problema. En concreto, Kulischer recibió datos de una treintena de organismos, entre los que se encontraban el American Joint Distribution Committee, el Belgium Information Centre, el Central and Eastern European Planning Board, el French Information Centre, la Cruz Roja Internacional, el Institute of Jewish Affairs, la Legación letona en Washington, el consulado general lituano en Nueva York, la Office of Population Research y el Polish Information Centre. {3} Para Kulischer la deportación de los judíos se encuadra en el contexto general de los masivos movimientos de población, voluntarios o forzosos, que se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial. Los judíos eran enviados al este de Europa principalmente para trabajar. En palabras del autor, la deportación de judíos al este es “el equivalente del {1 Klarsfeld, S.: MDJF, pág. 9; MDJB, págs. 2223.

2 Kulischer, E.: The Displacement of Population in Europe.

3 Id., págs. 4-5.}

reclutamiento para el trabajo en el Reich, al cual está sujeto el resto de la población de la Europa controlada por los alemanes, y su traslado (removal) cada vez más lejos al este está sin duda relacionado con la necesidad de satisfacer las necesidades del ejército cerca del frente”. {1} En esta corriente general hacia el este participaban también los judíos de Francia, Bélgica y Holanda: “Se ha informado que muchos judíos europeos occidentales han sido enviados a las minas de Silesia. La gran mayoría fue enviada al Gobierno General y, en número siempre crecientef al área del este, es decir, a los territorios que estuvieron bajo dominio soviético desde septiembre de 1939 y a otras áreas ocupadas de la Unión Soviética”. {2} Una vez en estas áreas, los judíos eran internados en campos de trabajo o en ghettos de acuerdo con su aptitud para el trabajo. Kulischer recalca que los ghettos y campos de trabajo “en los territorios del este ocupados por Alemania se han convertido en el [57] destino de los deportados tanto de Polonia como de Europa occidental y central”. {3} En concreto, los ghettos del Gobierno General y de los territorios del este eran “el destino usual (the usual destination” de los judíos deportados de Europa occidental. {4} Kulischer indica también que muchos de los judíos deportados del ghetto de Varsovia en el verano de 1942 habían sido enviados “a los campos de trabajo del frente ruso; otros a trabajar a los pantanos de Pinsk, o a los ghettos de los países bálticos, Bielorrusia y Ucrania”. {5} Aunque no lo indica expresamente, éstos deberían ser probablemente los lugares evocados por Kulischer bajo el nombre genérico de “territorios del este”, hacia los que se tendía a desplazar a todos los judíos en general.

Existen también fuentes en el interior de Polonia que confirman que los judíos occidentales iban a parar a ghettos, si bien como fase previa al exterminio: “Después de que los alemanes concluyeran sus preparativos -confinando a los judíos polacos en ghettos e introduciendo numerosos transportes de judíos de Europa occidental- comenzó el primer acto de la tragedia”. {6} En el mismo sentido se pronuncian documentos oficiales del GPE, igualmente en el marco de una supuesta política alemana de aniquilación física de los judíos, de acuerdo con la propaganda de esa época: “Más particularmente, el gobierno polaco comunicó a los gobiernos de las Naciones Unidas información auténtica sobre la matanza en masa no solo de aquellos judíos a quienes los alemanes aplastaron en Polonia, sino también de los cientos de miles de aquellos a quienes han trasplantado de otros países y aprisionado en los ghettos que han establecido en nuestro país”. {7} Hay indicios más concretos que revelan que al menos parte de los judíos deportados de Francia y {1 Id., pág. 110.

2 Id., pág. 107.

3 Id., pág. 110.

4 Id., pág. 108.

5 Id., pág. 110-111.

6 Extracto de un informe de la Delegatura a Londres de 24 abril 1943 (“Biuletyn Informacyjny”, 29 abril 1943), en Righteous Among Nations, pág. 674.

7 “The Mass Extermination of Jews in German Occupied Poland”, Studium Polski Podziemnej, 2318}

[58] Bélgica en 1942 iban a lugares situados muy al este de Auschwitz, donde según la creencia hoy generalmente admitida no deberían estar.

En una carta de Gisi Fleischmann -activista sionista de Eslovaquia- de 24 de marzo de 1943 se reconoce la presencia de judíos belgas en la región de Lublin, en el este de Polonia. G. Fleischmann dice “Recibimos alrededor de 200 cartas de Deblin-Irena y Konskawola, distrito de Lublin, donde además de nuestros judíos también se encuentran [judíos] belgas (wo ausser unseren Juden sich auch belgische befinden), que llegaron en las últimas semanas”. {1} Un testigo ocular, I. Hertz, señala en un testimonio presentado al Comité Judío Antifascista de la Unión Soviética la existencia de judíos franceses y belgas en Ucrania en 1942: “Transportes de judíos llegaron a la estación de ferrocarril de Lvov desde Tarnopol, Sambor y Brzeziny, y la carga humana fue llevada a Belzec. Además, a través de Lvov pasaban trenes que contenían judíos de Bruselas, Amsterdam y París (trains passed through Lvov containing Jews from Brussels, Amsterdam and Paris); fueron enviados al mismo centro de exterminio”. {2} Algunos documentos revelan también la presencia de judíos occidentales en el ghetto de Varsovia. EL ya citado informe confidencial del GPE de 23 de diciembre de 1942 (vid.

págs.48-49) señala que en el ghetto de Varsovia había “un amasijo de seiscientos mil judíos locales y transportados de las provincias, incluso en parte de países occidentales ocupados por el ejército alemán (nawet czesciowo z krajów zachodnich, okupowanych przez armie niemiecka)”. {3} Y, más concretamente, en un informe de la Delegatura sobre el “problema judío” que cubre el periodo comprendido entre el 15 de octubre y el 15 de noviembre de 1942, se lee: “Personas que están en estrecho contacto con el ghetto de Varsovia declaran [59] que más transportes de judíos han estado llegando recientemente a Varsovia de Francia, Bélgica y Holanda. Estos transportes no han sido numerosos. El destino de estos judíos no se ha aclarado hasta el momento, pero no hay duda de que para muchos de ellos se trata solo de una estancia tempolral, que precede su traslado al este, al exterminio”. {4} También un documento alemán desvela implícitamente que se planeaba deportar a los judíos occidentales -de Francia, Bélgica y Holanda- a territorio ruso. El documento en cuestión es un resumen de una conferencia sobre “cuestiones judías (Judenfragen)” que tuvo lugar en Berlín el 1 de septiembre de 1942 en la oficina que tenía a su cargo la deportación de los judíos. A ella asistieron los agentes policiales alemanes encargados de la {1 Weissmandel, M.D.: Min Hametzar, facsímil reproducido en el anexo documental de esta obra, que está numerada con caracteres hebreos.

2 The Black Book, pág. 198.

3 Sprawozdanie Nr. 6/42, pág. 35, Hoover Institution.

4 Righteous Among Nations, pág. 667. Esta obra publica una traducción del documento original, que se encontraba en los archivos del Instituto de Historia del Partido del Comité Central del Partido Obrero Polaco Unificado (comunista), signatura 202/XV/Vol. 2. Según he podido averiguar, tras la disolución de este partido en 1990 sus archivos fueron repartidos entre varios centros de documentación de Varsovia. Hasta el presente me ha sido imposible obtener el documento original.}

deportación de los judíos en los países ocupados. Dos de los comparecientes procedían de Francia, uno de ellos el redactor del documento. La conferencia trató en especial de la evacuación de los judíos. El párrafo que aquí nos interesa dice lo siguiente:

“e) Compra debarracones (Barackenankauf). El SS Obersturmbannfuhrer Eichmann solicitó que se procediera inmediatamente (sofort) a la compra de los barracones encargados por el jefe de la policía de seguridad de La Haya. El campo debe ser instalado en Rusia (Das Lager soll in Russland errichtet werden). El envío de los barracones puede hacerse de manera que cada tren de transporte lleve consigo 3-5 barracones”. {1} Se deduce claramente del documento que judíos de países ocupados iban a ser evacuados a un futuro campo en Rusia, cuya construcción era inminente a tenor de las instrucciones de Eichmann. Este campo estaba destinado a judíos de países occidentales, ya [60] que los barracones se iban a comprar en Holanda y se transportarían poco a poco en los trenes de deportados. Además, el hecho de que asistieran dos representantes de la policía alemana de París y que uno de ellos recogiera en su nota de recapitulación de la conferencia -como una de las cinco cuestiones importantes tratadas- la compra de barracones, sugiere que también se preveía este campo en Rusia como lugar de destino para los judíos evacuados de Francia.

En definitiva, diversas fuentes apuntan a que los judíos deportados de Francia y Bélgica formaban parte de la corriente general de la población judía desplazada por los alemanes hacia zonas del este de Polonia y de Rusia. Los judíos, según estas mismas fuentes, estaban siendo internados en campos de trabajo y en ghettos. En todo caso, hay datos concretos que permiten afirmar, en contra de la tesis hoy generalmente aceptada, que al menos algunos grupos de judíos franceses y belgas fueron deportados más allá de Auschwitz.

[63]

SUBIR

.

.

5 LA CUESTION DE LOS SUPERVIVIENTES

Veamos ahora cuál es el mecanismo sobre el que se articula la tesis según la que los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 fueron casi totalmente aniquilados en Auschwitz.

Se observó en primer lugar que solo parte de los integrantes de los convoyes eran matriculados e ingresados en el campo de Auschwitz y que del resto no quedaba traza alguna, al menos por lo que respecta a la documentación que ha sobrevivido. A continuación se comprobó que muy pocos de los deportados volvieron a Francia y Bélgica {1 CDJC, XXVI-59, 1 septiembre 1942.}

en 1945. En concreto, se habla de 805 supervivientes de Francia {1} y 380 de Bélgica. {2} Por lo que respecta a Francia, el número de supervivientes es “aquel indicado oficiosamente por el ministerio de Antiguos Combatientes”G al que debían presentarse los deportados retornados. {3} Al parecer, todos estos supervivientes habían estado detenidos en Auschwitz. De todo ello se extrajo la conclusión de que los judíos no retornados a Francia y Bélgica en 1945 habían muerto a causa de la deportación, la mayoría en las cámaras de gas de Auschwitz.

Sin embargo, esta tesis es difícil de sostener, ya que sus dos premisas están viciadas de origen. Que no haya quedado rastro en los archivos de Auschwitz de los integrantes de un convoy no matriculados en el campo no significa necesariamente que éstos fuesen exterminados en cámaras de gas. Del mismo modo, no todos los deportados que no volvieron a Francia o Bélgica en 1945 tenían que estar forzosamente muertos.

Además, como se va a ver a continuación, los hechos también desmienten esta tesis.

[64]

En primer lugar, no todos los judíos no matriculados en Auschwitz fueron exterminados. Más de 30 años después de la guerra se logró saber que varios miles bajaron de los trenes en la localidad de Cosel, 100 kilómetros al oeste de Auschwitz. Estos hombres, por tanto, no llegaron a Auschwitz. A pesar de ello, se les consideraba exterminados hasta 1978, fecha en que se rectificó el error (vid. pág 13). Por otro lado, los indicios de la existencia de judíos franceses y belgas en el distrito de Lublin, en Lvov y en Varsovia (vid. pág 58) indican que ni fueron matriculados en Auschwitz ni tampoco fueron aniquilados.

En segundo lugar, no todos los supervivientes tenían que volver necesariamente a Francia o Bélgica. Para empezar, gran parte de los judíos deportados de Francia en 1942 eran apátridas o extranjeros. Si se examina la obra de S. Klarsfeld, {4} se podrá comprobar que solo un 15% aproximadamente de los judíos deportados de Francia en 1942 eran de nacionalidad francesa, y de ellos una buena parte eran niños nacidos en Francia de padres extranjeros. En consecuencia, la mayoría de los supervivientes no tendría una razón especial para volver a Francia en 1945, sobre todo teniendo en cuenta que en muchos casos había sido el mismo gobierno francés el que los había entregado a los alemanes.

Un ejemplo de que muchos judíos supervivientes no querían volver a sus países de origen o de los que fueron deportados lo encontramos en el campo de Bergen-Belsen, en Alemania. Este antiguo campo de concentración fue convertido después de la guerra en un centro de acogida para personas desplazadas, que aguardaban allí hasta que pudieran emigrar a otros países. En Belsen, “los detenidos judíos, que eran con diferencia el mayor grupo específico del campo (the largest single group in the {1 Klarsfeld, S.: Víchy-Auschwitz, pág. 331.

2 MDJB, pág. 23.

3 Klarsfeld, S.: MDJF, pág. 6.

4 Klarsfeld, S.: MDJF.}

[65] camp), no deseaban regresar a sus países europeos de preguerra, en su lugar querían instalarse en Palestina”. {1} Posiblemente el mismo deseo existiría entre los judíos de los restantes campos de personas desplazadas. Es también posible que los judíos que no deseaban emigrar a Palestina lo hicieran a ultramar. Parece lógico que si se les ofrecía la oportunidad de viajar, por ejemplo, a América o a algún dominio del Imperio Británico lo hicieran antes que volver a sus países de origen, en su mayoría en ruinas a causa de la guerra y donde lo habían perdido todo.

Además, existen pruebas concretas de que judíos deportados de Francia no volvieron a este país después de la guerra. S. Klarsfeld comprobó que según el ministerio de Antiguos Combatientes solo se habían presentado en 1945 11 supervivientes del convoy número 24.

No obstante, averiguó también que 12 integrantes de este convoy habían vuelto a Bélgica y no comunicaron su retorno al ministerio francés. {2} Gracias a esta simple indagación S.

Klarsfeld ha logrado incrementar el número de supervivientes de este convoy en más de un 100%.

Otro caso: S. Klarsfeld señala respecto al convoy número 8 de Francia que “según nuestras noticiasf existían en 1945 14 supervivientes, todos hombres”. {3} Sin embargo, he podido averiguar que una mujer deportada en este convoy, Jenny Spritzer, sobrevivió a la guerra y emigró a Suiza, donde escribió sus memorias. {4} Este caso es un buen ejemplo. J.

Spritzer, judía de nacionalidad alemana, se refugió en Holanda antes de la guerra. Tras la invasión alemana de Holanda huyó a Bélgica y de allí a Francia, donde fue capturada cuando se dirigía a España. De Francia fue deportada a Auschwitz. Si la estancia de esta mujer en Francia había sido solo circunstancial y nada le ligaba a este país, ¿qué necesidad tenía de volver a el en 1945? El caso de J. Spritzer es [66] paradigmático: gran parte de los judíos deportados en 1942 también eran extranjeros y se hallaban en Francia solo de paso, huyendo ante el avance alemán. En principio, y al igual que esta mujer, a estos supervivientes tampoco les movería un interés especial por volver a Francia en 1945.

S. Klarsfeld ha reconocido la existencia de esta situación: “A los 2.200 supervivientes (en 1945) que hemos podido descubrir en total, deben sin duda añadirse otros supervivientes que no pasaron a la vuelta ni por Francia ni por Bélgica. Toda clase de razonamientos nos incitan a estimar que el número total de supervivientes (en 1945) no debía exceder de 2.500”. {5} Hasta el momento me ha sido imposible saber en qué clase de razonamientos se ha basado S. Klarsfeld para llegar a esta conclusión.

Otra posibilidad es la de que los supervivientes volviesen a Francia con posterioridad a 1945. Este es el caso, por ejemplo, de Stanislas Jankowski, que fue deportado de Francia en 1942 y no volvió hasta mucho después de la guerra. {6} El caso de S.

{1 Kemp, P.: The Liberation of Bergen-Belsen Concentration Camp in April 1945, pág. 37.

2 Klarsfeld, S.: MDJF, convoy número 24.

3 Klarsfeld, s.: MDJF, convoy número 8.

4 Spritzer, J.: Ich war Nr. 10291.

5 Klarsfeld, S.: MDJF, pág. 6.

6 Klarsfeld, S.: MDJF, convoy número 1.}

Jankowski llegó a conocimiento de S. Klarsfeld y fue publicado en su obra, pero es posible que otros volvieran sin que éste se enterara.

Por todo ello, cabe concluir que la tesis generalmente aceptada no se sostiene, ya que, como hemos visto, sus premisas son falsas: ni todos los judíos no matriculados en Auschwitz fueron exterminados, ni fueron los únicos supervivientes los que retornaron a Francia en 1945 y se presentaron al ministerio de Antiguos Combatientes.

[69]

SUBIR

.

.

6 CONCLUSION: LO QUE PROBABLEMENTE OCURRIO

Para saber lo que realmente ocurrió a los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 debemos atenernos a los hechos. Y, recapitulando, los hechos son:

– Las listas de los números de matrícula asignados a los integrantes de los convoyes llegados a Auschwitz son la única fuente existente sobre la suerte corrida por los deportados al llegar al campo. La información contenida en esas listas es muy escueta y solo interpretándola abusivamente se puede concluir que cierto número de miembros de cada convoy fueron aniquilados en cámaras de gas. El Kalendarium es un ejemplo de interpretación abusiva de esta fuente.

– En los documentos de la policía alemana de París tampoco hay el menor indicio de que se pensara exterminar a los judíos deportados. Por contra, estos documentos revelan que el principal objetivo de la deportación era aportar mano de obra al campo de Auschwitz. Hay, además, indicios de que niños y personas no aptas para el trabajo en general serían deportados al Gobierno General tras pasar por Auschwitz.

– Los documentos de la resistencia polaca no recogen del modo que cabría esperar la matanza de judíos que supuestamente se estaba practicando en Auschwitz durante el segundo semestre de 1942. La información es escasa, vaga e inverosímil. Por su parte, el gobierno polaco en el exilio [70] -perfectamente al tanto de lo que ocurría en el interior de Polonia- no alertó nunca al mundo sobre esta supuesta matanza. Sus documentos oficiales, que ponen un énfasis especial en el exterminio de judíos, no mencionan nunca el nombre de Auschwitz en este contexto.

-Las fuentescontemporáneas revelan que los judíos en general estaban siendo desplazados por los alemanes hacia el este de Europa, especialmente hacia determinadas zonas de Polonia y Rusia. Los judíos deportados de Francia y Bélgica formaban parte de esa corriente general. Hay además indicios de la existencia de judíos franceses y belgas en lugares situados al este de Auschwitz.

En definitiva, de los hechos reseñados no cabe extraer la conclusión de que los judíos deportados de Francia y Bélgica en 1942 hubieran sido aniquilados casi en su totalidad en cámaras de gas nada más llegar a Auschwitz. Por contra, dicha matanza masiva aparece a la luz de los datos aportados como extremadamente improbable. En consecuencia, si estos judíos no fueron aniquilados en Auschwitz, ¿qué fue lo que ocurrió?

Los trenes de deportados de Francia y Bélgica cruzaban Alemania. Muchos de estos trenes se dztenían en la estación de Cosel, donde descendía un cierto número de hombres en edad de trabajar para ser internados en los numerosos campos de trabajo de la zona. EL número total de hombres apeados en Cosel es difícil de calcular. S. Klarsfeld ha estimado una cifra comprendida entre 3.000 y 4.000 por lo que respecta a los convoyes de Francia, {1} cifra que parece verosímil. A continuación los trenes seguían en dirección a Auschwitz con el resto de los componentes del convoy. Que por lo menos los trenes de Francia [71] legaban a Auschwitz no ofrece dudas. Se conservan los textos de los teletipos enviados por la policía alemana de París a la oficina de A. Eichmann, al inspector de los campos de concentración y al comandante de Auschwitz tras la salida de cada convoy. Los telet}pos comunican la partida de cada tren hacia Auschwitz. {2} A la llegada a Auschwitz se procedía a la selección: a los hombres y mujeres aptos para el trabajo se les asignaba un número de identificación y se les internaba en el campo.

