.

.

Por Robert Faurisson

.

.

De entre todas las declaraciones, discursos o uso de frases en las cuales aparece la expresión “cámara de gas”, ¿cuántas de esas personas realmente saben de lo que están hablando? No me tomó mucho tiempo darme cuenta del gran número de gente que comete uno de los más elementales errores, esta gente imagina una “cámara de gas” como algo similar a una simple habitación en la que es introducido el gas por venenoso por debajo de una puerta común y corriente. Esta gente olvida que una ejecución por medio de gas venenoso es por definición algo muy diferente a un simple suicidio o a una asfixia accidental, dichos elementos indeseables deben ser evitados antes, durante y después de una ejecución. Las dificultades técnicas implicadas aquí son considerables. Me causaba mucha curiosidad la forma en que los visones son “gaseados”, la manera en que los zorros son asfixiados en sus madrigueras y cómo en los Estados Unidos un persona sentenciada a muerte es ejecutada por medio del “gaseo”. Encontré que, en la gran mayoría de los casos, se utilizaba el gas cianuro de hidrógeno para tales propósitos, el mismo que usaban los alemanes para fumigar sus barracas, también es el mismo que supuestamente se utilizó para realizar asesinatos masivos y asesinatos a pequeña escala. De tal manera que tenía que estudiar las características de este gas, quise saber sobre su uso en Alemania y Francia, para esto revisé documentos gubernamentales sobre el uso de este altamente tóxico producto. Tuve la buena fortuna de descubrir algunos documentos sobre el ‘Zyklon B’ y el cianuro de hidrógeno que fueron recolectados por los Aliados y presentados en Nuremberg, provenientes del archivo de la industria alemana.

Leer más…