Se desconoce qué ocurría con los viejos, con las mujeres no aptas para el trabajo y con los niños. Hasta donde yo sé, en la documentación del campo que ha sobrevivido no hay referencias sobre el destino que corrieron los no matriculados. Por tanto,a partir de aquí solo puedo formular hipótesis.

Es posible que el mismo Auschwitz o su filial Birkenau sirvieran como campo de tránsito para los deportados no aptos para el trabajo. Aquí pasarían un tiempo antes de ser enviados de nuevo hacia el este. Esta hipótesis se fundamenta en el proceso seguido en la deportación de otros judíos.

Es ilustrativo, en este sentido, el caso de la evacuación de los judíos alemanes y austriacos en la segunda mitad de 1942. Un documento de los ferrocarriles alemanes (Deutsche Reichsbahn) de 8 de agosto de 1942 recoge un “plan de circulación (Umlaufplan)” para “trenes especiales (Sonderzüge) de personas desplazadas, trabajadores de la cosecha y judíos en el periodo compren3dido entre el 8 de agosto y el 30 de octubre de 1942”. {3} En él puede verse que cierto número de trenes con judíos alemanes y austriacos eran dirigidos directamente a determinados lugares del este de Europa: Riga (Letonia), Wolkowysk (Bielorrusia), Parczew (Polonia, distrito de Lublin) y Raasiku (¿Lituania?). Sin embargo, la mayoría de los {1 Klarsfeld, S.: MDJF, pág. 8.

2 Klarsfeld, S.: MDJF, passim.

3 Institut fur Zeitgeschichte, Fb 85/2, págs. 217-230.}

[72] convoyes -26- fueron dirigidos desde Viena y distintas ciudades alemanas al ghetto de Theresienstadt (Checoslovaquia). A su vez, el ghetto de Theresienstadt servía como punto de partida de numerosos convoyes -14- hacia el este: a Riga, Wolkowysk, Raasiku e Izbica (Polonia, distrito de Lublin).

A continuación se reproduce una página del citado “plan de circulación”. La columna 1 indica las fechas, la 2 el número de tren (el indicativo “Da” identifica a los trenes especiales para judíos), la 3 el lugar de partida y la 5 el destino. En esta página constan todas las posibilidades señaladas:

– Trenes dirigidos directamente a las zonas de asentamiento en el este:

31.8 Viena (Wien) a WolkowysK 31.8 Berlín a Riga – Trenes dirigidos a Theresienstadt:

24.8 Colonia (Koln) a Theresienstadt 25.8 Tilsit a Theresienstadt – Trenes partidos de Theresienstadt con destino a zonas de asentamiento en el este:

24.8 Theresienstadt a Wolkowysk 1.9 Theresienstadt a Raasiku.

[74]

Este documento da a entender que Theresienstadt era para muchos judíos alemanes y austriacos una escala en el camino de deportación hacia el este. Theresienstadt debía de hacer el papel de ghetto de tránsito en el que los deportados pasaban un periodo más o menos largo antes de ser reexpedidos hacia las zonas de asentamiento en el este.

Algo parecido había ocurrido unos meses antes, en el otoño de 1941. Entonces, cerca de 20.000 judíos alemanes, austriacos, checos y luxemburgueses fueron deportados al este.

En una primera fase fueron internados en el ghetto de Lódz (Polonia), donde estuvieron cerca de seis meses antes de ser desplazados de nuevo. {1} También es interesante observar lo que sucedió a los judíos eslovacos deportados en la primavera de 1942. Del 27 de marzo al 14 de junio de 1942 fueron desplazados alrededor de 38.000 personas en 38 trenes. De estos trenes, 4 fueron al campo de concentración de Majdanek (Lublin, Polonia); los otros 34 transportaron a sus integrantes a distintas localidades de la región de Lublin (Lubartów, Opole, Luków, Chelm, Pulawy, Sobibor…).

La mayoría de estos convoyes estaba integrada por familias. Varios de los trenes fueron sometidos a un proceso de “selección” al pasar por Lublin. Los considerados aptos para el trabajo fueron internados en Majdanek. EL resto siguió el viaje. Una proporción considerable de los desplazados fue a parar a “ghettos de tránsito (Durchgangsghettos)”.

Tras una estancia en estos ghettos de un periodo de tiempo que podía oscilar entre días o {1 “Unser einziger Weg ist Arbeit”, págs. 6, 16 y 201.}

semanas y muchos meses, los judíos fueron deportados de nuevo. Esta segunda deportación se hacía supuestamente hacia los “campos de la muerte”. {1} Por analogía cabe pensar que los trenes de judíos procedentes de Francia y Bélgica seguían un proceso similar, teniendo en cuenta además que el [75] viaje era más largo. Existe también otra razón. Como se ha señalado, los alemanes habían planeado deportar a miles de trabajadores judíos a Auschwitz para emplearlos en la industria (vid. págs.27-28). Es entonces lógico que si tenían que evacuar también a niños y, en general, a personas no aptas para el trabajo, lo hicieran en los mismos transportes de los trabajadores. De esta manera todos viajarían juntos a Auschwitz. Los ancianos, mujeres y niños esperarían en Auschwitz hasta que se organizaran nuevos convoyes o se hubiesen hecho los preparativos para acogerlos en las zonas de asentamiento en el este.

Esta hipótesis es, además, coherente con la información de que se disponía en 1943 en los países aliados. EL ya citado profesor E. Kulischer ha señalado en su obra que muchos judíos europeos occidentales habían sido enviados a las minas de Silesia, pero la gran mayoría de estos judíos fue deportada al Gobierno General y a territorios ocupados de la Unión Soviética (vid.pág. 56 ). En efecto, Cosel y Auschwitz están en la Alta Silesia, una región famosa por sus minas de carbón. En concreto, un subcampo de Auschwitz, Jawischowitz, estaba destinado a internar a los detenidos que tenían que trabajar en las minas. {2} Por otro lado, un documento alemán fechado el 2 de octubre de 1942 refuerza la hipótesis de que Auschwitz servía como campo de tránsito a los judíos deportados camino del este. Se trata de un mensaje radiado desde Berlín por el que se concede autorización de viaje de ida y vuelta para que un camión de cinco toneladas con remolque vaya de Auschwitz a Dessau “con objeto de recoger materiales para el traslado de la población judía (zwecks Abholung von Materialien für die Judenumsiedlung)”. {3} Puede verse una reproducción de este texto en el Documento III. Probablemente los “materiales” citados [76] fuesen desinsectantes para eliminar a parásitos portadores de enfermedades -en especial el piojo común, portador del tifus- de las ropas, enseres y cuerpos de las personas desplazadas. Una vez desinsectados y habiendo pasado un plazo de cuarentena, podrían seguir el camino al este. Hipótesis aparte, el hecho es que el documento anterior liga de manera inequívoca el campo de Auschwitz con una deportación de judíos en curso.

Es posible que muchos judíos, tras pasar por Auschwitz, fuesen evacuados a ghettos y ciudades exclusivas para judíos del Gobierno General de Polonia. Según un decreto alemán de 28 de octubre de 1942, se establecía que todos los judíos residentes en el ámbito de los distritos de Varsovia y de Lublin serían reunidos “en 14 lugares destinados a ser circunscripciones residenciales para judíos (in 14 judischen Wohnbezirken bestimmten Orten)” antes del 1 de diciembre del mismo año. Desde el 1 de diciembre ningún judío podía permanecer fuera de estas circunscripciones residenciales o abandonarlas sin permiso {1 Buchler, Y.: The Deportation of Slovakian Jews to the Lublin District of Poland in 1942.

2 Czech D.: Les Camps auxiliaires d’Auschwitz, págs.51-52.

3 PMO, Fahrgenehmigungen, D-Au I-4, 73514.}

policial. La sanción por infringir esta norma era la pena de muerte. Los no judíos que viviesen en dichas zonas y no las abandonasen antes de la fecha señalada, serían castigados con multa de hasta 1.000 slotys o con prisión de hasta tres meses. Las “circunscripciones residenciales judías” estaban sujetas a administración especial y dirigidas por los “consejos judíos (Judenräten)”. De esta manera los judíos vivirían en estos 14 lugares “completamente autónomos (sie ganz unter sich leben)”. {1} Un decreto análogo de 10 de noviembre de 1942 fijaba la misma regulación para los judíos residentes en los restantes distritos del Gobierno General: Cracovia y Galitzia. Este decreto distinguía dos tipos de “circunscripciones residenciales judías (Judenwohnbezirke)”: “ciudades exclusivas para judíos [77] (reine Judenstädte)”, de las que se había desalojado a toda la población no judía, y ghettos situados en el interior de grandes ciudades. El decreto establecía 55 “circunscripciones residenciales judías” para todo el territorio del Gobierno General. 42 eran “ciudades exclusivas para judíos” y 13 ghettos. Con mucho, la mayoría de estos lugares exclusivos para judíos estaba en el distrito de Galitzia, en el extremo suroriental de la antigua Polonia y actualmente en Ucrania, con 21 “ciudades exclusivas” y 11 ghettos. A partir del 1 de diciembre de 1942, el resto del territorio del Gobierno General estaría, con la excepción de los judíos empleados en la industria de guerra y de los internados en campos de concentración, “limpio de judíos (judenrein)”. {2} Varios de los lugares mencionados por el decretocomo “circunscripcionesresidenciales judías”, principalmente en los distritos de Lublin y de Galitzia, como Lemberg (Lvov), Parczew, Kónskowola, Izbica, Luków y Chelm, aparecen como lugares de destino de judíos deportados de Francia, Bélgica, Alemania y Eslovaquia en varios documentos (vid. págs. 58 y 71 ). Es posible que a muchos de los judíos deportados de Francia y Bélgica les fuese asignada residencia en estos lugares de manera definitiva. Pero tal vez su estancia aquí fuese solo provisional y con el tiempo fuesen desplazados una vez más, ahora hacia el-noreste, a Bielorrusia y a los países bálticos, adonde también por esas fechas se estaba deportando a judíos (vid. pág. 71).

En el mapa siguiente se reflejan los lugares de acogida de los judíos deportados según los documentos e indicios presentados en este trabajo.

[79] La mortalidad habría sido sin duda muy elevada entre los judíos deportados. Las deficientes condiciones en la alimentación y en la higiene en unas zonas asoladas por la guerra habrían causado sobre una población compuesta en un porcentaje elevado por ancianos y niños numerosas víctimas. Desconozco datos al respecto, pero pueden servir de ejemplo los ghettos de Lódz y de Varsovia. De las 200.000 personas que pasaron por el ghetto de Lódz a lo largo de la guerra fallecieron 45.000. De las 470.000 personas que hubo en el ghetto de Varsovia entre fgnales de 1940 y septiembre de 1942 murieron 83.000. {3} {1 Abschluss der Judenumsiedlung, “Ostland”, 22, 15.11.1942, págs. 388-389.

2 55 Judenwohnbezirke im Generalgouvernement, “Ostland”, 23, 1.12.1942, págs. 408-409.

3 Hilberg, R.: La Destruction des Juifs d’Europe, pág. 234.}

Tras la guerra, los supervivientes que quisieron y pudieron volvieron a Francia y a Bélgica. Los que retornaron a Francia en 1945 y lo comunicaron al mini sterio de Ant iguos Combatientes fueron considerados oficialmente como supervivientes. Es posible que otros volvieran y no lo comunicaran, o que volvieran después de 1945. Otros supervivientes aprovecharon sin duda la oportunidad que se les ofrecía para emigrar a países menos afectados por la guerra: a América y a los dominios del Imperio Británico, principalmente a Palestina. Téngase presente que la mayoría de los judíos deportados de Francia en 1942 no tenían la nacionalidad francesa. Se calcula que inmediatamente después de la guerra se produjo un movimiento clandestino de alrededor de 250.000 judíos desde el este de Europa hacia los campos de personas desplazadas en Alemania, Austria e Italia. Esta migración masiva ha sido conocida como la Beriha (en hebreo, “fuga” o “escapada”). EL objetivo de la mayoría de estas personas era emigrar a Palestina, entonces Mandato británico. {1} No es descartable, por las razones antes indicadas, que entre los 250.000 emigrantes se encontraran judíos deportados en su día de Francia y Bélgica.

Existe por último la posibilidad de que [80] a muchos de los judíos deportados por los alemanes a zonas que al final de la guerra quedaron bajo soberanía soviética no se les permitiera emigrar a Occidente. Este supuesto no es excluible de acuerdo con el movimiento del frente del este en el último año de la guerra. A finales de junio de 1944 los soviéticos lanzaron un gigantesco ataque en el sector central del frente, a resultas del cual fueron cercadas grandes unidades alemanas.

Todo el dispositivo alemán de defensa se desplomó. El resultado fue que en poco más de un mes las avanzadillas soviéticas estaban a las puertas de Varsovia, habiendo avanzado en ese periodo de tiempo cerca de 400 kilómetros. Los soviéticos habían conquistado en su meteórico avance Bielorrusia, Galitzia y la región de Lublin. A estas tres zonas, como se ha señalado, fueron deportados grandes contingentes de judíos. Todos estos judíos habrían quedado en manos de Stalin, ya que a los alemanes les habría sido imposible evacuarlos hacia el oeste. Es posible, por tanto, que el dirigente soviético impidiera la salida de la URSS de todos o parte de estos judíos al final de la guerra. {2} Queda, por último, exponer unas respuestas a posibles objeciones que cabría plantear a mi trabajo.

En primer lugar se puede arguir que no he empleado todas las fuentes originadas durante la guerra. En concreto, se me puede echar en cara que no he tenido en cuenta los llamados “Protocolos de Auschwitz”, revelaciones de unos supuestos evadidos de Auschwitz que se difundieron en la primavera de 1944. Si no lo he hecho ha sido porque ya he publicado un libro sobre la cuestión, donde se desvela que este documento no supera la cr1tica histórica más elemental y no merece credibilidad. {3} En segundo lugar, se me puede achacar que {1 Bauer, Y.: Beriha, págs. 192-196.

2 Werner, S.: Die zweite babylonische Gefangenschaft. Según este autor, los judíos se encuentran todavía allí.

3 Aynat, E.: Los “Protocolos de Auschwitz”: ¿una fuente histórica?}

[81] no he tomado en consideración las fuentes aparecidas en la posguerra, fundamentalmente los testimonios de los supervivientes y las memorias y diversas declaraciones de los alemanes implicados en la cuestión. No lo he hecho porque he creído que la supuesta matanza de decenas de miles de judíos en el mismo lugar -Auschwitz- y a lo largo de varios meses habría dejadc huellas inequívocas e imborrables en los documentos contemporáneos. Además, no es así como se constatan los hechos históricos. No han sido precisos los testimonios de los supervivientes para dejar constancia, por ejemplo, de la matanza de la noche de San Bartolomé o del bombardeo de Dresde. Son éstos hechos de tal naturaleza que han dejado infinidad de huellas como para que se pueda dudar de ellos. Por otra parte, los testimonios y confesiones de posguerra son frecuentemente inconciliables con los documentos contemporáneos. En general, los testimonios mencionan que todos los judíos franceses y belgas eran exterminados o ingresados en Auschwitz en 1942; en cambio, los documentos contemporáneos revelan la presencia de judíos franceses y belgas a cientos de kilómetros al este de Auschwitz. En caso de discrepancia cabe preguntarse por qué, por ejemplo, un testimonio de un superviviente manifestado en 1970 o 1980 ha de ser una fuente histórica más segura que un documento de la resistencia o del gobierno polaco fechado en 1942.

Por último, se me puede acusar de que no he expuesto ninguna certeza, sino sólamente hipótesis. De ahí el abuso de términos tales como “probablemente”, “posiblemente”, “tal vez”, etc. La razón es, ante todo, que faltan fuentes esenciales para conocer con detalle este episodio histórico. Faltan, por ejemplo, los documentos de los ferrocarriles alemanes {1} y de la administración alemana en Bielorrusia. 2 El documento citado en las [82] páginas 71-72 es una excepción. Ante esa circunstancia, me he basado en los indicios existentes y he intentado colmar las lagunas por medio de hipótesis. Este es, en definitiva, un método ortodoxo de investigación histórica: partir de hechos conocidos para deducir otros nuevos mediante el razonamiento constructivo. Así, he observado por un lado que los documentos de la resistencia y del gobierno polaco en el exilio omiten referirse al exterminio masivo de judíos que se estaría produciendo en Auschwitz. En consecuencia, he conjeturado que esa matanza no se habría producido. Por otro lado, he comprobado que los alemanes estaban deportando a zonas del este de Polonia y de Rusia, previo paso por ghettos o campos de tránsito, a judíos alemanes, austriacos y eslovacos. Por analogía, he conjeturado que los judíos franceses y belgas estaban siendo trasladados también a esas zonas previo paso por un campo de tránsito: Auschwitz. A continuación he visto que ambas conjeturas encajan y se complementan y permiten llegar si no a la certidumbre, sí por lo menos a una gran probabilidad. Y es aquí donde se concentra precisamente lo esencial de la cuestión: según las fuentes examinadas, la probabilidad de que los judíos fueran deportados de Francia y Bélgica a Polonia y Rusia en 1942 me parece mucho más verosímil que la probabilidad de que fuesen aniquilados casi en su totalidad en Auschwitz {1 Hilberg, R.: La Destruction des Juifs d’Europe, pág. 1048.

2Werner, S.: Die zweite babylonische Gefangenschaft, pág. 17.}

por medio de “cámaras eléctricas”, “baños eléctricos”, “martillos neumáticos” o “cámaras de gas” sin que nadie diera la voz de alarma.

Los informes de la resistencia polaca sobre las cámaras de gas de Auschwitz (1941-1944)

[91]

SUBIR

.

.

‘La resistencia polaca y las cámaras de gas de Auschwitz’

.

.

0 INTRODUCCION

0.1 GENESIS Y OBJETO

Desde hace tiempo he tenido curiosidad por conocer las informaciones de que disponían el gobierno polaco en el exilio y el movimiento clandestino polaco en el interior de Polonia -la resistencia- sobre el campo de concentración alemán de Auschwitz. A esta cuestión he dedicado ya un trabajo. {1} Allí indiqué que la resistencia polaca y, por ende, el gobierno polaco en el exilio, conocían lo que ocurría en el interior de Auschwitz. Miembros de diferentes organizaciones de la resistencia estaban bien situados en los centros neurálgicos del campo de concentración, como la oficina central, el hospital, la oficina de construcciones, la oficina de asignación de trabajo y la sección política. Es evidente que la resistencia no podía desconocer los principales acontecimientos ocurridos en el campo, especialmente el presunto exterminio masivo de judíos.

En esta ocasión, mi interés se ha centrado en el estudio de las informaciones manejadas por la resistencia sobre el principal instrumento con el que, supuestamente, se llevó a cabo tal exterminio masivo: las cámaras de gas homicidas.

SUBIR

.

.

0.2 FUENTES

La mayor parte de los documentos estudiados procede de los archivos de la Delegatura.

La Delegatura desempeñó de 1940 a 1945 la [92] representación del gobierno polaco, entonces exiliado en Londres. La Delegatura tenía facultades ejecutivas y disponía de las secciones propias, equivalentes a los ministerios, de una administración pública. Territorialmente se extendía por toda la geografía de Polonia con arreglo a las fronteras del 1 de septiembre de 1939, dentro de las que estableció delegaciones provinciales, de distrito y municipales. La Delegatura constituía de hecho un gobierno alternativo que rivalizaba con el del ocupante alemán. En definitiva, era un “estado clandestino” con su propio sistema de educación, su propio sistema legal y sus propias fuerzas armadas, denominadas Armia Krajowa o Ejército del Interior. {2} {1 Aynat, E.: Auschwitz & the Exile Government of Poland in the “Polish Fortnightly Review”.

2 Duraczynski, E.: Delegatura, págs. 356-357.}

Uno de los organismos en que se dividía administrativamente la Delegatura era el “Departamento de Información y Prensa (Departament Informacji y Prasy)”, que se desgajaba en dos secciones: Oriental y Occidental. La “Sección Occidental (Sekcja Zachodnia)” se atribuía el papel de organizador de la conspiración en la parte anexionada por el Reich y, en concreto, en Auschwitz, que había sido incorporado a Alemania en 1939.

Por tanto, dirigía las acciones clandestinas en el campo de concentración. La “Sección Occidental” se componía de cinco departamentos. El más importante era el “Departamento del Servicio de Información (Wydzial sIuzby Informacyjnej)”. Sus agentes colaboraban estrechamente con la agencia de espionaje del Armia Krajowa y con las redes de información de los partidos políticos integrados en la Delegatura. A través de estos organismos llegaban los informes a la organización central en Varsovia, de cuyos archivos proceden casi todos los textos recogidos en este trabajo.

Tras la guerra, los documentos de la Delegatura fueron depositados en los archivos del Instituto de Historia del Partido del Comité Central [93] del Partido Obrero Polaco Unificado (comunista) e identificados con la signatura 202.

Tras la disolución de este partido en 1990, fueron transpasados a la “Dirección Principal de los Archivos Estatales (Naczelna Dyrekcja Archiwów Panstwowych)”, en Varsovia, donde se encuentran actualmente.

Los documentos estudiados pueden clasificarse en cuatro grupos: informes periódicos de la situación, enviados a Londres en forma de microfilms por medio de correos; partes semanales de cuestiones urgentes, generalmente transmitidos por radio; boletines confidenciales destinados a las distintas organizaciones clandestinas; y, por último, informes detallados que servían de base a los anteriores y que están generalmente mecanografiados en hojas sueltas de papel.

Gran parte de los documentos considerados en este trabajo han sido publicados en la obra Obóz koncentracyjny Oswiecim w Swietle akt delegatury rzadu RP na kraj [El campo de concentración de Oswiecim (Auschwitz) a la luz de los documentos de la delegación dEl gobierno de la República de Polonia en el interior]. {1} Esta obra -que de ahora en adelante denominaré Obóz- constituye un repertorio documental, realizado aparentemente con afán exhaustivo, de los informes relativos a Auschwitz que existían en los archivos de la Delegatura. Los compiladores manifiestan que la publicación de los documentos se ha realizado “conforme a los originales conservados, sin omisiones ni tachaduras”, corrigiendo únicamente faltas de ortografía y signos de puntuación. {2} Por alguna razón no aclarada, Obóz no reproduce documentos del período comprendido entre julio de 1944 y el 27 de enero de 1945, fecha en que el campo fue ocupado por las fuerzas soviéticas.

Los restantes documentos examinados proceden de los archivos de The Polish Underground [94] Movement (1939-1945) Study Trust (Londres), de Yad Vashem (Jerusalén), de la Public Record Office (Kew, Richmond, Gran Bretaña) y de la Hoover Institution (Stanford {1 “Zeszyty oswiecimskie” [Cuadernos de Oswiecim] (Panstwowego Muzeum Oswiecimiu), numer specjalny (I), (1968), XXXIII

194.

2 4. Obóz, pág. XIV.}

University, Stanford, California). Los archivos de The Polish Underground Movement (19391945) Study Trust de Londres conservan parte de los documentos transmitidos clandestinamente por la resistencia al gobierno polaco en el exilio. Allí he podido comprobar que hay algunos documentos que han sido publicados en Obóz y que, tal como indican sus editores, han sido reproducidos fielmente.

Se ha estudiado, por tanto, un material documental muy amplio y que constituye, muy probablemente, el grueso de los documentos manejados por la resistencia polaca en torno al campo de concentración de Auschwitz.

SUBIR

.

.

0.3 METODO

He seguido la metodología histórica tradicional.

En primer lugar he recopilado las fuentes, que he considerado conveniente incluir en un repertorio documental al final del trabajo. El lector interesado dispondrá así de una vision panorámica y podrá formarse una idea por sí mismo. He creído necesaria tambien la inclusion de los textos en su lengua original junto a la traducción. De esta manera, el lector con nociones de lengua polaca tendra un acceso sin intermediarios a las fuentes y podrá también detectar eventuales errores de traducción.

En la mayoría de los casos he reproducido parcialmente los documentos, ya que he tenido en cuenta solo aquellos fragmentos que hacen alusión a [95] las cámaras de gas homicidas en particular y al procedimiento de exterminio en general.

He procurado respetar siempre el contexto. De cualquier modo, el lector inquisitivo podrá consultar la fuente original completa, que siempre he identificado de la manera más precisa posible.

Si bien las referencias a las cámaras de gas son numerosas en los documentos estudiados, especialmente a partir de 1943, son en su mayoría muy someras. En un alto porcentaje de casos los documentos se limitan a mencionar simplemente que los transportes de judíos, prisioneros de guerra soviéticos y polacos iban “a las cámaras de gas (do komór gazowych)”, o, más sucintamente, “al gas (na gaz)”, o que hasta determinada fecha cierto número de personas habían sido “intoxicadas con gas (zagazowanych)”. He considerado que estas referencias no aportan nada al conocimiento de las cámaras de gas y por esta razón no han sido reproducidas.

Se ha pretendido compilar únicamente los documentos que contienen textos descriptivos de las cámaras de gas en cuanto realidad material, esto es, aquellos que nos indican cómo eran, cómo funcionaban, dónde estaban, cuántas había y qué agente tóxico empleaban.

A continuación los documentos han sido sometidos a la crítica. Es sabido que la labor de recopilación de fuentes debe ir seguida de la crítica histórica, externa e interna, cuya misión es averiguar el valor real de estas fuentes, y en concreto su autenticidad y su credibilidad. Para realizar esta función he seguido el procedimiento establecido por los profesores franceses Langlois y Seignobos, {1} tenido por un clásico de la metodología histórica.

Por último, se ha cotejado la información contenida en los documentos de la resistencia sobre las cámaras de gas con la versión difundida a partir [96] de 1945 con objeto de apreciar posibles discrepancias. Tras ello se han establecido unas conclusiones.

Para localizar las citas se ha añadido al final de cada una de ellas y entre paréntesis un número, que corresponde al número con el que cada documento ha sido identificado en el apéndice documental.

Se ha empleado tanto la denominación polaca -Oswiçcim- como la alemana -Auschwitz- para citar la localidad donde estaba situado el campo de concentración. Se ha seguido el criterio de emplear en las traducciones de documentos la denominación polaca y en el resto del trabajo la denominación alemana, por ser ésta universalmente conocida. Se ha tenido en cuenta el mismo criterio con el campo de Birkenau (en polaco: Brzezinka).

{1 Langlois, Ch.- V.; y Seignobos, CH.: Introducción a los estudios históricos. La primera edición es de 1897.}

[97]

SUBIR

.

.

1 CRITICA EXTERNA

Antes de utilizar un documento debemos preguntarnos de dónde procede, quién es su autor y en qué fecha fue redactado. Se considera que un documento cuyo autor, fecha y procedencia se desconocen no sirve para nada. La primera tarea crítica del historiador será, por tanto, realizar un análisis interno del documento para averiguar esas circunstancias.

Al examinar los documentos de la resistencia, comprobamos que las fechas se especifican en la inmensa mayoría de los casos, pero los autores, sin embargo, son siempre desconocidos. En principio es lo que cabría esperar, ya que por motivos de seguridad -la resistencia polaca y los alemanes libraban una guerra implacable- los autores de los documentos debían guardar el anonimato. Asumido este hecho obvio, el historiador no debe sin embargo darse por vencido y renunciar a la obtención de datos sobre la identidad y circunstancias de los autores. Por medio del análisis de los documentos el historiador podrá seguramente obtener datos interesantes.

En efecto, si analizamos los documentos observaremos en primer lugar que en el encabezamiento de algunos de ellos aparecen como señas de identificación ciertas cifras, claves o códigos que corresponden a células clandestinas de información y propaganda.

Este dato demuestra que la transmisión de información entre el campo de concentración y la dirección de la Delegatura no era directa en estos casos, sino que pasaba al menos por un organismo intermedio. Probablemente la célula clandestina se limitaba a hacer seguir sin más la información recibida del campo, pero no se puede descartar que dicha célula “reelaborase” la información recibida y [98] le diera un tono o una orientación particular.

A continuación se relacionan algunas claves o códigos de células de información y propaganda que encabezan varios documentos:

– 1631: se trataba probablemente de una célula de la Sección de Información y Propaganda de la Dirección Central del Armia Krajowa. {1} – D.I.: correspondíaal Departamento de Información y Prensa de la Delegatura. {2} {1 Obóz, pag. 11.

2 Obóz, pag. 50.}

– 252/a-1: clave de una célula de la misma Sección de Información y Propaganda que la 1631. {1} – S.Z.: Sector Occidental del Servicio de Información del Departamento de Información y Prensa. {2} En segundo lugar, hay documentos presentados como “cartas” e “informes de prisioneros” que -por razones obvias- no desvelan ningún rastro de la personalidad de sus autores. Hay, por ejemplo, una “carta escrita en el campo de Oswiecim” (documento n. 7), una “carta de un prisionero de Oswiecim” (documento n. 22) y una “traducción de los informes de un SS funcionario de la oficina del campo de concentración de Oswiecim”

(documento n. 24), que según se indica en el encabezamiento del texto “todavía trabaja para nosotros”. En otros documentos aparece como autor un seudónimo (“Lichtenstein”, documento n. 27) o sólo una indicación del receptor del documento de que conoce al autor (“conozco personalmente al informador”, documento n. 19).

Si bien es normal que en época de guerra y bajo una dura ocupación se utilicen estos [99] subterfugios para ocultar la identidad de los autores de los documentos, lo que ya no es tan normal es que su identidad siga siendo desconocida muchos años después del final de la guerra. Es significativo que los editores de la obra Obóz, publicada en 1968, no hayan identificado a ninguno de los autores. Por el contrario, las escasas indicaciones existentes en esta obra acerca de la personalidad de éstos deja entender que al menos alguno de los documentos es apócrifo. En concreto, respecto al relato supuestamente escrito por el miembro de la SS “funcionario de la oficina del campo de concentración de Oswiecim”, ya citado, los editores de Obóz señalan que “su nombre no ha sido determinado hasta el presente” y que “no es imposible que el autor del documento fuera caracterizado como un SS con objeto de inducir al error a las autoridades alemanas, Para el caso de la caída del documento en sus manos”. {3} En tercer lugar, tras la lectura de varios documentos queda patente que la información recogida por los autores procede de una fuente de segunda mano. Por ejemplo, en el informe elaborado en Londres por un refugiado polaco (documento n. 19) se revela que el autor obtuvo la información “de gente que fue liberada” del campo de concentración.

En otros casos, el autor deja involuntariamente claro que se limita a recoger habladurías o rumores, ya que utiliza expresiones como “se habla (mówi sie)” (documento n. 7), “se cuenta (dzieje sie)” (documento n. 17), el informador “ha oído (s]yszal)” (documento n.

26), o “se dice (podobno)” (documento n. 29).

La crítica externa, y en particular la crítica de procedencia, debe averiguar, además, si las fuentes son verdaderamente independientes. Se parte del principio de que los testigos independientes, al narrar los mismos hechos, no se habrán situado para observarlos en los mismos puntos y no dirán {1 Obóz, pag. 93.

2 Obóoz, pag. 110.

3 Obóz, pag. IX.}

[100] exactamente las mismas cosas en los mismos términos. Los sucesos históricos son tan complejos que es totalmente inverosímil que dos observadores independientes los hayan narrado del mismo modo.

Si leemos con atención la documentación y aplicamos este principio con rigor, comprobaremos que gran cantidad de textos se han basado unos en otros, que están intelectualmente emparentados, o, por decirlo de otra manera, tienen “ un aire de familia ”.

En definitiva proceden de la misma fuente.

Veamos en primer lugar el caso de los sucesos singulares de los que existen descripciones en varios documentos distintos.

El aniquilamiento de varios cientos de prisioneros soviéticos y polacos en el bunker de Auschwitz es cronológicamente una de las primeras ocasiones, según las fuentes de la resistencia, en que se empleó gas tóxico con fines homicidas. Aparece descrito en tres textos, que denominaremos (a) (documento n.2), (b) (documento n.3) y (c) documento n.6)

y que pueden cotejarse en el apéndice documental. Un examen de los tres textos demuestra que todos ellos tienen su origen en una misma fuente. En el cuadro siguiente se exponen los puntos de concordancia :

[101] [Documento]

(a)

— “odioso crimen (ohvdnej zbrodni)”

— “ en la noche del 5 al 6 de septiembre (w nocy z 5 na 6.IX)

— “se hizo entrar en el bunker (wtloczono do bunkra)”

— “a alrededor de (ok.) 600 prisioneros soviéticos […] así como a alrededor (ok.) de 200 polacos”

— “se les envenenó con gas (wytruto ich qazem)”

(b)

— “sombrío crimen (ponurej zbrodni)”

— “En la noche del 5 al ó de septiembre (W nocy z 5 Na 6 wrzesnia) del año 41”

— “se hizo entrar en el bunker(wtloczono do bunkra) en 0swiecim “

— “al alrededor de (ok.) 600 prisioneros civiles soviéticos […] Fueron incluidos alrededor de (ok.) 250 polacos — ” rompiéndose con los barrotes manos y pies”

— “fueron envenenados con gases (wytruto gazami) “

(c)

–“during the night of September 5th to 6th last year”

–“were driven down to the underground shelter in Oswiecim”

–“about a thousand people […] among them seven hundred Bolshevik prisoners of war and three hundred Poles”

–“regardless of broken bones”

[102]

En definitiva, ha quedado claro que la que ha sido considerada como la primera acción significativa de aniquilamiento por medio de gas en Auschwitz se basa en una única fuente. {1} Es también ilustrativo el resultado de cotejar los documentos que describen el exterminio de los judíos húngaros en la primavera de 1944. Si se comparan los tres textos que aluden a este suceso, de nuevo se observa que están emparentados, que al menos ciertos pasajes tienen su origen en la misma fuente. A estos tres textos los denominaremos (a) (documento n.30), (b) (documento n.32) y (c) (documento n.31). A continuación se exponen los puntos de concordancia.

[103]

(a)

–“Los crematorios no dan abasto a la cremación (Krematoria nie moga nadazyc z paleniem)”

–“Un equipo de dentistas […] Otro equipo de’especialistas”‘ –“examina con precisión las cavidades orales de todas las víctimas para sacar las coronas de oro y plata; como hay poco tiempo se rompen todas las mandíbulas”

— “ mete las manos en las vaginas de los cadáveres de mujeres para buscar objetos de valor escondidos “

{1 Un amplio estudio de esta supuesta accion homicida puede consultarse en Mattogno, C. Auschwitz: la prima gasazione.}

— “Trabajan 4 crematorios, 1 fábrica de ladrillos (cegielnia) y además se incinera en hogueras al aire libre”

(b)

– “Los crematorios no dan abasto a la cremación de cadáveres (Krematoria nie moga nadazyc z paleniem zwlok)”

— “Grupos especiales”

— “rompen los dientes con coronas de oro”

— “buscan objetos de valor en las vaginas de las muJeres”

(c)

– “están en acción 4 crematorios una fábrica de ladrillos (cegielnia), y a veces se incinera en hogueras “

[104]

(a)

–En los próximos tiempos Oswiecim tiene que matar 1.200.000 judíos de Hungría ”.

(b)

(c)

— “De esta manera podrán ser ejecutadps todos los judíos húngaros : 1.200.000”

[105]

En consecuencia, el cotejo de los documentos que relatan la llegada a Auschwitz y posterior exterminio de los judíos húngaros revela que al menos en algunos puntos esenciales proceden de la misma fuente.

Además, en algún caso los textos están no ya inspirados unos en otros, sino copiados casi al pie de la letra. Si se leen los documentos n. 8 y n. 10 se comprobará que uno es prácticamente la reproducción literal del otro. La única diferencia significativa es que el documento n. 10 añade una alusión a una cámara de gas denominada Degansugskammer -término que no existe en alemán- y que menciona unas gigantescas fosas para enterrar cadáveres de cuatro kilómetros de largo.

Por último, hay una serie de términos, frases hechas y cifras que se repiten reiteradamente en un buen número de documentos. He aquí algunos ejemplos:

— el “fuego eterno (wiecznym ogniem)”, donde se incineran día y noche los innumerables cadáveres de judíos asesinados (documentos n. 17, 22, 23 y 24); — las cámaras de gas y los crematorios “no dan abasto (nie moga nadazyc)” a aniquilar e incinerar a todas las víctimas (documentos n. 22, 30 y 32); — los “bebés lanzados vivos al fuego” (documentos 22, 23 y 25); — la cifra de alrededor de 520.000 judíos muertos por la acción del gas (zagazowanych) hasta diciembre de 1942 (documentos n. 13, 14, 15, 16 y 18).

[107]

SUBIR

.

.

2 CRITICA INTERNA

2.1 CRITICA DE SINCERIDAD

Mediante la critica de sinceridad el hi storiador trata de averiguar si hay algun motivo para no tener confianza en la sinceridad de las afirmaciones contenidas en un documento.

Debe preguntarse en primer lugar si se hallaba el autor en las condiciones que normalmente inclinan a un hombre a no ser sincero. Para ello se establece mentalmente un cuestionario.

La primera pregunta que se plantea el historiador es si el autor de un documento tuvo simpatía o antipatía por determinado grupo humano (nación, partido, secta, etc.) de manera que pudiera llevarle a disfrazar los hechos, de modo que diera una idea favorable de sus amigos y desfavorable de sus adversarios.

Esta pregunta, en nuestro caso, resulta muy facil de responder. La resistencia en el interior de Polonia mantenía una guerra implacable contra el ocupante alemán, guerra en la que la información y la propaganda constituían armas de vital importancia. Y la propaganda y la información de la resistencia polaca se caracterizaban por no retroceder ante la difusióon de las más groseras exageraciones y mentiras, producto sin duda del profundo odio que sentían en aquella época los polacos hacia los alemanes.

Para muestra,veamos a continuación algunas expresiones contenidas en el documento “Informe sobre condiciones en Polonia (Report on Conditions in Poland), 27 Nov. 1942”, enviado clandestinamente desde Varsovia al gobierno polaco en [108] Londres. {1} Segun este informe, los alemanes se habían propuesto eliminar fisicamente toda la poblaci6n polaca. En efecto, “Polonia difiere de todos los otros países ocupados en que se está haciendo un intento deliberado para exterminar a su población (a deliberate attempt is being made to exterminate her people)” (pag. 1). Para ello se había establecido un “programa de completo exterminio” que conllevaría el “exterminio biológico (biological extermination) de la naci6n polaca” (pag. 35). Para ello se emplearía “todo lo que ha inventado la ciencia moderna, todo aquello de lo que son capaces seres humanos desprovistos de conciencia” (pag. 62).

{1 Hoover Institution Archives, Poland, Ambasada (US), Box n. 29. Lleva la indicacion de “Strictly Confidential”.}

El programa de exterminio contaba, entre otros, con los siguientes métodos: crimenes individuales y en masa, campos de concentración y prisiones, destrucción biológica y hambre, y destrucción de la cultura polaca. Mención aparte merece la “perversión sistemática (systematic demoralization) llevada a cabo por los alemanes en Polonia y especialmente dirigida contra la juventud polaca” (pag. 43). En particular, los únicos libros publicados en polaco por los alemanes eran “obscenos, pornográficos o pervertidores”

(pag. 43). No había cine ni teatro en polaco, salvo aquel destinado a minar la moral y el patriotismo del pueblo. La entrada a estos actos era libre, incluso obligatoria para la juventud polaca. Se lleg6 a fusilar a jóvenes por no asistir (pag. 44). Todo era muy caro en Polonia, excepto la asistencia a estos actos y el whisky, “que se da en la cena en los campos de trabajo para jóvenes” (pag. 44). Los alemanes habían coronado su labor de contaminación moral del pueblo polaco estableciendo una extensa red de “casinos de juego, cabarets, salas de baile y casas de prostitución” (pag. 44).

[109] Por otro lado, la administración alemana en Polonia era extremadamente corrupta. “La embriaguez es espectacular. La vieja máscara alemana de rectitud es cosa del pasado. Ha sido reemplazada por una abierta lujuria de vida y placer y una determinación de llegar rápidamente a ser rico a cualquier precio” (pag. 57).

El ejemplo anterior confirma las sospechas que existían a priori de que la información y la propaganda que circulaban clandestinamente en Polonia no eran objetivas. Además, si la resistencia polaca había sido capaz de inventar un supuesto plan de los alemanes para el exterminio biológico del pueblo polaco, cabría admitir, mutatis mutandis, que habría sido capaz también de inventar un plan alemán para el exterminio biológico del pueblo judío.

Más concretamente, si la resistencia polaca mentía y exageraba con respecto a las informaciones generales, muy probablemente mentiría y exageraría también con respecto a las informaciones específicas de Auschwitz. Por tanto, también desde este punto de vista habría que, a priori, considerar sospechosos los documentos objeto de este estudio.

La segunda tarea que debe realizar el historiador para verificar la sinceridad del autor de un documento consiste en averiguar si éste ha utilizado artificios literarios para magnificar los hechos, o los ha alterado desde el punto de vista dramático para hacerlos más espectaculares, más acordes con el gusto del público o coincidentes con el tenor de una línea de pensamiento determinada, como por ejemplo una campaña propagandística. La regla es que debe tenerse por sospechosa una afirmación cuanto más interesante es desde el punto de vista artístico o dramático y que hay que desconfiar de aquellos relatos muy pintorescos y muy espectaculares en que, por ejemplo, los personajes manifiesten sentimientos [110] muy nobles o adopten actitudes muy vehementes.

En los documentos examinados abundan las situaciones límite, los casos de dramatismo extremo, las apelaciones a la sensiblería o a los sentimientos de horror, cuando no la narración de hechos lisa y llanamente increíbles. Cabe pensar, en cambio, que si las acciones de aniquilamiento en masa por medio de gas hubiesen realmente existido, su descripción simple y escueta habría sido ya bastante horrible como para darle encima una mayor tensión dramática por medio de artificios literarios.

A continuación se recogen, como muestra y sin ánimo exhaustivo, afirmaciones contenidas en los documentos que, a mi juicio, merecen escasa o nula credibilidad a causa de lo que puede llamarse la alteración dramática de la realidad.

– A causa de la escasez de gas, las víctimas salian de la cámara de gas semiinconscientes y eran arrojadas aún vivas a los hornos: “En el crematorio el muro está ensangrentado porque los hombres, aturdidos bajo la influencia del gas, recuperan en el horno la conciencia y rascan con los dedos el cemento para defenderse ante la muerte”

(documento n. 17).

– Los alemanes despojaban a sus víctimas de todos sus bienes antes de entrar en las cámaras de gas. No satisfechos con esto, y una vez finalizado el proceso de exterminio, registraban hasta el último resquicio de cada cadáver, sin olvidar los mas íntimos, en busca de joyas y de metales preciosos: “Un equipo de dentistas examina con precisi6n las cavidades orales de todas las victimas, para sacar las coronas de oro y plata; como hay poco tiempo, se rompen todas las mandíbulas. Otro equipo de ‘especialistas’ mete las manos en las vaginas de los [111] cadáveres de mujeres para buscar objetos de valor escondidos. Solamente los cadaveres trabajados y verificados de esta manera van a la incineración” (documento n. 30).

– Las escenas de aniquilamiento en masa de judíos son tan espantosas que incluso entre la SS “hay casos de hundimiento nervioso”. También en estos casos los hombres SS “van al crematorio al mismo tiempo que los judíos” (documento n. 31).

– Todo es espectacular, superlativo y refinadamente cruel en las matanzas en masa.

Las fosas donde se entierran los cadáveres tienen 4 kilómetros de largo (documento n. 10); los alemanes preven asesinar 1.200.000 judíos húngaros (documentos n. 30 y 31); el récord de personas aniquiladas por medio de gas en un día está en 30.000 (documento n. 24); un crematorio se averió por “sobrecalentamiento”, de tanto quemar (documento n. 30); las víctimas no son aniquiladas con gas sin más, antes han de sufrir “horribles torturas”

(documento n. 24); las fosas de incineración -el “fuego eterno”- queman tal número de cadáveres que allí “no se ve otra cosa que llamas” (documento n. 24), que producen “humaredas negras y espesas [que] son visibles de lejos” (documento n. 30).

– Hay relatos en los que se emplean con prodigalidad recursos literarios propios del peor género melodrámatico. He aquí un ejemplo: “Es imposible describir las escenas que se producen […] Terribles pensamientos, terribles visiones cuando pasan a través de la lagerstrasse en camiones con dirección a la muerte cuatro mil niños menores de 10 años (niños del ghetto de Theresienstadt en Chequia). Algunos lloran y llaman a su madre. Pero otros sonríen [112] al pasar y agitan sus manitas. Un cuarto de hora después ninguno de ellos vivía y los cuerpos aturdidos por el gas (odurzone gazem) ardían en horribles hornos. Y de nuevo, ¿quién creería estas escenas? Y sin embargo garantizo y afirmo que esto sucedi6 realmente y llamo a los vivos y a los muertos como testigos.

… Aturdidos por el gas… Sí, porque el gas es caro y el ‘sonderkommando’ que sirve la cámara mortal lo administra muy económicamente. La administración de la dosis de gas mata a los individuos débiles, y en algunos breves momentos adormece a los más robustos (usypia silniejsze). Estos últimos recobran el conocimiento en las vagonetas del crematorio y se precipitan vivos a la vorágine de fuego” (documento n. 28).

SUBIR

.

.

2.2 CRITICA DE EXACTITUD

Por medio de la crítica de exactitud el historiador trata de determinar si el autor de un documento estuvo bien situado para observar. El ideal -que sólo excepcionalmente suele producirse en la práctica- es que el testigo del hecho histórico esté situado de manera que observe con precisión, que no tenga ningún interés práctico en el hecho observado, ningún deseo de obtener un resultado dado, ni ninguna idea preconcebida al respecto. Debe, además, anotar lo sucedido en el mismo instante, de otra manera lo observado sería sólo un recuerdo susceptible de difuminarse o mezclarse con otros en la memoria. Si bien estas condiciones son extraordinariamente difíciles de cumplirse en la vida real, se considera [113] que un relato o una descripción son a priori más exactos en cuanto se aproximan más al ideal citado.

En nuestro caso, dado que se desconocen los autores de los documentos, no podemos saber cómo han trabajado y si se han atenido a las normas citadas, pero a la vista de los textos estudiados cabe legítimamente dudar de que algun testigo viera realmente alguna cámara de gas alguna vez.

Si, por ejemplo, intentamos conocer simplemente como era una cámara de gas, apenas encontraremos referencias en los documentos, y estas referencias serán, además, vagas y contradictorias. En concreto, un documento dice escuetamente que “están acondicionadas como baños con duchas, de las que en lugar de agua sale gas (urzadzone sa laz’nie z prysznicami, z których niestety zamiast wody wydobywa sie gaz), y que pueden contener 1.200 personas (documento n. 7). Otro documento señala que están en edificios “sin ventanas, de doble puerta, cerradas con pernos así como con instalaciones de introducción de gas y de ventilación (bez okien, z podwojnymi drzwiami, dociskanymi srubami oraz instalacjami do doprowadzenia gazu i wentylacji)” y que tenían capacidad para 700 personas (documento n. 8).

Por último,otro texto afirma que eran “enormes salas (ogromnych hal)”, con capacidad para 1.500 personas y con unas “pequeñas ventanas (maIe okienko)” por donde se arrojaba el agente mortal (documento n. 27).

Si pretendemos saber cuantas cámaras de gas había, nos encontraremos con un conjunto de datos contradictorios:

– dos (documentos n. 7 y 30); – cinco (documento n. 8); [114]

– siete (documento n. 27); y – “algunas” (documento n. 11).

Y si, por último, queremos saber dónde estaban, tendremos que conformarnos con respuestas ambiguas. En realidad, la única referencia está contenida en el documento n. 11:

“Había dos lugares de envenenamiento (trucia): en el crematorio del campo (con capacidad para 400 personas) y Briezinka, donde se prepararon con este fin algunas pequeñas casas en el bosque, de considerable capacidad”.

Esta ambiguedad se hace extensiva a los planos conocidos de Auschwitz y su región procedentes de la resistencia. En el plano siguiente, {1} que no lleva fecha, las cámaras de gas están situadas en un gran bosque (“Forest Brzezinka”) contiguo al campo de Birkenau (identificado en el plano como “Rajsko”). No se dan detalles sobre la localización exacta de las cámaras ni sobre su número. Esta vaguedad contrasta con la precisi6n con la que el autor del documento ha localizado e identificado las instalaciones principales, en particular en el campo de Auschwitz.

[117]

A continuación {2} se reproduce otro plano, esta vez del campo de Birkenau. {3} No va fechado, pero por los datos que recoge puede datarse en la segunda mitad de 1944. Sin embargo, este plano, que contiene información bastante precisa -como la ubicación de los lavabos y de las cocinas en el campo de mujeres-, no recoge ninguna referencia relativa a las cámaras de gas.

{1 Procedente del gobierno polaco en el exilio. Lleva una nota de presentación de The Jewish Agency for Palestine fechada el 18 de agosto de 1944. Public Record Office, FO 371/42806.

2 (en la versión impresa)

3 “Plano de orientación del llamado Auschwitz 2-Birkenau”, Polish Underground Movement (1939-1945)

Study Trust, no se ha facilitado signatura.}

[121]

SUBIR

.

.

3 LOS DOCUMENTOS DE LA RESISTENCIA Y LA VERSION ACTUAL DE LOS HECHOS

Es muy significativo que los detalles relativos a las cámaras de gas y al proceso de exterminio relatados en los informes de la resistencia no se ajusten a la versión que se ha divulgado después de la guerra. Y no es que se trate de diferencias superficiales o de matices, producto de inevitables errores de apreciación por parte de los testigos. No. La discordancia es radical y afecta a todos los aspectos esenciales del supuesto método de exterminio. En realidad, no hay ningún documento de la resistencia concerniente al proceso de aniquilamiento en masa que sea conciliable con la versión que ha sido difundida después de 1945.

A continuación se exponen, desglosadas en cuatro grupos, las discrepancias más significativas. Por comodidad denominaré de ahora en adelante tesis oficial a la versión divulgada después de la guerra.

SUBIR

.

.

3.1 DESCRIPCION DE LAS CAMARAS DE GAS

Fuente de la resistencia: las cámaras de gas estaban acondicionadas como baños con duchas, “de las que en lugar de agua sale gas (z ktorych niestety zamiast wody wydobywa sie gaz)” (documento n. 7).

Tesis oficial: el gas mortal no emanaba de las duchas. El agente tóxico empleado era un insecticida, el Zyklon B, un producto que tenia como base tierra de diatomeas o pulpa de madera tratados [122] químicamente. Era por tanto un producto só1ido. EL Zyklon B se diseminaba en el suelo y emanaba, a mayor o menor velocidad en función de la temperatura, ácido cianhídrico, un gas de gran toxicidad. {1} {1 Piper, F.: Extermination, pags. 117 y siguientes. Aspectos relativos al Zyklon B pueden consultarse en el folleto Zyklon for Pest Control.}

Fuente de la resistencia: tras introducir el gas en la cámara, la “muerte tiene lugar por asfixia, ya que la sangre se desprende por la nariz y por la boca (smierc nastepuje przez uduszenie, bo nosem i ustami wydobywa sie krew)” (documento n. 7).

Sin embargo, el Zyklon B no produce hemorragias. La muerte tiene lugar por un proceso interno que impide la aportación de oxígeno a las células. {1} Fuente de la resistencia: un documento fechado el 29 de agosto de 1942 indica que los cadáveres de los aniquilados con gas eran quemados al aire libre (documento n. 7).

Tesis oficial: la cremaci6n de cadáveres al aire libre no comenzó hasta finales de septiembre de 1942. {2} Fuente de la resistencia: “Se decidió construir 5 nuevas cámaras (5 nowych komor)

en Brzezinka [Birkenau], a 7 kilómetros de distancia del campo. La construcción finalizó en abril de 1942″. Más adelante se especifica que las nuevas cámaras de gas estaban en “cinco edificios (piec budynkow)” (documento n. 8).

Tesis oficial: hasta abril de 1942 sólo había en Birkenau un edificio con cámara de gas. Se trataba de una casa campesina, adaptada para su nueva funci6n, que recibía la denominación de Bunker n. 1, y que entró en funcionamiento el 20 de marzo de 1942. {3} Posteriormente, el 30 de junio de 1942, entró en funcionamiento un segundo bunker. {4} [123]

Fuente de la resistencia: las cámaras de gas mencionadas anteriormente tenían “instalaciones de introducción de gas y de ventilaci6n (instalacjami do doprowadzenia gazu y wentylacji)” (documento n. 8).

Tesis oficial: según las memorias de Rudolf Höss, antiguo comandante de Auschwitz, en la única cámara de gas que había en Birkenau en aquellas fechas, no había instalaciones para introducir el gas y ventilar, sino simplemente “tragaluces especiales (besondere Luken)”. {5} Fuente de la resistencia: tras la ejecución en las cámaras de gas de Birkenau, los cadáveres eran arrojados “por una abertura (przez otwor) y quemados en una hoguera (i pali na stosie)”. Según el contexto, estas acciones se produjeron antes de septiembre de 1942 (documento n. 24).

Tesis oficial: no hay indicios de tal abertura. En las cámaras de gas existentes en Birkenau en esas fechas, los cadáveres eran sacados por la puerta y llevados a las fosas de cremación por medio de unas vagonetas que corrían sobre la vía de un ferrocarril de vía estrecha”. {6} {1 Zyklon for Pest Control, pag. 6.

2 Piper, F.: Extermination, pags. 121-122.

3 Czech, Danuta: Kalendarium, 1989, pags. 186-187.

4 Id., pags. 239.

5 Höss, R.: Kommandant in Auschwitz, pag. 160.

6 Piper, F.: Extermination, pag. 120.}

Fuente de la resistencia: “antes de entrar en la cámara de gas se obliga a los condenados al baño” (documento n. 24).

Tesis oficial: no hay constancia. Es absurdo. Los condenados entraban en la cámara de gas creyendo que iban al baño.

Fuente de la resistencia: las víctimas entraban “en unas enormes salas (do ogromnych hal), donde tenia lugar la “desinfección”. “Habia siete de estas salas (Hal tych byIo siedem), cada una de ellas podía contener alrededor de 1.500 personas. Después de llenar las salas de gente, se vaciaba el aire [124] (wypompowywano powietrze) y en seguida, a través de unas pequeñas ventanas, se lanzaba en medio del local de desinfección kreuzolit. Después de tres a cinco minutos las personas que se encontraban en el interior estaban muertas. En las cercanias (W poblizu) se encontraban siete hornos (siedem pieców) para quemar los cuerpos, cada horno tenía siete aberturas (siedem otworow) para introducir los cadáveres. El proceso de cremación duraba apenas algunos segundos (kilka sekund)” (documento n. 27).

Tesis oficial: el método empleado en los diferentes lugares de Auschwitz y Birkenau donde se practicaba el exterminio no tiene ningún parecido con el descrito en este documento. Ni había siete salas, ni se vaciaba el aire, ni se utilizaba “kreuzolit” (?), ni habia siete hornos, ni cada horno tenia siete aberturas, ni la cremación duraba algunos segundos. {1} Fuente de la resistencia: durante el período de aniquilamiento de los judíos deportados de Hungría, en la primavera de 1944, las “dos cámaras de gas (obie komory gazowe)” trabajaban sin interrupci6n (documento n. 30).

Tesis oficial: en este período funcionaban al menos ocho cámaras de gas, situadas en cuatro crematorios. {2} Fuente de la resistencia: “Entre la matanza de cada lote [en la cámara de gas] existe solamente una interrupci6n, que es necesaria para la retirada de los cadáveres, arrojados a una cámara situada al lado (na druga strone komory), que los destinados a la muerte no ven” (documento n. 30).

Tesis oficial: no existía esta “cámara situada al lado”, invisible para los destinados a la muerte, en las instalaciones homicidas de Birkenau. En los crematorios II y III, la única sala contigua [125] a la cámara de gas era una antecámara (Vorraum), que era lugar del paso obligado para las sucesivas remesas de víctimas. {3} En los crematorios IV y V, los únicos locales {1 Piper, F.: Extermination, pags. 119-134.

2 Faurisson, R.: Mémoire en défense, pags. 153-156 (reproducci6n de una carta del Director del Museo Estatal de Oswiecim, K. Smolen).

3 Pressac, J.-C.: Technique and Operation of the Gas Chambers, pags. 284-285.}

adyacentes a las cámaras de gas eran un vestibulo, por donde también tenían que pasar necesariamente las víctimas destinadas a la muerte, y una pequeña carbonera. {1} Fuente de la resistencia: la cremaci6n de los cadáveres de los judíos húngaros se producía, además de en cuatro crematorios y en hogueras al aire libre, en una “fábrica de ladrillos (cegielnia)” (documento n. 30).

Tesis oficial: no hay constancia de la existencia de esta fábrica de ladrillos.

SUBIR

.

.

3.2 ACCIONES DE EXTERMINIO EN MASA POR MEDIO DE GAS RECOGIDAS EN LOS DOCUMENTOS Y QUE NO HAN SIDO RECONOCIDAS POR LA TESIS OFICIAL

Fuente de la resistencia: a comienzos de octubre de 1941 fueron conducidos a Auschwitz 850 prisioneros rusos para ser exterminados con gas (documento n. 1).

Tesis oficial: no hay referencias de este suceso ni tampoco de que llegaran prisioneros rusos en estas fechas. {2} Fuente de la resistencia: entre el 1 y el 15 de diciembre de 1941 fueron envenenados con gas 500 prisioneros soviéticos en un refugio de hormigó (documento n. 4).

Tesis oficial: tampoco hay constancia de [126] este suceso. {3} Fuente de la resistencia: la primera utilización de las cámaras de gas se produjo en junio de 1941, cuando se aniquiló a 1.700 enfermos incurables (documento n. 8).

Tesis oficial: la primera acción de exterminio por medio de gas en Auschwitz tuvo lugar, a título de ensayo, a finales de agosto de 1941. Las víctimas fueron prisioneros de guerra rusos. {4} 3.3 EL AGENTE TOXICO

{1 Pressac, J.-C.: Technique and Operation of the Gas Chambers, pags. 399.

2 Czech, D.: Kalendarium, 1989, pags. 125-128. Las páginas citadas corresponden a los diez primeros días de octubre de 1941.

3 Czech, D.: Kalendarium, 1989, pags. 149-155.

4 Id. pags. 115-116.}

Segun las fuentes de la resistencia, se utilizaba ya “gas de guerra (gazu bojowego)

(documentos n. 1 y 4), ya “kreuzolit” (documento n. 27), ya acido prusico (kwas pruski)

(documento n. 31). Según la tesis oficial, en cambio, el único agente tóxico empleado fue el Zyklon B. Es significativo que este producto no aparezca citado ni una sola vez entre los documentos estudiados.

SUBIR

.

.

3.3 OTROS METODOS DE EXTERMINIO DESCRITOS EN LOS DOCUMENTOS DE LA RESISTENCIA Y QUE NO HAN SIDO RECONOCIDOS POR LA TESIS OFICIAL

– El Hammerluft o Lufthammer. Término formado por las palabras alemanas Sammer -martillo- Luft -aire-. Se trataba de un procedimiento [127] establecido para matar a los condenados a muerte enviados a Auschwitz por la Gestapo (documento n. 5).

En cuanto al modo de funcionamiento, existen dos versiones diferentes. Según una primera, se conduce a la víctima al lugar de ejecución, donde se le coloca por detrás “el cañón del fusil de aire (powietrznej strzelby)”. A continuaci6n se dispara y el “martillo golpea en la base del cráneo y el aire comprimido destruye todo el cerebro (mIot uderza w podstawe czaszki, a sprezone powietrze miazdzy caly mózg)” ( documento n. 12).

Segun una segunda versión, se trataba de un “martillo de aire (mpot powietrza)” que estaba instalado en “cámaras especiales donde el martillo caía del techo y por medio de una instalación especial las víctimas encontraban la muerte bajo la presión del aire” (documento n. 19).

– Las cámaras eléctricas y los baños eléctricos. Las cámaras eléctricas “tenían paredes de metal, las víctimas eran introducidas y entonces se activaba una corriente eléctrica de alta tensión (mia]y metalowe sciany, wprowadzano do nich ofiary i puszczano prad o wysokim napieodu)” (documento n. 19). Otra fuente recoge que, ademas de en las cámaras eléctricas, se ejecutaba también “en baños eléctricos (w Zazni elektryeznej)” (documento n.

9).

– La decapitaci6n (przez sciecie) (documento n.21).

– Un documento recoge que los alemanes hacían pruebas de “intoxicación con gas al aire libre (gazowaniem na wolnym powietrzu), en lugar de en una cámara, con fines militares” (documento n. 22). Y otro afirma que los barracones del campo donde se alojaban los polacos estaban minados: “Bajo el suelo se dice [128] que se encuentran dos gruesos tubos de metal, que corren paralelamente a lo largo del barracón y que estan conectados a conductos eléctricos que van al Politische Abteilung [Sección Política] en el blok número 11” (documento n. 29).

[131]

SUBIR

.

.

4 CONCLUSIONES

Dos conclusiones cabe extraer, a mi juicio, de las páginas anteriores.

La primera es que los documentos de la resistencia polaca relativos a las cámaras de gas de Auschwitz no superan la crítica. No superan la crítica externa, ya que la práctica totalidad de los autores de estos documentos no sólo eran desconocidos durante la ocupación alemana, lo que es 1ógico, sino que también guardaron el anonimato incluso muchos años después de la guerra, lo que es más difícil de explicar. Ha quedado además de manifiesto que un considerable número de documentos, o proceden de fuentes de segunda mano, o recogen habladurías y rumores, o han falseado la identidad de sus autores (como el caso del funcionario SS de la oficina del campo). Se ha constatado también, a través de la crítica de procedencia, que muchos documentos están emparentados y que su grado de parentesco va desde la reproducción prácticamente al pie de la letra, hasta la mención de alguna frase, un giro idiomático o un lugar común. Ha quedado asimismo patente que aquellos sucesos descritos en varios documentos (caso del aniquilamiento de prisioneros en el bunker y del exterminio de judíos húngaros) proceden de una única fuente. Visto todo lo cual, cabe concluir que la autenticidad de la mayor parte de estos documentos resulta sospechosa a la luz de una rigurosa crítica externa.

Lo mismo se puede decir respecto a la crítica interna. La sinceridad de los autores de los documentos no merece confianza, ya que por un lado se dan las condiciones para esperar de ellos afirmaciones mentirosas, y por otro abundan los artificios y figuras literarias típicos de aquellos casos en los [132] que se produce la alteración dramática de la realidad. Además, y a tenor de la vaguedad y contradicciones halladas en los documentos, cabe dudar honestamente de que hubiera testigos de visu de las cámaras de gas.

En definitiva, si el análisis crítico conduce a descomponer los documentos en afirmaciones, acompañadas de comentarios acerca de la identidad de sus autores y de la probabilidad de sinceridad de sus afirmaciones y de exactitud de sus descripciones, nos encontramos con que los documentos estudiados son probablemente apócrifos, probablemente mentirosos y probablemente inexactos. No sería, por tanto, procedente -en el marco de una metodología histórica rigurosa- fundamentar la existencia de cámaras de gas homicidas en Auschwitz sobre la base de estos documentos. Lo correcto sería, en cambio, desecharlas como ilusorias.

La segunda conclusi6n, y en mi opinión la más importante, deriva del hecho de que los relatos de los documentos de la resistencia no se ajustan a la versión de los hechos difundida después de 1945, a la que he denominado tesis oficial. Es legítimo suponer entonces que las descripciones de las cámaras de gas y del proceso de exterminio reflejadas en los documentos de la resistencia no se basan en observaciones reales, sino que han sido concebidas fuera, por quienes no conocían el emplazamiento y la disposición interior de los lugares donde después de la guerra se dijo que se produjo el exterminio. Es muy significativo en este sentido que dos aspectos centrales de la tesis oficial, el empleo de Zyklon B y la situación de las cámaras de gas en el interior de los edificios que albergaban los hornos crematorios (crematorios II, III, IV y V de Birkenau) no fueron nunca mencionados por los documentos de la resistencia. En buena 1ógica, y desde el punto de vista de la tesis oficial, la explicación más [133] convincente de esta discrepancia sería que los relatos de la resistencia polaca habrían sido inventados. Esta conclusión se confirma por el hecho de que las cámaras de gas aparecen en informes de la resistencia junto a métodos de exterminio que, segun la misma tesis oficial, no existieron nunca (“Hammerluft”, “cámaras eléctricas”, etc.).

Fijado este hecho, queda ahora encontrar una explicación. Quiero decir: por qué fueron incapaces las organizaciones de la resistencia de dar informes veraces y exactos sobre las cámaras de gas y se vieron en la necesidad de fantasear.

Cabría argüir, desde la óptica de la tesis oficial, que las acciones de exterminio en masa por medio de cámaras de gas se produjeron efectivamente, pero que sólo eran conocidas con detalle por un exiguo grupo de personas: los miembros del Sonderkommando, que trabajaban en los crematorios y estaban encargados de acarrear los cadaveres e incinerarlos. El Sonderkommando estaba aislado del resto de detenidos y sus componentes eran aniquilados y sustituidos periódicamente. De esta manera, segun esta interpretación, sólo se habrían filtrado vagos rumores de las ejecuciones masivas con gas, pero no el modus operandi, ni el emplazamiento exacto de las cámaras de gas, ni la disposici6n de su interior, ni su número, ni el agente tóxico empleado. En definitiva, los miembros de la resistencia en el interior de Auschwitz habrían dado libre curso a su imaginación en torno a un hecho cierto. Finalmente, al liberarse el campo en 1945, las autoridades soviéticas y polacas habrían conseguido sacar a la luz todos los detalles gracias al estudio de los planos, la inspección de los lugares, las confesiones de los hombres SS capturados y los testimonios de los escasos miembros del Sonderkommando supervivientes.

Esta hipótesis es, a mi juicio, [134] insostenible. Es inconcebible que la resistencia polaca, que estaba infiltrada en los centros neurálgicos del campo y que contaba con numerosas vías de contacto con el exterior, {1} desconociera todos los detalles de una matanza diaria de varios miles de personas que se estaba produciendo ante sus ojos. Por poner un solo ejemplo, aun suponiendo que el aislamiento del Sonderkommando fuera tan hermético como se dice, cualquiera podria ver que en los recintos de los crematorios entraban por su propio pie miles de personas diariamente y no salía nadie. Las fotografías conservadas permiten comprobar que los cuatro crematorios de Birkenau eran perfectamente visibles desde el resto del campo, del que estaban separados por apenas una línea de alambradas. {2} Sin embargo, como ya se ha indicado, ningún documento menciona que las cámaras de gas estuviesen emplazadas en los crematorios.

Segun una segunda hipótesis, las cámaras de gas homicidas de Auschwitz serían un bulo propagandístico creado en 1941 por la resistencia polaca. En páginas anteriores se informó de que la mayoría de los documentos estudiados fueron difundidos -y posiblemente también creados- por organizaciones de informaci6n y propaganda de la resistencia. También se expuso cómo la resistencia difundía informes falaces sobre las actividades e intenciones de los alemanes en Polonia, como por ejemplo el plan de exterminio físico del pueblo polaco. Por último, también hemos visto cómo se ponían en circulación informaciones acerca de métodos de exterminio en Auschwitz que hoy sabemos que nunca existieron. En consecuencia, resulta perfectamente 1ógico suponer que las cámaras de gas fueron una invención más de las agencias de información y propaganda de la resistencia destinada a desacreditar al ocupante alemán.

Esta sería, en mi opinión, la explicación [135] más razonable de acuerdo con una metodología histórica rigurosa.

Cabe, por último, aventurar una hipótesis acerca del origen del mito de las cámaras de gas de Auschwitz. Se trataría así de responder a la pregunta de por qué escogió la propaganda polaca el gas como método de ejecución en las pretendidas matanzas de Auschwitz.

Probablemente la causa fuese el recelo que existía al comienzo de la Segunda Guerra Mundial sobre el posible empleo masivo de gases tóxicos por los beligerantes, tanto en el frente como contra poblaciones civiles. Esta posibilidad estaba presente en la mente de muchos en aquella época. El temor procedía sin duda del recuerdo de la utilización de gases durante la Primera Guerra Mundial, en la que provocaron efectos devastadores. Esta situación de ansiedad podría haberse reproducido en junio de 1941, cuando estalló la contienda germano-soviética.

Hay indicios en los documentos polacos de aquella época que avalan esa hipótesis.

En un folleto dedicado a Auschwitz y publicado en Londres se describe la retirada de cadáveres tras una ejecución por medio de gas. El suceso le recordaba una escena de la Primera Guerra Mundial a uno de los portadores de cadáveres: “Uno de los sepultureros, que llevaba un cadáver en su brazo para arrojarlo en la carreta, contempla el rostro gris verdoso (the greenish-grey face) durante un momento. Hace años vio rostros similares: una {1 Aynat, E.: Auschwitz & the Exile Government of Poland in the “Polish Fortnightly Review”, pags. 287-

292.

2 L’Album d’Auschwitz, passim.}

trinchera desierta con cadáveres de soldados. La misma fantasmal palidez (ghostly pallor).

Es el descoloramiento del gas venenoso”. {1} Además, y significativamente, la primera referencia de la utilización de gas con fines homicidas se produjo en octubre de 1941, cuatro meses después del inicio de la guerra germano-soviética. En esa ocasión habrían sido aniquilados 850 prisioneros de guerra rusos y el [136] agente tóxico sería un “nuevo tipo de gas de guerra” (documento n. 1).

Posteriormente, la resistencia polaca habría mantenido el gas como método de aniquilamiento, aunque extendería su ámbito de aplicación a todas las categorías de detenidos, y en especial a los judíos deportados.

Finalmente, tras la liberación del campo en 1945, las autoridades soviéticas y polacas, decididas a seguir adelante con el bulo, sustituyeron el inexistente “gas de guerra”

por el insecticida Zyklon B, abundantemente utilizado por los alemanes para hacer frente a las sucesivas epidemias de tifus que asolaban el campo. {2} Y es así, probablemente, cómo habría llegado el mito creado en 1941 a adoptar la forma bajo la que es conocido hoy.

{1 The Camp of Death, pag. 23.

2 Hay dos precedentes propagandísticos de la utilización del Zyklon B como agente homicida. EL primero concierne a Auschwitz y corresponde a un informe supuestamente redactado por dos jovenes judíos eslovacos evadidos del campo el 7 de abril de 1944. EL informe fue difundido por miembros de la comunidad judía de Eslovaquia (véase Aynat, E.: Los ‘Protocolos de Auschwitz’: ¿una fuente histórica?). El segundo atañe al campo de concentracion de Majdanek, liberado por los soviéticos en julio de 1944. En un folleto de procedencia soviética publicado en Londres en 1944 se indica que el Zyklon B era utilizado en una cámara de gas homicida (Simonov, K.: The Death Factory near Lublin, pags. 9-11).}

[139]

SUBIR

.

.

APÉNDICE

DOCUMENTOS

Los documentos -en realidad, fragmentos de documentos- que se exponen a continuación se enumeran por orden cronológico. Cada documento va precedido de unas notas, que nos indican si ha sido publicado o sigue inédito. Cuando ha sido publicado, se precisa la obra. En la inmensa mayoría de los casos, los documentos estan publicados en Obóz. Cuando el documento sigue inédito, se expresa el archivo y la signatura. Las notas también mencionan la fecha de aparición del documento, el encabezamiento y el título. Por encabezamiento se entiende las cifras o códigos identificativos de las células que obtuvieron o difundieron la información o la publicación clandestina donde se recoge el dato. En el caso de publicación clandestina, ésta es siempre “Informacja biezaca [Información corriente]’!, boletín interno del Armia Kra jowa.

Tras las notas se expone el texto traducido y, en último lugar, el original en polaco.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 1

Publicado. Publicación: Obóz, pag. 11. Fecha: 24 octubre 1941. Encabezamiento:

1631. Título: – –

[140]

“[…] Fueron conducidos a Oswiecim a comienzos de octubre 850 oficiales y suboficiales rusos (prisioneros) y se les aplicó la muerte por gas, como prueba de un nuevo tipo de gas de guerra, que tiene que ser utilizado en el frente del este”.

“[…] W Oswiçcimiu w poczatkach pazdziernika przywieziono 850 oficerow i podoficerów rosyjskich (jencow) i zastosowano do nich smierc gazowa, jako próbe nowego typu gazu bojowego, który ma byc uzyty na froncie wschodnim”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 2

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 14. Fecha: 15 noviembre 1941.

Encabezamiento: –

Título: Infome de la situación en el período del 15.VIII al 15.XI.1941.

“[…] El campo fue espectador de un odioso crimen cuando en la noche del 5 al 6 de septiembre se hizo entrar en el bunker a alrededor de 600 prisioneros soviéticos, en su mayoría ‘politrucs’ del ejército, así como a alrededor de 200 polacos, y en un bunker hermético se les envenenó con gas y los cuerpos fueron transportados al crematorio y quemados”.

“[…] Obóz byl widownia ohydnej zbrodni, gdy w nocy z 5 na 6.IX wtloczono do bunkra ok. 600 wiezniow sowieckich m. in. ‘politruków’ z armii, oras ok. 200 Polaków -i po uszczelnieniu bunkra wytruto ich gazem, a ciala wywieziono do krematorium i spalono”.

[141]

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 3

Publicado. Publicación Obóz, pag. 14. Fecha: 17 noviembre 1941. Encabezamiento:

1631. Informacja biezaca 21. Titulo:

“[…] Oswiecim. Se confirman las informaciones de un sombrío crimen realizado en el campo. En la noche del 5 al 6 de septiembre del año 41 se hizo entrar en el bunker en Oswiecim a alrededor de 600 prisioneros civiles soviéticos, rompiéndose con los barrotes manos y pies. Fueron incluidos alrededor de 250 polacos. Hechos herméticos y cerrados todos los orificios del bunker, fueron envenenados con gases. Los cuerpos de los envenenados fueron transportados por la noche en 80 carretadas al crematorio, donde fueron quemados”.

“[…] Oswiecim. Potwierdzaja sie wiadomogsci o ponurej zbrodni, dokonanej w obozie. W nocy z 5 na 6 wrzesnia 41 r. wtloczono do bunkra w OCwiecimiu ok. 600 przywiezionych cywilnych jencow sowieckich, lamiac dragami rece i nogi. Dolaczono ok.

250 Polaków. Uszczelniono wszystkie otwory bunkra i zamknietych gazami. Ciala wytrutych wywieziono noca na 80 wozach do krematorium, gdzie zostaly spalone”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 4

Publicado. Publicación: Obóz, pag. 16. Fecha: 15 diciembre 1941. Encabezamiento: –

[142]

Título: Adjunto al anexo n. 21 del período 115.XII.1941.

“[…] Con ayuda de un gas de guerra fueron envenenados alrededor de 500 prisioneros [soviéticos] en un refugio de hormigón”.

“[…] Za pomoca gazu bojowego wytruto w betonowym schronie ok. 500 jenców”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 5

Publicado. Publicación: Obóz, pag. 32. Fecha: junio 1942. Encabezamiento: – Titulo:

Oswiecim.

“[…] 7) Los métodos de aniquilamiento son muchos, se fusila por medio de pelotones, se aniquila con un martillo neumático (Hammerluft), y últimamente se intoxica con gas en cámaras de gas. El primero y el segundo aniquilan a los condenados a muerte enviados por la Gestapo, el tercero a los enfermos incapaces de trabajar y a los transportes, que llegan ya con este fin (bolcheviques y últimamente transportes de judíos)”.

“[…] 7) Sposobów mordowania jest bardzo wiele, a wiec rozstrzelania przy pomocy plutonu honorowego, mordowanie mIotempowietrnym (Hammerluft), a ostatnio gazowanie w komorach gazowych. Peirwszym i drugim sposobem morduja wiezniow z wyrokow smierci przesylanych przez Gestapo, trzecim –chorych niezdolnych do pracy i transporty, które juz z takim [143] przeznaczeniem przyjezdzaja (bolszewicy i ostatnie transporty Zydów)”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 6

pag. 2.

Publicado.

Publicación: “Polish Fortniahtlv Review” n. 47 Fecha: 1 julio 1942.

Encabezamiento: – —

Título: Documentos de Polonia. Intentos alemanes de asesinar una nación. La prisión de Pawiak en Varsovia y el campo de concentración de Oswiecim.

“[…] Es generalmente conocido que durante la noche del 5 al 6 de septiembre del ultimo año alrededor de mil personas fueron conducidas (were driven down) al refugio subterráneo (to the underground shelter) en Oswiecim, entre ellos setecientos prisioneros de guerra bolcheviques y trescientos polacos. Como el refugio era demasiado pequeño para contener este gran número, los cuerpos fueron simplemente metidos a la fuerza, sin preocuparse de los huesos rotos (regardless of broken bones). Cuando el refugio estuvo lleno, se inyectó gas dentro (gas was injected into it), y todos los prisioneros murieron durante la noche. Toda la noche el descanso del campo fue impedido por los gemidos y aullidos (groans and howls) que venían del refugio. Al día siguiente otros prisioneros teníian que llevar los cuerpos, tarea que llevó todo el día. Una carretilla de mano (hand-cart)

sobre la que se recogían los cuerpos se rompió bajo el peso (broke down under the weight)”.

[144]

[El original en polaco no ha sido localizado].

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 7

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 43. Fecha: 29 agosto 1942.

Encabezamiento: – —

Título: Carta escrita en el campo de Oswiecim.

“[…] Lo más terrible son las ejecuciones masivas por medio de gas en cámaras especialmente construidas con este fin. Hay dos y pueden contener 1.200 personas. Están acondicionadas como baños con duchas, de las que en lugar de agua sale gas. De esta manera son ejecutados a menudo transportes enteros de personas, que no se lo esperan. Se habla de que cuando van a los baños incluso se les ofrece toallas, ya más de 300.000. Antes eran enterrados en fosas, ahora son quemados al aire libre, en fosas cavadas especialmente. La muerte tiene lugar por asfixia, ya que la sangre se desprende por la nariz y por la boca”.

“[…] Najgrozniejsze sa egzekucje masowe przy pomocy gazu w komorach specjalnie na ten cel pobudowanych. Jest ich dwie i moga pomiescic 1.200 ludzi.

Urzadzone sa laznie z prysznicami, z którich niestety zamiast wody wydobywa sie gaz.

Traci sie w ten sposób przewaznie caIe transporty ludzi, którzy nie sa na to przygotowani. Mówi sie im, ze ida do ia£ni, nawet daje sie reczniki – tym sposobem przeszlo juz 300 tysiecy. Kiedyg zakopywano w rowach, dzit pala na wolnym powietrzu, w rowach specjalnie wykopanych.

[145] Smierc nastepuje przez uduszenie, bo nosem i ustami wydobywa sie krew”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 8

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 48. Fecha: 10 octubre 1942.

Encabezamiento: D.I.

Titulo: Informe de la situación en el país en el período 26.VIII – 10.X.1942.

“[…] Cámaras de gas. La primera utilización de las cámaras de gas tuvo lugar en junio de 1941. Se formó un transporte de 1.700 enfermos incurables y ‘oficialmente’ se les envió a un sanatorio en Dresde, pero de hecho fueron a un edificio reconstruido como cámara de gas. El edificio se reveló sin embargo como pequeño y poco práctico. Se decidió construir 5 nuevas cámaras en Brzezinka, a 7 km. de distancia del campo. La construcción finalizóen abril de 1942. Son 5 cámaras, cinco edificios sin ventanas, de doble puerta, cerradas con pernos así como con instalaciones de introducción de gas y de ventilación; cada edificio está calculado para 700 personas. Entre los edificios hay railes de tren, por los que son llevados los cadáveres a las fosas, cavadas en unos bosques próximos. Intoxicar con gas 3.500 personas, con todos los trabajos preparatorios y terminales, dura 2 horas. Se intoxica con gas principalmente a prisioneros bolcheviques y a judíios. Entre los polacos, ante todo enfermos incurables. En los informes del campo dirigidos a Berlín no se dan cifras de intoxicados con gas”.

[146]

“[…] Komory gazowe. Pierwsze uzycie komór gazowych nastapilo w czerwcu 1941 roku. Uformowano transport z 1.700 nieuleczalnie chorych i ‘urzedowo’ wyslano ich do sanatorium w Dreznie, faktycznie zas do budynku, przebudowanego na komore gazowa.

Budynek jadnak okazaI sie za maly i niepraktyczny. Postanowiono zbudowac 5 nowych komór w Brzezince, odledlej o 7 km od obozu. Budowe ukonczono w kwietniu 1942 r. Te 5 komór – to piec budynków bez okien, z podwójnymi drzwiami, dociskanymi srubami oraz instalacjami do doprowadzenia gazu i wentylacji; kazdy budynek obilczony jest na 700 osób. Miedzy budynkami przeprowadzone sa szyny kolejki, ktora odwozi sie trupy do rowów, kopanych w pobliskich lasach. Gazowanie 3.500 ludzi, lacznie ze wszystkimi czynnogciami wstepnymi i koncowymi, trwa 2 godziny. Gazowano gIównie jenców bolszewickich y zydów. Sposród Polaków — przede wszystkim nieuleczalnie chorych. W raportach kierowanych z obozu do Berlina nie podaje sie cyfr zagazowanych”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 9

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 52. Fecha: 23 octubre 1942.

Encabezamiento: 163-A/1. Informacja Biezaca n.

Título: —

“[…] Hasta el 15.VIII el ‘libro de fallecidos’ registraba oficialmente 18.800 incinerados. Pero aparte de estos números oficiales (prisioneros de Polonia y del Reich), murieron miles de judíos de Polonia, Francia, Holanda y Alemania, [147] además de serbios, checos, eslovacos, húngaros, incluso italianos, además seguramente de un número de polacos ‘desplazados’, y por fin prisioneros rusos: llegaron a lo largo de 1941 alrededor de 60.000 y ninguno se salvó: sufrieron la acción de los gases de guerra. Los bienes -oro y joyas- confiscados en el campo a los judíos de Francia y Holanda sobrepasan los 60 millones de RM de antes de la guerra. Según un informe de un SS de servicio, en las cámaras eléctricas el número de víctimas no oficiales se eleva cada noche a 2.500. Las ejecuciones tienen lugar en baños eléctricos y en cámaras de gas. Los perros del campo exterminan también a gran número de víctimas”.

“[…] Do 15.VIII oficjalna ‘ksiega zmarlych’ liczyla 18.800 spalonych. Lecz poza ta liczba oficjalna (wiezniowie z Polski i Rzeszy) zginçty tysiace Zyd6w z Polski, Francji, Holandii i Niemiec, dalej Serbowie, Czesi, Slowacy, Wegrzy, nawet Wlosi, dalej pewna liczba ‘wysiedlenców’ polskich, wreszcie jency rosyjscy: tych przybyto w ciagu 1941 r.

ok. 60 tys. i nikt nie ocalal: próbowano na nich dziatania gazów bojowych. Majatek zagrabiony w obozie Zydom z Francji i Holandii przekracza 60 milionów RM wartósci przedwojennej, stanowi go zIoto i klejtoni. Wedlug relacji SS-mana zatrudnionego przy komorach elektr. dzienna liczba tych ofiar nieoficjalne wynosi co nocy 2.500 Traceni sa lazni elektrycznej i w komorach gazowych. Psy obozowe zgladzity tez wielka liczbe ofiar”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 10

Publicado. Publicación: Obóz, pags. 60-61.

[148]

Fecha: noviembre 1942.

Encabezamiento: –

Título: A la central. Copias de informes y memorias del campo disciplinario de Oswiecim.

“[…] La primera utilización de las cámaras de gas (Degasungskammer) tuvo lugar en junio de 1941. Se formó un transporte de 1.700 personas (enfermos incurables: venéreos, Korperschwache [afectados de debilidad física], inválidos, enfermos con meningitis) y fueron enviadas a un sanatorio en Dresde (según el comunicado oficial). En realidad se les transportó a un edificio reconstruido como cámara de gas. El edificio se reveló pequeño y poco práctico. Se decidió construir cinco modernas cámaras en Brzezinka (Birkenau), a 7 kms. del campo. La construcción finalizó en abril de 1942. Hay 6 bloques (sin ventanas, de doble puerta, cerrada con pernos, con modernas instalaciones de introducción de gas y de ventilaci6n), cada uno para 700 personas. Entre los bloques un tren de vía estrecha lleva los cadáveres a fosas de 4 kms. de largo cada una, en unos bosques próximos. Otro tren transporta la cal para cubrir los cuerpos. Todo el terreno de la D-kammer es zona cerrada; todo aquel que no trabaje allí y se encuentre en este territorio está sujeto a la pena de muerte (ya sea de la SSt Wehrmacht, civil y prisionero). La intoxicación con gas de 3.500 personas dura 2 horas”.

“[…] Pierwsze uzycie gazowych (Degasungskammer) nastapilo w czerwcu r. 1941.

Uformowano transport z 1.700 ludzi (nieuleczalnie chorzy – weneryczni, Korperswache, kalecy, chorzy, ktorzy przeszli resekcje. zeber, chorzy na zapalenie opon mózgowych) i wyslano do sanatorium do Drezna (wg oficjalnego komunikatu). W rzeczywistogci odtransportowano ich do budynku przebudowanego na [149] komore gazowa. Budynek okazaI sie za maly i niepraktyczny. Postanowiono budowepiçciu nowoczesnych komór w Brzezince (Birkenau) o 7 km od obozu. Budowç ukonczono w kietniu r. 1942. Jest to 6 bloków (bez okien, drzwi podwójne, dociskane srubami, nowoczesne instalacje doprowadzajace gaz i wentylacyjne) na 700 osób kazdy.

Miedzy blokami kolejki waskotorowe odwozace trupy do dlugich na 4 km kazdy row6w, do pobliskich lasów. Inna kolejka dowozi wapno do przysypywania ciaI. Caly teren Dkammer jest strefa zamkniçta; kazdy, ktory nie pracuje tam a znajdzie siç na tym terenie, podlega karze émierci (odnosi siç to i do SS, Wehrmachtu, cywili i wiçzni6w).

Zagazowanie 3.500 ludzi trwa 2 godziny”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 11

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 69. Fecha: noviembre 1942.

Encabezamiento: –

Título: A la central. De la correspondencia de uno de los prisioneros de Oswiecim.

“[…] Cada semana llegaban normalmente dos transportes de judíos de Eslovaquia, Francia y del Gobierno General. Los judíos del Gobierno General son envenenados en masa; nos es difícil determinar una cifra, pero es enorme, tanto que no se daba abasto para quitar la ropa a los envenenados. Yacían unos 15.000 alrededor de las cáamaras de gas, a pesar de que cada día se los llevaban en carretas. Había dos lugares de envenenamiento: en el crematorio del campo (con capacidad para 400 personas) y en Brzezinka, donde se prepararon con este fin algunas pequeñas [150] casas en el bosque, de considerable capacidad. Los intoxicados con gas son enterrados en grandes fosas, a las que conduce una via férrea, construida especialmente para hacer fácil el transporte. Se emplea a civiles judíos para llenarlas, que son envenenados tras un corto tiempo”.

“[…] Co tydzien przychodzsa przecietnie dwa transporty Zydow ze SIowacji, Francji, Zaglebia lub Guberni. Zydzi z Zaglebia i Guberni sa wytruwani masowo; trudno ustalic jest nam cyfre, ale jest ona ogromna, tak ze nie moga nadazyc wywozic ubrania po zatrutych. Lezy ich kolo komor gazowych okoto 15.000, mimo ze co dzien wywozi sie je furami. Mamy dwa miejsca trucia: w krematorium bozowym (pojemnosc 400 ludzi) i w Brzezince, gdzie przygotowano w tym celu kilka domkow pod lasem, znacznie pojemniejszych. Zagazowanych zakopuje siç w duze doty, do ktorych jest doprowadzona kolejka, specjalnie wybudowana w celu utatwiania transportow. Zatrudnieni przyzasypywaniu Zydzi cywile, sa co jakié czas wytruwani”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 12

Publicado. Publicación: Obóz, pag. 54. Fecha: 1 noviembre 1942. Encabezamiento: –

Titulo: De la vida en el campo.

“[…] Cuando los comandos son enviados al trabajo, se les conduce al patio de la compania disciplinaria, donde tienen lugar las ejecuciones por medio del ‘Lufthammer’ (martillo neumático). Se atan las manos a los prisioneros por detras y son llevados [151] uno a uno desnudos al patio. Allí se les pone por detras el cañón del fusil de aire y se dispara sin ruido. El martillo golpea en la base del cráneo y el aire comprimido destruye todo el cerebro. El cadáver es retirado a un montón y entra el siguiente. Se dice que se producen allí escenas horribles”.

“[…] Kiedy komenda rozeszla sie do pracy, przeprowadzono ich na dziedziniec karnej kompanii, gdzie odbywaja sie egzekucje przy pomocy ‘Lufthammer’ (mlota powietrznego). Wiezniow wiaze sie rece z tylu i po jednym wyprowadzaja rozebrwaszy do naga dziedziniec. Tam z tylu przyktada mu sie lufe tej powietrznej ztrzelby i bez huku strzela. Mlot uderza w podstawe czaszki, a sprezone powietrze miazdzy caly mozg.

Trupa odrzucajça na kupe i wychodzi nastepny. Podobno dzialy sie tam straszne sceny”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 13

Publicado.

Publicación: Obóz, pags. 79-80.

Fecha: enero 1943.

Encabezamiento: –

Título: Suplemento al K.B.!r. O.K. Nr. 3 – Parte I “Datos numéricos durante el período de existencia del campo de Oswiecim hasta el 15.XII.1942.

[… ] Judíos:

Intoxicados con gas de Francia, Bélgica y Holanda:

502.000 Intoxicados con gas de Polonia:

20.000 [152]

“Dane cyfrowe za czas istnienia obozu w Obwiecimiu do dnia 14.XII.42 r.

[…]] Zydzi:

Zagazowanych z Francji, Belgii i Holandii 502.000 Zagazowanych z Polski 20.000″.

SUBIR

DOCUMENTO N. 14

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 89 Fecha: 24 febrero 1943.

Encabezamiento: D.I.

Titulo: Pro memoria de la situación en el Gobierno General en el período 24.I –

24.II.1943.

“[…] Judíos envenenados con gas 520.000, de ellos alrededor de 20.000 de Polonia, el resto de Francia, Bélgica, Holanda, Yugoslavia y otros países”.

“[…] Zydow wytruto gazem 520.000, w tym okolo 20.000 z Polski, reszta z Francji, Belgii, Holandii, Jugoslawii i innych krajow”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 15

Publicado.

Publicación: Oboz, pag. 90.

Fecha: 28 febrero 1943.

Encabezamiento: – Título: Anexo nr 48 al período 16 – 28.II.1943.

[153]

“[…] Judíos intoxicados con gas de Polonia 20.000, de Francia, Bélgica y Holanda 502.000”.

“[…] Zagazowanych Zydow z Polski 20.000,z Francji, Belgii, Holandii 502.000”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 16

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 97.

Fecha: 26 marzo 1943.

Encabezamiento: 252-A/1. Informacja biezaca nr 12 (853.

Título: –

“[…] Aparte de la numeración [de los prisioneros oficiales fallecidos] están los transportes para el gas, principalmente judíos, hasta ahora más de 500.000”.

“[…] Poza numeracja sa transporty na gaz, glownie Zydow, jak dotad ponad 500 tys”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 17

Publicado.

Publicación: Obóz, pags. 100-101.

Fecha: abril 1943.

Encabezamiento: IV.33. Titulo: –

[154]

“[…] En el campo de Oswiecim, a falta de gas para envenenar a los detenidos, por consideraciones económicas, las personas quedan medio envenenadas, y son incineradas en seguida. En el crematorio el muro está ensangrentado porque los hombres, aturdidos bajo la influencia del gas, recuperan en el horno la conciencia y rascan con los dedos el cemento para defenderse ante la muerte. Esto mismo se cuenta de las incineraciones abiertas, donde los envenenados estan conscientes en las fosas de incineración algun tiempo después. De estas fosas de incineración circula una leyenda: son conocidas bajo la denominación de ‘Fuego eterno’, pues arden día y noche”.

“[…] W obozie oswiecimskin brak gazu dla trucia wiçzniow, ze wzgledow oszczçdnosciowych osoby zostaja polzatrute, ktore nastepnie sie spala. W krematorium sciany pokrwawione – gdyz czlowiek pod wplywem oszolomienia gazowego odzyskuje w piecu przytomnosc – drapie palcami beton broniac sie przed smiercia. To samo dzieje sie w spalaniach otwartych, gdzie zatruci w dotlch spaleniowych po pewnym czasie przytomnieja. O tych dolach spaleniowych kraza legendy – znane sa one pod nazwa ‘Wieczne ognie’, gdyz plona dniem i noca”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 18

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 98.

Fecha: 2 abril 1943.

Encabezamiento: –

Título: Relación de los acontecimientos más [155] importantes del país en el período 28.III – 2.IV.43 Nr 12/43.

“[…] Todos los datos mencionados no comprenden los transportes destinados a las cámaras de gas, que tienen numeración aparte. Aqui la numeración sobrepasa ya las 500.000 personas, principalmente judíos”.

“[…] Wszystkie powyzsze dane nie obejmuja transportow przeznaczonych do komor gazowych, ktore maja oddzielna numeracje. Tutaj numeracja przekracza juz 500.000 ludzi, glownie Zydo6w”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 19

Inédito.

Archivo y signatura: Yad Vashem, M-2/261.

Fecha: 18 abril [1943].

Encabezamiento: –

Título: Informe redactado el 18 de abril en Londres. Conozco personalmente al informador.

“[…] Oswiecim. Vivi en Oswiecim durante unas semanas. Conozco bien las condiciones porque las investigué y esa es después de todo la razón por la que fui allí.

Tuve la más detallada información de lo que sucedió allí de la gente que fue liberada.

Cuando me fui de Oswiecim a finales de septiembre el número de prisioneros registrados era de más de 95.000, pero había quienes no estaban registrados. Entre los últimos 20.000 prisioneros de guerra rusos llevados allí en el verano de 1940 [sic], así como masas de judíos llevadas allí de otros países. Los prisioneros [156] de guerra morían de hambre, los judíos eran exterminados en masa. Cuando me marché había alrededor de 15.000 prisioneros de guerra en Oswiecim. Al menos 60.000 de los prisioneros registrados fueron asesinados. En base a la información que recogí sobre el terreno, puedo confimar que los alemanes aplicaban los siguientes métodos de exterminio:

a/ cámaras de gas: las víctimas se desnudaban y eran introducidas en las cámaras, en las que se asfixiaban; b/ cámaras eléctricas: estas cámaras tenían paredes de metal, las víctimas eran introducidas y entonces se activaba una corriente eléctrica de alta tensión; c/ el llamado sistema Hammerluft: se trata de un martillo de aire. Eran cámaras especiales donde el martillo caía del techo y por medio de una instalación especial las víctimas encontraban la muerte bajo la presión del aire. d/ Fusilamiento: era utilizado como una forma de castigo colectiva en casos de insubordinación, matando uno de cada diez.

Los tres primeros métodos eran usados con mas frecuencia. El último raramente. Los hombres de la Gestapo estaban en una posición que les permitía vigilar con máscaras antigas la muerte de las masas de víctimas.

Los alemanes cargaban los cuerpos y los llevaban fuera de Oswiecim, por medio de enormes excavadoras hacían agujeros donde enterraban a los muertos y cubrían los agujeros con cal. La cremación de las víctimas por medio de hornos eléctricos era raramente aplicada.

Y esto a causa de que en tales hornos sólo alrededor de 250 personas podían ser incineradas en 24 horas”.

“[…] Oswiecim. W Oswiecimiu mieszkaIem przez szereg tygodni. Znam dokIadnie stosunki, gdyz badaniem siç zajmowaIem i w tym celu tam siedzialem. Od ludzi zwalninych z Oswiecimia miatem [157] najdoktadniejsze informacje o tym co sietam dzieje. Gdy wyjezdzalem z Oswiecimia pod koniec wrzetnia liczba rejstrowanych wiezniow w Oswiecimiu przekraczala 95.000, ale procz tego byli tez nierejstrowani. Wsrod nich 20.000 jencow bolszewickich ktorzy tam byli sprowadzeni, latem 1940. Jako tez masy Zydow deportowanych z innych krajow. Jency marli zglodu. Zydow tracono masami. Cdy wyjezdzalem stamtad bylo w Oswiecimiu okolo 15.000 wiezniow. Co najmniej 60.000 z posrod zarejestrowanych zostalo zamordowanych. Na podstawie tych pewnych informacji jakie zebraIem na miejscu moge stwier zic i potwierdzic, ze Niemcy stosowali nastepujace systemy zabijania: a/ Komory gazowe: rozbierano ofiary do naga, pakowa no ich do komor i wytruwano; b/ komory elektryczne: komory te mialy metalowe sciany, wprowadzano do nich ofiary i puszczano prad o wysokim napieciu; c/ system t. zw. Hammerluft: T.j.

mlot powietrza. Bity to specjalne komory, wktorych tlok opadal ze sufitu i przy pomocy specjalnego urzsadzenia sila preznosci powietrza ofiary ulegaIy smierci. d/ rozstrzelanie:

stosowano je przewaznie jako kare kolektywna w wypadkach niesubordynacji, dziesiakujac zebranych.

Najczegciej stosowano pierwsze trzy metody: ostatnia rzadziej. Gestapowcy wystawali na podwyzszonym miejscu nad komorami gazowymi z maskami gazowymi i cynicznie przyptrywali sie masowej smierci ofiar.

Niency ladowali trupy i wywozili je, poza Oswiecim przy pomocy olbrzymich bagrow kopali groby y doly i przylewali je wapnem. Spalanie ofiar przy pomocy piecow elektrycznych jest sotusnkowo mniej sotosowane, bo na dobe w tych piecach mogli spopielic tylko okolo 250 trupow”.

[158]

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 20

Inédito.

Archivo y signatura: Polish Underground Movement (1939-1945) Study Trust, no se ha facilitado signatura.

Fecha: 1943.

Encabezamiento: –

Título: Fragmento del informe del ministerio [polaco en el exilio] de Asuntos Interiores del primer semestre de 1943.

“[…] Judíos envenenados con gas 520.000, de ellos 20.000 de Polonia, el resto de Francia, Bélgica, Holanda, Yugoslavia y otros paises”.

“[…] Zydow wytruto gazem 520.000 z tego 20.000 z Polski, reszta z Francji, Belgii, Holandii, Jugoslawii i innych krajow”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 21

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 107.

Fecha: 15 julio 1943.

Encabezamiento: S.Z. S.I.

Título: Despacho radiado para la BBC y para el mundo.

“[…] Hasta finales de 1942 en el campo de Oswiecim se envenenó con gas a 468.000 judìos, no inscritos en el registro general. Esta cifra ha sido oficialmente constatada. […]

Desde septiembre pasado a principios del año en curso fueron conducidos a Oswiecim 181.000 judìos de Polonia, Grecia, Francia, [159] Bélgica, Holanda y Checoslovaquia. De esta cifra han sido ejecutados hasta ahora 177.000 por medio del envenenamiento con gas. […] Ultimamente en Oswiecim se introdujo también la privación de la vida por decapitación”.

“[…] Do konca 1942 r. w obozie oswiecimskim zatruto gazem 468 tysiecy Zydow, nie objetych ogolna rejestracja. Jest to cyfra urzedowa stwierdzona. […] Od wrzesnia ubr.

do poczatku czerwca br. do Oswiecimia przywieziono 181 tysiecy Zydow z Polski, Grecji, Belgii, Holandii i Czechoslowacji. Ze tej cyfry stracono dotad 177 tysiecy przez zatrucie gazem. […] Ostatnio w Oswiecimiu wprowadzono rowniez pozbawienie zycia przez sciecie”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 22

Publicado.

Publicación: Obóz, pags. 111-112.

Fecha: 18 agosto 1943.

Encabezamiento: s.z.

Título: Carta de un prisionero de Oswiecim. Anexo nr 1 a la I.B. nr 32 (105)

“[…] Transportes enteros son dirigidos directamente al gas, sin numeración. El numero de éstos sobrepasa ya las 500.000 personas. La mayor parte judìos. Ultimamente transportes de polacos de Lublin van directamente al gas (hombres y mujeres). Los bebés son lanzados directamente al fuego. En Birkenau se incinera en el llamado ‘fuego eterno’ -un montón de cadáveres al aire libre- [;] el crematorio no da abasto.

[160]

Ultimamente se hacen pruebas de intoxicacion con gas al aire libre, en lugar de en una camara, con fines militares. […] Nuevos crematorios incineran diariamente alrededor de 5.000 personas, en su mayoria judìos”.

“[…] Cale transporty przewozi sie wprost na gaz, bez jakiejkolwiek numeracji.

Liczba takich przekracza juz 500.000 osob. Przewaznie Zydzi. Ostatnio transporty Polakòw z Lubelskiego ida wprost na gaz (mezczysni i kobiety). Dzieci rzuca sie wprost na ogien. Za Birkenau pali sie tzw. ‘wieczny ogien’ stos trupòw na wolnym powietrzu –

krematorium nie moze nadazyc.

Ostanio robi sie pròby z gazowaniem na wolnym powietrzu, zamiast w komorze –

dla celòw wojskowych. […] Nowe krematorium pali dziennie okolo 5.000 osòb przewaznie Zydòw”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 23

Publicado.

Publicación: Obóz, pags. 119-120.

Fecha: 27 agosto 1943.

Encabezamiento: –

Titulo: Relación de los acontecimientos más importantes del país. Informe semanal del 27.VIII.4333/43. Cifras de Oswiecim y Trawnik.

“[…] Aparte eran envenenados en cámaras de gas los transportes de judìos que no eran registrados (hasta el presente medio millón). […] En el crematorio se incinera a 5.000 cadáveres al día, y cuando hay más los restantes son quemados vivos en el ‘fuego eterno’ al aire libre en Birkenau – los [161] bebés son lanzados vivos al fuego”.

“[…] Poza nimi traci siç w komorach gazowych nieobjete rejestracja transporty Zydòw (dotad pol miliona). […] W krematorium spala sie 5.000 trupow dziennie, poniewaz jest wiecej, reszte pali sie zywcem w ‘wiecznym ogniu’ na otwartym powietrzu w Birkenau – do ognia wrzuca sie zywcem dzieci”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 24

Publicado. Publicación: Obóz, pags. 124-125 y 129. Fecha: 22 septiembre 1943.

Encabezamiento: – Título: Anexo nr 1 al I.B. nr 37 (110). 22.XI.43. Traducción de los informes de un SS funcionario de la oficina del campo de concentración de Oswiecim (‘para la publicación redondear las cifras, no dar la fuente!).

“[…] Judíos.

Hasta IX.42 fueron intoxicados con gas en Oswiecim 468.000 judìos no matriculados. De IX.42 a VI.43 llegaron alrededor de 60.000 judìos de Grecia (Salónica y Atenas); de Eslovaquia y del Protectorado de Bohemia y Moravia: 50.000; de Holanda, Bélgica y Francia: alrededor de 60.000; de Chrzanowa: 6.000, de Ket, Zywca, Suchej y Slemien (?) y de la regiòn: 5.000. De éstos vive hoy el 2%. Del 98% restante se enviaba al gas a menudo a personas completamente sanas y jòvenes y eran quemadas medio muertas.

Cada transporte llegado a Oswiecim era desembarcado, se separaba a hombres y a mujeres y en seguida sin [162] selección, masivamente, se cargaba el 98% (sobre todo mujeres y niños) en vehículos y se les transportaba a las cámaras de gas en Brzezinka; tras horribles torturas son asfixiados, lo que dura 10-15 minutos, y son arrojados los restos mortales por una abertura y quemados en una hoguera. Conviene señalar que antes de entrar en la cámara de gas se obliga a los condenados al baño.

A consecuencia de la falta de gases tóxicos se incinera incluso a medio muertos.

Actualmente hay construidos en Brzezinka tres grandes crematorios para 10.000 personas diarias, que continuamente queman restos humanos y son llamados por la población del lugar ‘el fuego eterno’. […] Aparte, en el campo de hombres de Rajsko se encuentra además un crematorio, donde se incineran los restos humanos de los ejecutados en las prisiones de Katowice y otros lugares. […] Como los crematorios no pueden atender tal cantidad de personas, se queman ordinariamente los restos humanos en una fosa abierta en un campo cerca de Brzezinka y durante 3 días no se ve otra cosa que llamas que surgen allí donde son quemados los cuerpos. […] El nuevo récord en Brzezinka de intoxicación con gas en un día es de 30.000 personas”.

“[…] Zydzi.

Do IX.42 zagazowano w Oswiecimiu 468.000 nierejestrowanych Zydow. Od.

IX.42 do VI.43 przybylo ok. 60.000 Zydòw z Grecji (Saloniki, Ateny); ze Slowacji i Protektoratu Czech i Moraw – 50.000, z Holandii, Belgii y Francji – ok. 60.000, z Chrzanowa 6.000; z Ket, Zywca, Suchej i Slemien (?) z okolic 5.000. Z ludzi tych zyje dzis 2%. Z tych 98% wyslano do gazu przewaznie zupelnie zdrowych, mlodych ludzi i palono ich napol zywcem. Kazdy transport [163] przychodzacy do Otwiçcimia zostaje wyladowany, odziela sie mezczyzn i kobiety i nastepnie bez wyboru (masowo) I aduje sie 98% (glòwnie kobiety i dzieci) na samochody i odwozi sie do komory gazowej w Brzezince; po straszliwych mekach (duszenie sie), trwajacych 10-15 minut, wyrzuca sis zwloki przez otwòr i pali na stosie.

Nalezy zaznaczyc, ze przed wejsciem do komory gazowej obowiazuje skazancòw kapiel.

Na skutek braku gazòw trujacych palono ròwniez pò1zywych jeszcze. Obecnie zbudowano w Brzezince trzy duze krematoria na 10.000 ludzi dziennie, ktòre nieustannie pala zwloki i przez ludnogc miejscowa nazywane sa ‘wiecznym ogniem’. […] Poza tym w obozie meskim kolo Rajska znajduje sie jeszcze jedno krematorium, gdzie pali sie zwloki straconych z wiezien w Katowicach i in. przeciçtnie […].

Poniewaz krematoria nie mogly podolac ilosci ludzi, palono zwloki zwyczajnie w otwartej jamie na polu kolo Brzezinki i przez 3 dni nie widziano nic innego pròcz plomieni buchajacych tam, gdzie byli paleni ludzie. […]

Brzezinka swiecila swòj rekord zagazowania w ciagu 1 dnia 30.000 ludzi”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 25

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 142.

Fecha: 30 noviembre 1943.

Encabezamiento: –

Título: Anexo nr 61 al período del 1 al 30 noviembre de 1943.

[164]

“[…] Todavía tienen lugar matanzas masivas de judìos en càmaras de gas, principalmente de mujeres. […] Durante la intoxicación por gas de 30.000 judìos de Zaglebia Dabrowa los crematorios se retrasaban en la incineración de los cadáveres, de manera que se incineraba en pilas, y los bebés eran lanzados vivos al fuego”.

“[…] Nadal odbywa sie masowe mordowanie Zydòw w komorach gazowych –

glòwnie kobiety. […] Podczas zagazowania 30.000 Zydòw z Zaglebia Dabrowskiego krematoria nie nadazaly w paleniu zwlok, tak ze palono na stosach, a dzieci rzucano zywcem do ognia”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 26

Inédito.

Archivo y signatura: Polish Underground Movement (1939-1945) Study Trust, no se ha facilitado signatura.

Fecha: 2 febrero 1944.

Encabezamiento: –

Título: El campo de concentración en Oswiecim.

“[…] El crematorio se encuentra bajo tierra, construido segun el modelo de un refugio antiaéreo. Encima, en la supeficie, se eleva una única chimenea, al lado de la cual hay una construcción en la que trabajaba también el informador.

Dónde se encuentran las càmaras de gas, el informador no lo sabe, únicamente ha oido que estan bajo tierra, construidas según el modelo del crematorio”.

[165]

“[…] Krematorium miesci sie pod ziemia zbudowane na wzòr scronu przeciwlotniczego. Nad powierzchnia ziemi unosi sie jedynie komin, przy budowie ktòrego byl zatrudniony ròwniez informator.

Gdzie mieszcza sie komory gazowe, informator nie wie, slyszal jedynie, ze sa pod ziemia, zbudowane na zwòr krematorium”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 27

Inédito.

Archivo y signatura: Polish Underground Movement (1939-1945) Study Trust, no se ha facilitado signatura.

Fecha: 12 abril 1944.

Encabezamiento: –

Título: Lichtenstein. Nota de una entrevista el día 12.IV.44.

“[…] A Oswiecim llegan de todos los países occidentales: miles de judìos de Holanda, Bélgica y Francia. Se produce la separación de los más fuertes, llevados como obreros, los cuales son destinados a trabajos en el campo. La mayoría de los no aptos para el trabajo, físicamente débiles, familias enteras, son llevados a la llamada desinfección. En realidad se van a las càmaras de ejecución.

Se ordenaba desvestirse a las personas, los cabellos eran cortados y en seguida se les hacía entrar en unas enormes salas, donde tiene lugar la desinfecciòn.

Habia siete de estas salas, cada una de [166] ellas podía contener alrededor de 1.500 personas. Después de llenar las salas de gente, se vaciaba el aire, y en seguida, a través de unas pequeñas ventanas, se lanzaba en medio del local de desinfección kreuzolit. Después de tres a cinco minutos las personas que se encontraban en el interior estaban muertas. En las cercanías se encontraban siete hornos para quemar los cuerpos, cada horno teníia siete aberturas para introducir los cadáveres. El proceso de cremación duraba apenas algunos segundos”.

“[…] Do Oswiecimia spedzano ze wszystkich krajow zachodnich jak: Holandii, Belgii, Francji tysiace zydow. Nastepowala segregacja silniejszych zabierano na roboty, ktorych przydzielano do obozow pracy. Wiekszog nienadajacych sie do pracy, slabszych fizycznie, czestokroc cale rodziny zapedzano do tak zwanej dezynfekcji. Byly to wlagciwie komory stracenia.

Ludziom kazano rozbierat sie, wtosy byly zgalane a nastepnie wpedzano do ogromnych hal, gdzie nastepowala dezynfekcja.

Hal tych byto siedem. Kazda z nich mogla pomietcit okolo 1.500 ludzi. Po zapelnieniu hal ludzmi, wypompowywano powietrze, a nastepnie przez male okienko wrzucano srodek do dezynfekcji lokalnej kreuzolit. Po trzech do pieciu minut ludzie zanjdujacy sie wewnatrz byli straceni. W poblizu znajdowalo sie siedem piecow do spalania ciat, kazdy piec zawieral siedem otworow do wrzucania trupow. Proces spalania trwal zaledwie kilka sekund”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 28

Inédito en lengua polaca. Se ha publicado una [167] traducción en inglés en “Polish Fortnightly Review”, n. 115, 1 mayo 1945, pags. 1-6.

Archivo y signatura: Polish Underground Movement (1939-1945) Study Trust, 3.16.

Fecha: 24 mayo 1944.

Encabezamiento: –

Título: Carta dirigida al “Señor Presidente de la República de Polonia”.

“[…] En el territorio de Birkenau se encuentran 6 chimeneas, es decir crematorios.

Nunca están inactivas. […] La cremación de los cadáveres muertos en el campo apenas es una pequeña parte de la actividad del crematorio. Las chimeneas están destinadas a los vivos y no a los muertos. Y diariamente, diariamente, llegan a la vía de maniobra ferrovi aria situada en el interior del campo trenes transportando judìos de Bulgaria, Grecia, Rumania, Hungria, Italia, Alemania, Holanda, Belgica, Francia, Polonia y Rusia. El transporte comprende hombres, mujeres y niños. El 10% de las mujeres de cada tren es enviado al campo, se les tatúa un numero, se les pone una estrella en la ropa y se incrementa el número de los integrantes del campo. El resto es enviado directamente a la cámara de gas.

Es imposible describir las escenas que se producen. […] Terribles pensamientos, terribles visiones cuando pasan a través de la lagerstrasse [calle principal del campo] en camiones con direcciòn a la muerte cuatro mil niños menores de 10 años (niños del ghetto de Theresienstadt en Chequia). Algunos lloran y llaman a su madre. Pero otros sonríen al pasar y agitan sus manitas. Un cuarto de hora después ninguno de ellos vivía y los cuerpos aturdidos por el gas ardían en horribles hornos. Y de nuevo, ¿quién creeria estas escenas? Y sin embargo garantizo y afirmo que esto sucedió realmente y llamo a los vivos y a los muertos como testigos.

[168]

… Aturdidos por el gas… Si, porque el gas es caro y el ‘sonderkommando’ que sirve la cámara mortal lo administra muy económicamente. La administración de la dosis de gas mata a los individuos débiles, y en algunos breves momentos adormece a los más robustos.

Estos últimos recobran el conocimiento en las vagonetas del cremator io y se precipitan vivos a la vorágine de fuego”.

“[…] Na terenie Birkenau znajduje sie ò kominòw, czyli krematoriòw. Nie sa nigdy bezczynna. […] Palenie trupòw zmartych na largze to zaledwie drobna czesc krematoryjnej dzialalnosci. Kominy sa przeznaczone dla zywych nie dla umarlych. I codzien, codzien, bocznica kolejowa wchodzaca w obreb lagru zajezdzaja pociagi zwozace Zydòw z Bulgarii, Grecji, Rumunii, Wegier, Wloch, Niemiec, Holandii, Belgii, Francji, Polski, do niedawna Rosji. Transport zawiera mezczyzn, kobiety i dzieci, atarcòw. 10% kobiet z kazdego transportu zostaja odstawiona do lagru, otrzymuje wytatuowani numer, gwiazde na ubraniu i powieksza liczenby stan obozu. Reszta odsy lana jest wprost do komory gazowej. Sceny, ktòre sie przy tym odbywaja sa niemozliwe do opisania. Skoro zas owe 10% transportòw wynosi przeszlo 30 tysiecy numerowanych Zydowek – jakaz jest ogòl cyfra ofiar ktòre komin pochlania. Straszno pomyglic, straszno patrzec, gdy przez lagerstrasse tocza sie ciezaròwki wzozace na smierc 4 tysiece dzieci ponizej 10 lat (dzieci z ghetta w Teresznie w Czachach). Niektòre ptalaly i wolaly: Mamo. Inne zas usmiechaly sie do przchodzacych i trzepotaly raczkami. W kwadrana potem zadne z nich nie zylo a cialka odurzone gazem ploneIy w straszliwych piecach. I znòw ktòz prawdziwosci tej sceny uwierzy. A przeciez recze i stwierdzam, ze tak bylo istotnie, biorac na twiadkòw zywych i umarlych.

… Odurzone gazem… Tak, bo gaz jest [169] drogi i ‘sonderkommando’ obslugujace smiertelna komore stonuje go b. oszczednie.

Otrzymana dawka gazu zabija slabsze osobniki, na kròtki tylko moment usypia silniejsze.

Te ostatnie odzyskuja przytomnosc na wozach krematoryjnych i zywcem wpadaja w nuczaca, ognista czelusc”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 29

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 162.

Fecha: 4 junio 1944.

Encabezamiento: –

Título: Informe del territorio [y de Silesia], 4.VI.1944.

“[…] Diariamente se intoxica con gas a alrededor de 3.000 judìos, después son incinerados en el crematorio. Los polacos instalados en barracones de ladrillo afirman que estos barracones estan minados. Bajo el suelo se dice que se encuentran dos gruesos tubos de metal, que corren paralelamente a lo largo del barracón y que estan conectados a conductos eléctricos que van al Politische Abteilung en el blok n. 11”.

“[…] Dziennie gazuje siç okoto 3.000 Zydòw, nastepnie spala w krematorium.

Polacy ulokowany w murowanych barakach twierza, ze baraki te sa podminowane. Pod podloga podobno znajduja siç dwie grube, metalowe rury, biegnace rownolegle wzdAuz baraku, ktòre potaczone sas z przewodami elektrycznymi prowadzacymi do Politische Abteilung blok nr 11″.

[170]

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 30

Publicado.

Publicación: Obóz, pags. 164-166.

Fecha: 8 junio 1944.

Encabezamiento: Departamento de Información, materiales de informes para Lo.

6005 xxx. WL-23/44.

Titulo: Aniquilamiento de judìos húngaros en Oswiecim.

“[…] La organizaciòn de la liquidaciòn de los judìos se hace de la siguiente manera:

Trenes cerrados esperan en vias especiales la descarga. Los transportes que no tienen espacio en la gran sala de intoxicaciòn con gas, campan en bosques pròximos, vigilados estrechamente por hombres SS. La espera de la muerte dura más de una vez algunos días.

Entre el andén del ferrocarril y la fábrica de gas día y noche avanzan en continua procesiòn las personas hacia su turno, dependiendo del tiempo de retirada de los cadáveres. En el centro de la calzada circulan camiones, que conducen desde el andén a los débiles, viejos y niños. Los sanos van a pie, hasta el último momento no saben que van a la muerte. Por el camino están apostados en pequenas fosas SS con ametralladoras. En el andén del ferrocarril quedan todas las maletas y enseres privados. Son llevados en seguida a unos almacenes llamados ‘Kanada’, donde grupos especiales de prisioneros los clasifican. Cerca del andén se amontona una masa de maletas y paquetes de 300 metros de larga, 20 metros de ancha y 1 metro de alta. Ante el colosal barracòn ‘Effektenkammer’ se encuentran montones de vestidos, que apenas se pueden clasificar y embalar. Ante la entrada de la camara de gas todo el mundo hace entrega de dinero y objetos de valor ‘en depòsito’, en seguida se desvisten por completo, entregan los vestidos -para comprobar más [171] tarde si se encuentran cosidos objetos de valor-. Tras la entrega de los vestidos son introducidos los desgraciados en el baño, es decir en la cámara de gas, en lotes de 1.000 personas. Incluso no se les da, como se hacía anteriormente, toallas y jabòn, no había tiempo. Las dos càmaras trabajan sin interrupciòn día y noche, no dan abasto. Entre la matanza de cada lote existe solamente una interrupciòn, que es necesaria para la retirada de los cadáveres, arrojados a una camara situada al lado, que los destinados a la muerte no ven.

En esta cámara contigua se encuentran montañas enteras de cadàveres. Los crematorios no dan abasto a la cremaciòn. Todos los muertos son rapados por equipos especiales de peluqueros, y los cabellos son cargados en sacos como materias primas. Un equipo de dentistas examina con precisiòn las cavidades orales de todas las víctimas, para sacar las coronas de oro y plata; como hay poco tiempo, se rompen todas las mandíbulas. Otro equipo de ‘especialistas’ mete las manos en las vaginas de los cadàveres de mujeres para buscar objetos de valor escondidos. Solamente los cadàveres trabajados y verificados de esta manera van a la incineraciòn. Trabajan 4 crematorios, 1 fábrica de ladrillos y además se incinera en hogueras al aire libre. Humaredas negras y espesas son visibles de lejos. Un crematorio está momentaneamente inactivo, pero se repara a marchas forzadas. La reparaciòn se muestra necesaria en razòn del sobrecalentamiento por el incesante uso de las parrillas y los componentes del horno. El servicio a cargo del pillaje, matanza y acarreo de los cadàveres lleva el nombre de ‘Sonderkommando’ y se eleva a 2.000 personas. Son éstos judìos sanos y fuertes, condenados también a muerte a la finalizaciòn de la tarea. En el momento actual, la cifra de judìos hungaros intoxicados con gas sobrepasa los cien mil y cada día aumenta. En los pròximos tiempos Oswiecim tiene que matar 1.200.000 [172] judìos de Hungria”.

“[…] Organizacja likwidacji Zydòw prowadzona jest nastepujaco:

Zamkniete pociagi oczekuja na specjalnej bocznicy na swe wyladowanie.

Transporty, ktòrym nie moga nadazyc hale gazowe, koczuja w pobliskim lesie, gesto pilnowane przez ss-òw. Oczekiwanie na smiert trwa nieraz po kilka dni. Pomiçdzy rampa kolejowa a gazownia dzien i noc sunie nieprzerwany korowòd ludzi ku swej kolejce, w tempie uzaleznionym od usuwania trupòw. Srodkiem szosy kraza samochody ciçzarowe, wiozace z rampy slabych, starych i dzieci. Zdrowi ida pieszo, do ostatniej chwili nie wiedzac, ze ida na émierc. Po drodze w rowach leza SS-mani z karabinami maszynowymi.

Na rampie kolejowej zostaja wszystkie walizy i dobytek prywatny. Przywozi sie je nastepnie do magazynòw zwanych ‘Kanada’, gdzie specjalna ekipa wiezniow sortuje je.

Przy rampie pietrzy sie masa walizek i tobolow dlugosci 300 metròw, szerokosci 20 m.

wysokosci 1-go pietra. Przed olbrzymin barakiem ‘Effektenkammer’ leza sterty garderoby, ktòrej nie mozna nadazyé sortowac i pakowac. Przed wejgciem do komory gazowej wszyszy oddaj; a posiadane przy sobie pieniadze i kosztownosci do ‘depozytu’, nastepnie rozbieraja sie do naga, oddaja garderobe przeszukiwana jeszcze pòzniej, czy nie znajduja sie w niej zaszyte kosztownosci. Po zlozeniu garderoby wprowadza sie neiszczesliwcòw do kapieli tj. komory gazowej, partiami po 1.000 osòb. Nie daje sies im nawet, jak to bylo poprzednio, recznikòw i mydla, nie ma na to czasu. Obie komory gazowe pracuja bez przerwy dzien i noc, nie mogac nadazyc. Miedzy ugmiercaniem poszczegòlnych partii istnieje tylko przerwa, ktòra potrzebna jest do usuniecia trupòw, wyrzucanych na druga strone komory, czego nie widza przeznaczeni na smierc. Z tej stromy komor znajduja. sie cale gòry [173] trupòw. Krematoria nie moga nadazyc z paleniem. Wszyscy usmierceni sa strzyzeni przez osobna ekipe fryzjeròw, wlosy taduje sie do workòw jako surowiec. Ekipa dentystòw przeglada dokladnie jamy ustne wszystkich trupòw, wyciagajac zloto i platynowe korony; poniewaz czasu jest malo, wytamuje sie cale szczeki. Inna ekipa ‘specjalistòw’ zanurza rece w pochwach trupòw kobiecych, poszukujac ukrytych kosztownogci. Dopiero tak obrobione i skontrolowane trupy ida na spalenie. Pracuja 4 krematoria, 1 cegielnia a opròcz tego pala sie stosy na wolnym powietrzu. Czarne i geste dymy widoczne sa z daleka. Jedno krematorium jest chwilowo nieczynne, ale w pospiesznym tempie remontowane. Remont okazal sie konieczny wskutek przepalonych od ciaglego uzywania rusztòw i czesci pieca. Obsluga przy rabowaniu, mordowaniu i noszeniu trupòw, noszaca miano ‘Sonderkommando’ wynisi 2 tys. osòb. Sa to zdrowi i mocni Zydzi, skazani ròwniez na smierc po ukonczeniu swojej roboty. W chwili obecnej cyfra zagazowanych. Zydòw wegierskich przekroczyla sto tysiçcy i z kazdym dniem wzrasta. W najblizszym czasie Oswiecim ma usmiercic 1.200.000 Zydòw wegierskich”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 31

Publicado.

Publicaciòn: Obóz, pag. 168.

Fecha: 17 junio 1944.

Encabezamiento: KW.

Título: Campos. Oswiecim.

“[…] En seguida tras la recepciòn se les obliga [a los judìos] a dar todos los objetos de valor y dinero, tras lo que se les entrega un recibo exacto, [174] y esperan el ‘baño’. Antes del baño, a las mujeres se les corta el cabello, que es en seguida clasificado por un comando especial y enviado en paquetes al Reich. Los vestidos también son clasificados por un comando distinto, en apariencia para la desinfecciòn. En el período de tiempo hasta el cierre de la cámara de gas, el trato es muy cortés, pacífico. Tras la intoxicaciòn con gas (âcido prúsico), los cadàveres son examinados una vez mas por un comando bajo estrecha vigilancia de hombres SS, y se extrae con precisiòn todo el oro de los dientes. Diariamente el botín de oro de los cadàveres se eleva de 10 a 13 kgs. En seguida los cuerpos son incinerados. Desde el 1.5 día y noche están en acciòn 4 crematorios, una fábrica de ladrillos, y a veces se incinera en hogueras. El aniquilamiento diario llega a los 10.000. De esta manera pueden ser ejecutados todos los judìos húngaros: 1.200.000. […]

Entre los SS hay casos de hundimiento nervioso, locura: van al crematorio al misso tiempo que los judìos. En el campo la orientaciòn se suaviza. Desde octubre, tras la dimisiòn del antiguo comandante, está abolida la pena de muerte por tentativa de fuga. Sin embargo, desde el 1.5 volviò el antiguo comandante Grabner, célebre organizador de ejecuciones masivas, pero por el momento está ocupado en el aniquilamiento de los judìos”.

“[…] Natychmiast po przyjezdzie musza oddac wszystkie kosztownogci i pieniadze, kt. odbiòr jest im dokladnie kwitowany, nastepnie czekaja na ‘kapiel’. Przed kapiela kobietom obcinaja wlosy, ktòre potem sa segegowane przez specjalne komando i wysylane w pakach do Reichu. Ubrania tez sa segregowane przez oddzielne komando, niby do dezynfekcji. Caly czas az do zankniecia komory gazowej, traktowanie b. grzeczne, spokojne. Po zagazowaniu (kwas pruski) trupy sa [175] jeszcze raz przeglsadane przez komando pod gcislym nadzorem ss-manòw, przede wszystkim dokIadnie wyrywaja wszystkie zlote zçby. Dzienna zdobycz zlota z trupòw wynosi 10-13 kg. Nastçpnie trupy sa palone. Od 1.5 dzien i noc sa czynne 4 krematoria, cegielnia, czasem pala i na stosach. Likwidacja dzienna wynosi do 10 tys. W ten sposòb maja byc wykoficzeni wszyscy Zydzi wçgierscy – jest ich 1.200.000. […] Wsròd SSmanòw sa wypadki zalaman nerwowych, oblakania – tacy ida do krematorium razem z Zydami. W obozie kurs lagodny. Od pazdziernika, po ustapienie dawnego komendanta, zostala zniesiona kara smierci za pròbe ucieczki. Jednak od 1.5 wròcil dawny komendant Grabner, slynny organizator masowych egzekucji, na razie jest zajety likwidacja Zydòw”.

SUBIR

.

.

DOCUMENTO N. 32

Publicado.

Publicación: Obóz, pag. 174.

Fecha: 7 julio 1944.

Encabezamiento: 362/A-1. Informacja biezaca nr 27 (151).

Titulo: Matanza de judìos húngaros en Oswiecim.

“Hasta el presente han sido intoxicados con gas en Oswiecim varios centenares de miles de judìos húngaros. Las víctimas están persuadidas hasta los ultimos instantes de que están destinadas a la deportaciòn a Silesia o al canje de prisioneros alemanes en Inglaterra.

Los transportes son clasificados: hombres, mujeres y niños. Maletas, vestidos, objetos de valor y dinero son entregados ‘en consigna’, y desvestidos completamente marchan colectivamente al ‘baño’, es decir a la muerte en [176] càmaras de gas. Grupos especiales cortan los cabellos a los cadàveres y los almacenan, rompen los dientes con coronas de oro y buscan objetos de valor en las vaginas de las mujeres. Los crematorios no dan abasto a la cremaciòn de cadàveres. Se producían embotellamientos, es preciso esperar dos días para el ‘baño’. 2.000 judìos sanos y fuertes fueron separados del resto y fueron instalados en un campo en Gleiwitz y se les ordenò escribir cartas optimistas a Hungría. No tienen nociòn de la suerte de los otros”.

“Dotad zagazowano w Oswiecimiu pareset tysiecy Zydòw wegierskich. Ofiary do ostatniej chwili sa przekonane, ze przeznaczone sa na osiedlenie na Slasku lub na wymianç z jencami nièmieckimi w Anglii. Transporty sa posortowane: mezczyzni, kobiety, dzieci.

Walizy, ubranie, kosztownosci i pieniadze oddaje sie ‘do przechowania’, a po rozebraniu do naga nastepuje zbiorowa ‘kapiel’, czyli smierc w komorze gazowej. Specjane zespoly strzyga trupy i magazynuja wlosy, wylamuja zeby ze zlotymi koronami i szukaja kosztownosci w pochwach kobiecych. Krematoria nie moga nadazyc z paleniem zwlok.

PowstaIy zatory, trzeba pare dni czekac na ‘kapiel’. 2.000 zdrowych Zydòw odseparowano od reszty, umieszczono w obozie w Gliwicach i kazano pisac optymistyczne listy na Wegry. Nie maja oni pojecia o losie pozostalych”.

[177]

SUBIR

.

.

BIBLIOGRAFIA

Auschwitz. Deel III: D e deportatietransporten in de zg. Cosel-periode (28 Augustus tot en met 12 December 1942).- Het Nederlandsche Roode Kruis.- ‘s-Gravenhage 1952.-

106 págs.

AYNAT, Enrique: Los “Protocolos de Auschwitz”: ¿una fuente histórica?.- Garcia Hispan.Alicante 1990.- 233 pags.

AYNAT, Enrique: Auschwitz & the Exile Government of Poland in the “Polish Fortnightly Review”.- “The Journal of Historical Review” (California), Vol. 11, No. 3 (Fall 1991), 283-319.

BAUER, Yehuda: Beriha.- En “Encyclopedia of the Holocaust”, 1 (Mac Millan, New York 1990), 192196.

BOR-KOMOROWSKI,Tadeusz: The Secret Army.Victor Gollancz.- London 1950.-

407 pags.

BÜCHLER, Yehoshua: The Deportation of Slovakian Jews to the Lublin District of Poland in 1942.- “Holocaust and Genocide Studies” (Oxford, etc.), Vol. 6, No. 2 (1991), 151-166.

CZECH, Danuta: Les camps auxiliaires d’Auschwitz.- En “Contribution à l’histoire du KLAuschwitz”.- s.l., s.d.- 41-61.

CZECH, Danuta: Kalendarium der Ereignisse im Konzentrationslager Auschwitz-

Birienau.-“Hefte von Auschwitz”, 3 (1960), Oswiecim, 54-llO.

CZECH, Danuta: Kalendarium der Ereignisse im Konzentrationslager Auschsitz-

Birkenau.- Rowohlt.Reinbek bei Hamburg 1989.- 1059 pags.

DURACZYNSKI, Eugeniusz: Delegatura.- En “Encyclopedia of the Holocaust”, 1 (Mac Millan, New York 1990), 356-357.

ENGEL, David: In the Shadow of Auschwitz. The Polish Government-in-Exile and the Jews, 1939-1942.- Chapel Hill-University of North Carolina Press.- s.l. 1987.- XII/338 pags.

FAURISSON, Robert: Mémoire en défense. Contre ceux qui m’accusent de falsifier l’Histoire.La Vieille Taupe.- Paris 1980.- 277 pags.

GARLINSKI, Jozef: Fighting Auschwitz. The Resistance Movement in the Concentration Camp.- Julian Friedmann.- London 1975.- 327 pags.

HILBERG, Raul: La Destruction des Juifs d’Europe.- Fayard.- s.l. 1988.- 1099 pags.

HÖSS, Rudolf: Kommandant in Auschwitz.DTV.- Munchen l)1989.- 189 pags.

JAROSZ, Barbara: Le Mouvement de la résistance à l’intérieur et à l’extérieur du camp.En “Auschwitz. Camp hitlérien d’extermination” (Interpress, Varsovie 1986), 141-

165.

KEMP, Paul, The Liberation of BergenBelsen Concentration Camp in April 1945:

the Testimony of Those Involved.- “Imperial War Museum Review”, No. 5 (1990), 28-41.

KLARSFELD, Serge: Le Mémorial de la déportation des Juifs de France.- Beate et Serge Klarsfeld.- Paris 1978.- Paginas sin numerar.

KLARSFELD, Serge: Vichy-Auschwitz. Die Zusammenarbeit der deutschen und französischen Behörden bei der “Endlösung der Judenfrage” in Frankreich.- Delphi Politik.- Hamburg 1989.- 600 pags.

KULISCHER, Eugene: The Displacement of Population in Europe.- International Labour Office.Montreal 1943.- 171 pags.

L’Album d’Auschwitz. D’après un album découvert par Lili Meder survivante du camp de concentration.- Seuil.- S. l. 1983.- 221 pags.

LANGBEIN, Hermann: Hommes et femmes à Auschwitz.- Fayard.- s.l. 1975.- 527 pags.

LANGLOIS, Charles-V.; y SEIGNOBOS, Charles: Introducción a los estudios historicos.- La Pléyade.- Buenos Aires 1972.- 237 pags.

LAQUEUR, Walter: The Terrible Secret. Suppression of the Truth about Hitler’s “Final Solution”.- Penguin.- Harmondsworth, etc. 1980.- 262 pags.

MATTOGNO, Carlo: Auschwitz: la prima gasazione.- Edizioni di Ar.- Padova 1992.- 190 pags.

Mémorial de la déportation des Juifs de Belgique.- Union des déportés Juifs en Belgique et Filles et Fils de la déportation/The Beate Klarsfeld Foundation.- Bruxelles-New York 1982.- Paginas sin numerar.

PIPER, Franciszek: Extermination.- En “Auschwitz camp hitlérien d’extermination”.Interpress.- Varsovie 1986.- 91-139.

PIPER, Franciszek: Estimating the Nuaber of Deportees to and Victims of the Auschwitz-Birkenau Camp.- En “Yad Vashem Studies”, XXI (Jerusalem 1991), 49-103.

PRESSAC, Jean-Claude: Technique and Operation of the Gas Chambers.- Beate Klarsfeld Foundation.- New York 1989.- 564 pags Righteous Among Nations.- Wladyslaw Bartoszewski and Zofia Lewin.- London 1969.- 834 pags.

SIMONOV, Konstantin: The Death Factory near Lublin.- Daily Worker League.-

London [1944].34 pags.

SPRITZER, Jenny: Ich war Nr. 10291. Tatsachenbericht einer Schreiberin der politischen Abteilung aus dem Konzentrationslager Auschwitz.Darmstadter Blatter, Schwarz & Co.- Darmstadt 1980.161 pags.

STEINBERG, Lucien: Les autorités allemandes en France occupée.- Centre de Documentation Juive Contemporaine.- Paris 1966.- 355 pags.

The Black Book. The Fazi Crime Against the Jewish People.- Duell, Sloan and Pearce.- New York 1946.- 560 pags.

The Camp of Death.- Liberty Publications.London July 1944.- 38 pags.

“Unser einziger Weg ist Arbeit”. Das Getto in Lodz 1940-1944.- Locker Verlag.-

Wien 1990.- 288 pags.

WEISSMANDEL, Michael Dow: Min Hametzar.Emunah.- New York 1960.-

Páginas numeradas con caracteres hebreos.

WERNER, Steffen: Die zweite babylonische Gefangeschaft. Zum Schicksal der Juden im Osten seit 1941.- Pfullingen.- Selbstverlag S. Werner 1990.- 200 pags.

Zyklon for Pest Control.- Degesch.Frankfurt s.d..- 27 pags.

La relación anterior comprende únicamente las obras que han sido citadas por lo menos una vez a lo largo del trabajo. Una bibliografía general puede consultarse en Klarsfeld, S.: Vichy-Auschwitz, pags. 585-591 y en el articulo Belgium de la “Encyclopedia of the Holocaust” (Macmillan, New York 1990).

SUBIR

.

.

ecorevisionista.wordpress.com

.

.